Carreño sale airoso en un maremágnum de emociones

Pablo Carreño obtuvo una victoria muy sufrida en un partido poco halagüeño para sus intereses en algunos aspectos pero en el que el triunfo final borra todo lo malo. Jugando a trancas y barrancas se hizo con el primer set y en el segundo llegó a dominar por 5-0. Ahí se le apagaron las luces y vio cómo Aljaz Bedene le remontaba. Lejos de venirse abajo por tal golpe moral, el asturiano se rehizo, siguió luchando con humildad y terminó cosechando el pase a cuartos de final por un resultado de 6-4 6-7 (3) 6-2. Su siguiente rival en el Masters 1000 Roma 2018 saldrá del duelo entre Cilic y Paire.

Comentarios recientes