Roger Federer: “Espero ganar la 99ª en Halle”

El suizo buscará ganar la décima corona en Halle y quedarse así a un pasito de los cien títulos como profesional. “Quiero llegar preparado a Wimbledon”.

Puede que 20 victorias consecutivas sobre hierba sean una barbaridad para cualquier jugador, pero para Roger Federer son pocas. El suizo quiere más y para eso deberá superar mañana a Borna Coric en su duodécima final en Halle. Un pasito que le puede traer grandes alegrías de cara al torneo de Wimbledon que arranca dentro de nueve días. Pero antes, el de Basilea tuvo que cumplir en una dura batalla ante un batallador Denis Kudla.

“El partido de hoy ha sido un partido similar al que tuve ayer, ha sido duro. No he podido mantener el buen comienzo del primer set, donde rompí su servicio en los primeros juegos, así que luego he estado pensando en cómo podía hacerlo mejor para volver a romperle el saque de nuevo. Denis ha realizado un partido muy sólido y consistente, así que para mí ha sido clave ser mejor en los momentos importantes del partido, tomar allí las mejores decisiones. Cuando en el tiebreak iba 6-0 arriba me ha ayudado mucho, pero luego el segundo set me ha tocado pelearlo de nuevo, con un 0-40 crucial en los instantes finales, hubiera sido duro perder el juego en ese servicio”, afirmó Roger al acabar la semifinal.

“Me siento bien, cuando ganas todo va bien. Honestamente, hoy en día es muy normal que los sets acaben en un tiebreak, lo bueno es que aquí tengo un récord muy positivo cada vez que me toca jugar estos momentos clave. Cuando llego al tiebreak me siento muy seguro pero claro, cuando comienzas el set ganando 2-0, uno empieza a imaginarse ganando el set por 6-3 o 6-2, pero para mantener esa buena racha luego hay que pasar ese pensamiento al siguiente juego. En mi caso, hoy no he podido, por eso hemos terminado el tiebreak. Al único al que le puedes echar la culpa es a ti mismo”, amplió el número 1 del mundo.

“Creo que tampoco he servido mal en este juego”, insistía Federer en ese juego maldito donde cedió la ventaja conquistada. “Pienso que he elegido buenas direcciones y que he jugado bien desde la línea de fondo, buscando mantener ese ritmo, pero él también ha estado sacando bien todo el partido, del principio hasta el final”.

Por delante queda un último partido que le puede llevar a su décima corona en Halle. “Ahora mismo estoy jugando muchos partidos, eso significa que también estoy perdiendo tiempo para entrenar, pero lo acepto. Es parte del juego, es la primera vez desde hace tiempo que encadeno dos finales consecutivas en torneos sobre hierba. Estoy muy feliz ahora mismo y solo espero jugar otro gran partido mañana en la final, espero sacar lo mejor de mí. Eso es lo que al final me va a servir para el futuro. La semana que viene estaré descansado y podré preparar Wimbledon de la mejor manera posible. Pero antes, espero ganar la 99ª en Halle”, subrayó.

Por último, la prensa cuestionó al helvético sobre esos momentos de rabia acumulada donde se le vio lanzar varias pelotas fuera del estadio en momentos de máxima tensión. “Después de un error así, es normal enfadarse un poco, pero yo no quería destruir la cancha o la raqueta, así que decidí deshacerme de la pelota. Tampoco entiendo cómo se puso el árbitro, había nueve bolas esperando al juego siguiente”, bromeó Roger.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes