Stephens mantiene su constancia

La partida entre estadounidenses por buscar el pase para acceder a la lucha por el título fue clara para Sloane Stephens sobre Madison Keys. 

Sloane Stephens continúa superando obstáculos tras aquella lesión que le tuvo mucho tiempo en el dique seco. Disputará en Roland Garros, su segunda final de Grand Slam al derrotar a Madison Keys por 6-4, 6-4 en una hora y 17 minutos de duración.

Dos jugadoras que fuera de la pista suelen compartir rutina y que estrechan una bonita amistad, reeditaban la final del pasado año en el US.Open en una cancha tan histórica como la Philippe Chatrier. Con bastante tensión iniciaron un encuentro donde Sloane fue la primera en dar un golpe sobre la mesa. En el tercer juego del primer parcial, Madison parecía ir con renta gracias al 40-0 pero al cometer un error, los nervios le traspasaron durante todo el cuerpo para ver cómo perdía aquel turno de servicio.

Con el sol resplandeciente y con la pista más rápida, Madison era la mujer que realizaba lo mejor pero también lo peor en aquellos minutos de presentación. Stephens, por su parte, continuaba dominando el marcador tras salvar dos opciones de break en el sexto juego. Cabalgaba de manera recta, era más constante y cuando tenía opción de aceleracíón lo aprovechaba. Fueron entrando en ritmo jugando cada vez puntos más largos y apasionantes. Sin embargo, aquella única rotura fue esencial para el devenir del parcial que finalizó en 37 minutos.

Embed from Getty Images

Continuaba caminando dando sensaciones de constancia y una imagen corporal sin grotescos gestos. Es decir, parecía disponer de una consolidada experiencia en este tipo de encuentros mientras que su compatriota marchaba de manera intermitente buscando winners pero viéndose sometida por errores no forzados.

Sin poder encontrar resquicios para poner en serios apuros a Stephens, la cabeza de serie No.13 continuó luchando pero no logró evitar el quiebre que llevó a la décima preclasificada del cuadro servir por el partido con 5-2. Aun así, hubo reacción por parte de Keys que expuso su nivel viéndose muy lejos del triunfo que le sirvió para soltarse y cosechar la primera rotura de servicio para ella. Sacó adelante su turno y volvió al banco situándose muy cerca en el marcador además de tener sensaciones muy diferentes. Sin embargo, jugando con la entereza que llevó a cabo durante todo el envite logró cerrar a la primera opción que dispuso.

Comentarios recientes