Bernarda Pera, la revelación estadounidense con sangre croata

Descubrimos la historia de una de las jóvenes con futuro más notable en la élite. A sus 23 años parece lista para grandes metas.

Carisma, garra, ilusión y, sobre todo, mucho talento. Esos son los factores que encarna el tenis de Bernarda Pera, una joven de 23 años cuya progresión en el circuito WTA se ha acelerado sobremanera en la gira de tierra batida previa a Roland Garros 2018. Desconocida por el gran público al estar recluida más allá del top-200, en apenas un mes se ha situado como la 73 del ranking WTA con actuaciones notables en Charleston y Madrid.

Nacida en la histórica ciudad de Zadar (Croacia), Bernarda empezó a jugar al tenis a los 5 años y pronto se reconoció un potencial imposible de ser desarrollado en el país balcánico. La ausencia de instalaciones de nivel que permitieran el entrenamiento durante todo el año, hizo que Bernarda se decidiera a cruzar el charco y probar suerte en Estados Unidos, donde contaba con familiares que facilitaron su proceso de adaptación. "Me encantó cómo se funcionaba en Estados Unidos. Pronto comencé a colaborar con la USTA y me ha sido fácil acostumbrarme", afirma en Tenniscircus una Pera que no reniega de sus orígenes.

[getty:907363092]

"Me gusta pasar tiempo en Croacia y hay tramos del año en los que entreno allí", confirma una mujer cuyo tenis ha mejorado mucho en cuanto a polivalencia y solidez. Cuenta con un buen servicio, es agresiva pero con buena capacidad de defensa y sus condiciones atléticas, con extremidades largas y fuertes, le confieren una facilidad innata para desplazarse por la pista. Ya se dejó ver en el Open de Australia 2018, donde fue lucky looser y llegó a tercera ronda, ganando a Anna Blinkova y Johanna Konta.

Precisamente contra la británica volvió a brillar, esta vez en el Mutua Madrid Open 2018. Fue el espaldarazo definitivo para una mujer que se presentó en cuartos de final del torneo de Charleston, siendo frenada por Madison Keys en un agónico partido. Su punto débil es evidente para todo aquel que haya tenido el placer de verla jugar: la mentalidad. Bernarda se pierde en soliloquios pesimistas cuando las cosas no funcionan y le cuesta encontrar soluciones sobre la marcha, algo que tendrá que mejorar para seguir quemando etapas en su progresión.

[getty:956202684]

"Una vez me asiente en el top-100 voy a querer meterme pronto entre las 50 mejores. A partir de ahí tocará avanzar con calma y seguir trabajando". Aviso a navegantes de una mujer que disputará Roland Garros 2018 sin necesidad de recurrir a la fase previa, siendo el primer Grand Slam de su carrera en el que tiene este privilegio. Bernarda Pera ha llegado a la élite para quedarse y promete emociones fuertes.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes