Cecchinato devuelve el brillo a la azzurra

Desde 1978 no había un jugador italiano en unas semifinales de Grand Slam. Repasamos la historia e identidad del tenis de este país.

Marco Cecchinato en Roland Garros 2018. Foto: zimbio
Marco Cecchinato en Roland Garros 2018. Foto: zimbio

No se valora algo hasta que se pierde. Esta frase suele aplicarse a muy diversos aspectos de la vida y en el deporte tiene un gran predicamento. Hay países que llevan años imbuidos en una sensación de éxito constante en el tenis mundial, como España, mientras que otros no han conseguido dar continuidad a una época dorada que queda ya muy lejana y se convierte en un mito inimaginable para los más jóvenes. Marco Cecchinato ha devuelto la ilusión a todo un país en Roland Garros 2018.

Italia, santo y seña del tenis aguerrido, de la lucha y el coraje, de un tenis polivalente y atractivo, ha estado décadas sin un jugador de referencia. Nicola Pietrangeli se afincó en la élite en los lejanos años 60, convirtiéndose junto a Manolo Santana en un rebelde a la supremacía de australianos, franceses y estadounidenses. Fruto de sus logros surgió una generación que mantuvo el pabellón muy alto en los años 70.

[getty:174310426]

Adriano Pannata se hizo con el título en Roland Garros 1976 y Corrado Barazzuti suponía un secundario de lujo capaz de firmar todas unas semifinales en Roland Garros 1978 y US Open 1977. Fue el momento álgido de un país que no supo aprovechar este impulso para invertir en la formación de grandes jugadores y promover un deporte que se estancó en cuanto a producción de jugadores. Davide Sanguinetti dio algo de color a los años 90 con unos cuartos de final en Wimbledon 1998 y con la llegada del nuevo siglo, apareció una generación prolífico en cuanto a número de tenistas de buen nivel pero carente de opciones para competir por grandes torneos.

Filippo Volandri, Potito Starace, Andreas Seppi, Simone Bolelli y Fabio Fognini han mantenido cierta presencia de la azzura en la zona noble del ranking pero incapaces de avanzar más allá de cuartos de final en un Gran Slam. Hace unos días alertábamos del resurgir del tenis italiano, con jóvenes prometedores que podrían poblar el top-100 en los próximos tiempos. Pero lo que nadie se esperaba era la eclosión de Cecchinato, que ha roto moldes en Roland Garros 2018.

El resurgir del maltrecho tenis italiano

El resurgir del maltrecho tenis italiano

El país transalpino percibe señales positivas de una generación de jóvenes jugadores con notable proyección y que están haciendo buen año.

Seguir leyendo

[getty:968050734]

La bandera tricolor italiana vuelve a lucir con orgullo en las semifinales de un Grand Slam y quién sabe si puede ser el inicio de una época dorada para este país. ¿Podrá Marco Cecchinato dar continuidad a su buen hacer y erigirse en un guía espiritual de los jóvenes? Una Federación potente, con un torneo de nivel como el Masters 1000 Roma y multitudes de eventos del ATP Challenger Tour ha de aprovechar este hito para volver a hacer un esfuerzo en cuanto a promoción del tenis entre los más jóvenes.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes