La lluvia posterga el Nadal-Bolelli con ventaja para el español

La lluvia obliga a suspender el encuentro entre Rafael Nadal y Simone Bolelli cuando el marcador figuraba 6-3 6-3 y 0-3 para el tenista español.

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

No fue un día para lucirse ni tampoco para sacar conclusiones, sino para competir y sacar el partido adelante, pero la lluvia hizo acto de presencia y postergó el encuentro que Rafael Nadal y Simone Bolelli estaban disputando sobre la central de Roland Garros. El marcador se paró en 6-4 6-3 y 0-3, después de que varias pistas exteriores detuvieran su actividad. En la Chatrier, español e italiano continuaron con su cita, pero no dio tiempo para más una vez las precipitaciones aumentaron en intensidad.

Y de lo visto en todo lo que se jugó, el partido fue extraño. Sin continuidad ni claro dominio en el juego. A pesar de que el revés a una mano del diestro Bolelli permite al español configurar un encuentro estándar que le reporta un dominio claro y lineal, el español no se encontró del todo cómodo y así pudo comprobarse en cada parcial. Arrancó con titubeo el balear, dejando la sensación de que su derecha ha retrocedido medio punto con respecto al Godó o a Montecarlo. No corre igual.

Pero, sin duda, sobre todo con el pasar de los minutos, un día muy pesado. Las nubes hicieron la pista y la pelota muy pastosas, y ahí Nadal no encuentra un contexto proclive a dominar con sus golpes. Eso le resta sensaciones y le deja algo dubitativo en su posición sobre la pista. Si se junta que Bolelli no es especialmente continuo en su toma de decisiones, imprevisible y frontal, el choque no pasa a ser el más cómodo para el balear. El número 1 tuvo que remontar un break adverso, de 1-3 a 4-3 en la segunda manga, después de que en la primera tampoco se observó claridad en ninguna de las dos raquetas.

Rafa tiró de concentración y algún ajuste para meterse de nuevo en el segundo set y no dejó que el parcial se alargara en exceso hasta dar con la rotura y darle la vuelta a marcador. Fue ahí donde encarriló el partido para intentar sentenciarlo. Pero la agresividad de Bolelli dio sus frutos nuevamente en el inicio de la tercera manga. El italiano rompió el saque del español y se colocó con un 3-0 en el que las sensaciones de golpeo del manacorí descendieron nuevamente.

Allí, la lluvia paró el partido y la organización decidió postergar hasta mañana el desenlace. Nadal saldrá mañana a pista con la necesidad de remontar si no quiere vérselas en un cuarto set.

Comentarios recientes