Georgina: “Lo que más me duele es no haber podido competir”

Después de caer de manera clara ante Wozniacki, la española explica la cara oculta de su primer Roland Garros. “He tenido fiebre desde el primer día”.

Georgina García en rueda de prensa en Roland Garros. Fuente: Fernando Murciego
Georgina García en rueda de prensa en Roland Garros. Fuente: Fernando Murciego

De todas las cosas que podían salir mal, no hubo una sola que se tomara el día libre. Este miércoles la Philippe Chatrier descubrió por primera vez a Georgina García Pérez (Barcelona, 1992), jugadora de 26 años que, tras superar la fase previa, competía en su primer cuadro final de Grand Slam. Tras una victoria cómoda en primera ronda de Roland Garros, el reto se multiplicaba al aparecer Caroline Wozniacki en la siguiente casilla del tablero. Desafío en forma de tren que la catalana vio pasar sin tener ninguna opción. ¿Qué le pasó a Georgina? ¿Por qué esos dolores en la pierna? Antes de abandonar París, la oriunda de Castellar del Vallès atiende a Punto de Break para analizar su experiencia.

Ahora que no hay nada en juego, cuéntame todo lo que te ha sucedido esta semana.

Ufff…

Sé que no ha sido fácil.

Ya desde el primer día me dolía el oído una barbaridad, tenía dolores de cabeza también, pero no quise hacer ningún drama. Después del primer partido de la Qualy acabé muy mareada, con ganas de vomitar, entonces fui al médico y me dijo que tenía fiebre y una infección en el oído. Todos estos días he pasado por esto, es verdad que he mejorado con el oído, pero la fiebre no han sido capaces de frenarla.

¿Y la pierna?

No saben muy bien lo que es, pero me lleva doliendo desde Miami. Yo creo que es ciática, me baja por toda la pierna muchas veces. Es muy incómodo, aunque me permite jugar. Veremos si en hierba me deja porque es una superficie más exigente. La verdad es que estoy un poco asustada con este tema, no sabemos lo que es y no sabemos hasta dónde me puede limitar.

¿Has tenido dolor solo ante Wozniacki?

Al final del partido con Jakupovic me empezaron a dar varios tirones en la pierna, pensé en retirarme, pero esta oportunidad no la tienes todos los días, si tenía que romperme pues me rompo y ya está. La rival se puso un poco tensa y me benefició. Los fisios creen que tengo algún nervio pinzado, me lo relajan pero en seguida se pone tenso, no acaban de acertar.

Toca desconectar.

Lo que no quiero es lesionarme otra vez y estar parada mucho tiempo. Me gustaría jugar, aunque fuera una vez en mi vida, un año completo en condiciones.

Pese al dolor, aquí has dado un paso importante.

Estoy contenta pero… no sé…

Te puede más el dolor que la satisfacción por las victorias.

No lo sientes tanto la victoria. Cuando pierdes sí te paras a analizar ese partido, a responder por qué has perdido, qué has hecho mal… la derrota se siente mucho más. Cuando ganas estás contento y ya está, al día siguiente tienes que jugar otro partido y ya estás pensando en ese partido, no disfrutas de la victoria. En la derrota no.

El ser humano tiende a quedarse con lo malo.

Imagínate. Yo ahora voy a volver a mi casa pensando en que no estaba en condiciones para jugar. Lo que más me duele es no haber podido disfrutar del partido, de la pista y del entorno. El hecho de haberme ganado la oportunidad de estar aquí y no poder aprovecharla porque no estaba bien.

Entiendo que Wimbledon está en el aire ahora mismo.

Sí, sería lo suyo. Pero es una decisión muy complicada, ahora mismo tengo muchas ganas de jugar, además veo que es el momento de hacerlo, de competir y coger experiencia. Espero seguir en buena línea y dar el salto pronto.

¿En qué cambia tu vida después de este torneo?

Me siento igual, pero sí es verdad que me han escrito ciertas personas para felicitarme que no me habían escrito nunca. Me parece hasta un poco ridículo, hay veces que siento que este mundo no me va. Sigo con el mismo estrés de siempre, quiero hacerlo bien para mejorar.

Pero también hay que saber valorar esto.

Sé que esto es Roland Garros y que lo he hecho bien, pero me hubiera gustado hacerlo mejor. No puedo conformarme con mi progreso.

Llegaste sin esperanza y te vas con cuatro victorias. Para ser tu segundo Grand Slam, no está mal.

Si hubiera caído en la primera ronda de la Qualy me sentiría muy mal, incluso diría: estoy en crisis. De hecho, se lo dije a mi entrenador antes de empezar ese partido, llevaba cinco derrotas consecutivas y yo no estoy acostumbrada a perder tan seguido, sentía que no competía. Aquí sí que lo he hecho pero llega el último partido y…

Imagino que la derrota duele el doble.

Me resta mucho. Quizá mañana lo vea diferente, pero hoy me resta. No he competido. Está claro que Wozniacki tiene más experiencia que yo y mil cosas más, puede ganarme porque es mejor jugadora, pero compitiendo. Yo no podía casi ni moverme, no sabía ni qué hacer.

¿Te había pasado alguna vez?

Sí, el año pasado con el tema de la muñeca lo sufrí varias veces. Me notaba pinchazos, no es que me doliese todo el rato, es que me va doliendo de manera intermitente, va y viene.

Cuando aterrizaste en París, ¿pensabas llegar tan lejos?

No, llegué bastante estresada y triste por la dinámica que arrastraba. Encima me tocó en primera ronda una jugadora contra la que había perdido una final hace un año. No me esperaba que me fuera tan bien, incluso con Jakupovic había jugado dos veces y siempre había perdido, nunca le había ganado. Me he quedado bastante sorprendida.

¿Mucha diferencia de Wozniacki al resto?

Diría que es más sólida que el resto, pero tampoco puedo valorarlo mucho. Al no haber competido, no he podido forzarla tanto como a las otras jugadoras. Es que no he hecho nada hoy.

Has cometido 29 errores no forzados, ella 8. ¿Qué te dice este dato?

Que tengo que aprender a meterla dentro (risas).

¿De qué manera habías planteado el partido? Se te ha visto con prisas.

He estado un poco precipitada, pero tenía motivos. No podía moverme bien, estaba enferma, la bola no salía… no sabía que hacer. Cuando físicamente no estás bien es muy difícil que la cabeza funcione. Yo quería hacer mi juego, construir el punto e ir siendo cada vez más agresiva, centrarme mucho en mi servicio. Tampoco nada en especial, ya sabía que ella era muy sólida, con muy bien físico y que llega a todo. Tenía que hacer algo diferente porque si me iba a su juego iba a perder, está claro que ahí ella es mucho mejor que yo.

¿Cambiarías estar hoy sin dolores y haber caído en la fase previa?

Eso es una pregunta muy difícil…

Piénsalo, con todo lo que conlleva.

… es muy difícil valorarlo. ¿Cómo estaría mi cabeza si hubiera caído en la fase previa estando bien físicamente? Quizá mi dinámica sería demasiado negativa. Prefiero esto. Obviamente hubiera salido adelante, esto es tenis, pero es una pregunta muy difícil de contestar.

Después de una derrota tan dura (6-1, 6-0), ¿qué has aprendido?

Que si me encuentro mal tengo que decirlo, no puedo callarme por no querer molestar a nadie o que alguno se piense que soy una llorona. Igual ahora estaría mejor.

¿Ser una llorona?

Es que nunca me quejo, me encuentro mal y no digo nada. Igual hoy tendría que haber llamado al médico durante el partido, pero no lo he llamado por no poner ningún tipo de excusa.

Igual porque eres extremadamente deportiva. ¿Seguro que quieres cambiar eso?

Ya, pero igual hoy hubiera sido mejor para mí. Igual lo necesitaba.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter