El resto de Rafa Nadal en tierra: ¿Qué le hace ser tan mortífero?

En este 2018, Nadal está colocándose a unos 4.57m de la línea de fondo y gana una cifra cercana al 50% de los juegos que disputa al resto en tierra batida.

Rafa Nadal y el resto. Foto: Getty
Rafa Nadal y el resto. Foto: Getty

Rafael Nadal se plantó en París habiendo ganado el 48% de los juegos que disputó al resto en esta gira de tierra batida entre Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma. La cifra es absolutamente increíble, pero es que en los dos partidos que llevamos en Roland Garros, el número no ha decaído demasiado habiéndose hecho con el 42.3% de los juegos en los que él no sacaba. ¿Qué hace el resto del balear tan especial sobre tierra?

Desde hace tiempo, he mantenido interesantes debates en Twitter con varios aficionados en los que me preguntaban por qué restaba tan atrás y si eso no le perjudicaba. Siempre he respondido que cuando sigue haciéndolo y con tan buenos resultados sobre tierra, es por algo. El mallorquín se coloca muy, pero que muy atrás en la pista para restar. Intenta de esta forma poder devolver siempre la pelota con un disparo profundo que empuje hacia atrás a su oponente y comenzar siempre mandando el punto. Esto es algo que sobre arcilla puede hacer mejor que en otras superficies rápidas. Por ejemplo, en hierba, sería prácticamente imposible ya que la pelota resbala mucho y vuela muy rápida. El hecho de que la Chatrier sea una pista tan grande, le permite irse un poco más hacia atrás, incluso, y poder tener más ventaja golpeando un drive o una derecha con muchísimo spin.

El año pasado, en Roland Garros 2017, Rafa llegó a romper el saque de sus rivales hasta en 45 ocasiones. Esto, planteado de esta forma, es una malísima noticia para sus rivales, que saben de antemano que se enfrentan a uno de los mejores restadores de la historia y que sobre tierra, tiene unas armas letales para herir a sus oponentes. Pero, ¿restó así siempre Nadal sobre tierra batida?

Digamos que su táctica ha ido variando con el paso de los años. En una infografía espectacular de Patrick Mouratoglou para Eurosport, el técnico descubre que en Roland Garros 2015, Rafa se colocaba para restar a una media de 3.24 metros de la línea de fondo. Pero es que en 2017, la distancia se hizo mucho mayor, colocándose a una media de 4.29 metros. ¿Creen que este año se mantuvo a esa distancia? Pues no, todavía más. Concretamente, en 2018 se coloca a una media de 4.57 metros por detrás de la línea de fondo. Una auténtica barbaridad. Durante Roland Garros 2017, usando esta táctica, Rafa devolvió el 89% de los primeros saques que recibió.

Los segundos saques suelen ser más lentos que los primeros y esto lo aprovechan otros tenistas para meterse dentro de la pista, incluso, y probar a sorprender al rival con un winner de primeras. Rafa apenas varía su discurso en esta faceta del juego ya que suele golpear los segundos unos 50 centímetros más adelante que los primeros. Pero la mayor diferencia recae sobre la velocidad y el spin rate. Mientras que devolviendo los primeros saques alcanza velocidades alrededor de los 113 km/h, con los segundos puede usar su mortífero golpe liftado, tanto de revés como de derecha, para alcanzar unas revoluciones por minuto de casi 3.000 y un golpe de 126 km/h, que tan difícil supone para sus rivales quitarse de en medio ya que suele aterrizar casi siempre en zonas muy profundas del campo. Con ese peso y esa velocidad, cuesta muchísimo devolver otra bola que le resulte difícil al balear para no dominar a sus rivales.

¿Por qué no usa esta misma táctica otros tenistas? Me preguntaban en Twitter. Muy simple. No todos son Rafael Nadal. El balear lo hace parecer fácil, pero no lo es. Es cierto que hay tenistas que en los últimos tiempos ahora intentan restar más atrás, "imitando" un poco lo que hace el español, pero no lo verán de forma tan extrema como con Rafa porque eso es algo que se adapta a su estilo de juego de "incomodar" a los rivales y es que la tierra es, sobre todo, en conectar golpes que hagan que los rivales no golpeen a gusto. Los golpes de Nadal llevan muchísimo peso y tiene tanta fuerza en el antebrazo que eso le permite generar un golpe así de potente, con tanta velocidad y con tanto spin al resto. Pocos son capaces de generar un efecto liftado como el mallorquín y por eso, sólo él ha sido capaz de ganar diez veces en París.

Mientras Rafa siga a este nivel al resto, será difícil que alguien le pueda quitar la corona en Roland Garros. Estos números al resto explican, sin duda, el por qué tiene tanto éxito sobre esta superficie.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter