Trungelliti: "Nos estábamos preparando para ir a la playa hasta que llamó mi entrenador"

El argentino explica cómo sucedió todo ayer cuando se encontraba en Barcelona antes de preparar todo para venirse hacia París. Increíble historia.

Trungelliti en rueda de prensa en París. Foto: Getty
Trungelliti en rueda de prensa en París. Foto: Getty

Ha sido la noticia del torneo en poco más de 24 horas que llevamos de Roland Garros 2018. Marco Trungelliti condujo más de 10 horas y recorrió más de 1.000 kilómetros para llegar casi de madrugada y poder estar hoy listo para jugar ante Tomic. El argentino venció en cuatro sets y le dieron la opción de dar rueda de prensa en la sala principal del torneo que estaba a reventar. "Todo se lo debo a mi mujer, que hizo público el viaje en coche ya que yo no tengo redes sociales", comenzó diciendo un feliz Trungelliti.

El santiagueño explicó cómo sucedió todo ayer. "Estaba en casa con mi familia. Mi hermano, mi madre y mi abuela vinieron la semana pasada y se suponían que venían a verme jugar aquí, pero perdí. Alquilamos un coche para pasear por Barcelona y otras ciudades de España, que es preciosa. Nos estábamos preparando para ir a la playa cuando mi entrenador me llama y me dice que eche un ojo a la lista de Lucky Losers porque yo era el primero en entrar después de Safwat", relata Marco. "Mi abuela recién salió de la ducha y le dije: 'Nos vamos a París' (risas). Todos los vuelos estaban cancelados y no había tren a Francia y así que nos fuimos en coche. Cada dos horas parábamos a tomar un café y comer. Llegué a las 12 al Club y habré dormido como mucho cinco horas. A las 7:30 de la mañana ya estaba aquí. Divertido, ¿no? (risas)".

El argentino hace bromas acerca del camino que tuvo que hacer con el coche. "Todo fue bien. Me gusta conducir. En Argentina, si no vives en Buenos Aires, hacer 1.000 kilómetros es nada. No fue un gran problema para nosotros, estamos acostumbrados y fue todo autopista. Todo perfecto. En Argentina tenemos una sola, que se llama la Ruta, en la que es en una dirección y el otro coche viene de frente a ti. Nunca sabes si vas a salir vivo de dos horas conduciendo (risas)".

Trungelliti explica que "mentalmente estaba ya listo desde ayer para el partido. Físicamente no lo sabía", y reconoce que "no sentí presión para nada. Ya había perdido el viernes". El tenista llegó a las instalaciones de Roland Garros vestido ya de tenista y acompañando de su propio brazo a su abuela, ya famosa entre los periodistas. "Ella no sabe qué es el tenis. Ni siquiera sabe cómo funciona el marcador. De hecho, me dijo que no se había enterado que había ganado hasta que todo el mundo lo celebró. Ella es increíble. Cumplirá 89 años en un mes", asegura el hombre del momento en el circuito.

"Ahora, lo próximo para mí será intentar ganar el miércoles. Mentalmente más que por otros motivos. No todos los días se juega una segunda ronda de Grand Slam", comentó un Trungelliti sorprendido por la cantidad de prensa en sus declaraciones. "Nunca había tenido tantos periodistas aquí, ni cuando jugué contra Cilic hace dos años", concluyó entre risas.

Comentarios recientes