De Barcelona a París en coche para jugar Roland Garros

Una serie de bajas en el cuadro han hecho que Marco Trungelliti haya tenido que viajar en coche desde Barcelona para llegar a tiempo el lunes y jugar en París.

Marco Trungelliti, en el coche camino de París. Foto: Twitter
Marco Trungelliti, en el coche camino de París. Foto: Twitter

No llevamos ni un día de competición en Roland Garros 2018 y ya tenemos una de las historias del torneo con Marco Trungelliti como principal protagonista. Cuando el pasado viernes, el tenista argentino caía derrotado en la última fase de la clasificación de París ante el polaco Hubert Hurkacz por 36 64 64, ni siquiera se le pasaba por la cabeza que podía acabar disputando el cuadro final del torneo y por ello, decidió irse con su familia a Barcelona. Una serie de circunstancias han hecho que Marco pueda participar en el torneo y para ello, tendrá que manejar en coche desde la Barcelona para superar poco más de 1.000 kilómetros en unas diez horas en coche.

En cada torneo se hace una lista con aquellos jugadores que pierden en la última ronda de la fase de clasificación. De todos ellos, se seleccionan a los seis que tienen el ranking más alto y conforme van habiendo bajas, se tira de esta lista por orden. Normalmente, esta lista ni siquiera llega a usarse ya que no se suelen bajar tenistas del cuadro principal o, como mucho, se escogen a uno o dos jugadores. Es por ello que Trungelliti (9º en la lista de Lucky Losers) no dudó en irse de París este fin de semana para pasar unos días en Barcelona junto a su familia ya que era impensable que terminaran bajándose nueve tenistas por lesión.

Cada mañana, los inscritos entre los Lucky Losers deben acudir a la oficina del torneo para firmar en persona asegurando que se encuentran disponible en el caso de que hubiera alguna baja. Hoy domingo, de los 10 jugadores de la lista sólo firmó uno, Mohamed Safwat, que terminó jugando ante Grigor Dimitrov. La baja de Nick Kyrgios obligaba a tirar del siguiente jugador, el indio Prajnesh Gunneswaran, que al igual que Trungelliti, se había ido del torneo pensando que no se podían bajar tantos tenistas. Gunneswaran se había apuntado al Challenger de Vicenza, por lo que le resulta imposible bajarse del torneo italiano para volver a París ya que las normas no lo permiten, dejando así de ganar 20.000 euros (como mínimo). Tras llegarle la noticia de que él era el siguiente en jugar, Trungelliti no lo dudó y agarró el coche para volver a París.

Con que tan sólo uno de los tenistas que se encontraban más abajo en la lista como Giannessi, Londero, Novak, Oliveira, Kozar, Lee o Muller hubieran firmado, Trungelliti habría perdido la opción de disputar el main draw de Roland Garros. Tras encontrarse la oficina cerrada desde las 10:30 de la mañana, tiene tiempo de sobra para hacer el viaje de vuelta en coche en este domingo y estar presente mañana a las 10:00 para firmar y luego poder saltar a pista a las 11:00, hora programada para su partido ante Bernard Tomic.

Quizá, pasarse conduciendo todo el día no sea la mejor de las preparaciones antes de jugar una primera ronda de Grand Slam pero Marco tendría asegurado el 50% del prize money de esa primera ronda, que asciende a un total de 20.000 euros que más los 20.000 que ya ha conseguido al alcanzar la 3R de la qualy suman 40.000 euros en total, más de lo que ha conseguido durante todo el 2018 en los distintos torneos juntos. Además, tiene la opción de luchar ante Tomic y meterse en segunda ronda, donde recibiría 39.000 euros más extra. Merece la pena el esfuerzo. La cara de toda su familia en el coche, mientras viajan, expresa lo sorprendente y divertido de la situación y es que a veces el tenis nos regala historias como la de Trungelliti.

Comentarios recientes