Djokovic sale reforzado de un titubeante inicio

El serbio sufrió mucho en un primer set negativo en cuanto a juego pero terminó con buenas sensaciones y ganando en dos mangas.

Paf¿Nuevo? Dos apuestas sin riesgo regaladas para empezar a pronosticar partidos
Novak Djokovic en Masters 1000 Roma 2018. Foto: zimbio
Novak Djokovic en Masters 1000 Roma 2018. Foto: zimbio

Sigue sin ser el mismo pero si hay algo recomendable para recuperar su esencia no es otra que la victoria. Levantar los brazos al cielo y entregar su corazón a los aficionados es la mejor medicina para Novak Djokovic. El serbio transmite la sensación de jugar contra dos rivales en cada partido; el que tiene al otro lado de la pista y él mismo, su desconfianza, sus miedos, su temor a no volver a ser el que fue. No se le ve sonreír con facilidad en pista y la estampa más habitual es la de un Novak cabizbajo, rumiando su desconcierto y buscando explicaciones donde no las hay.

Es lo que le se vio en una abarrotada pista Nicola Pietrangeli en la segunda ronda del Masters 1000 Roma 2018. Salió sin ningún tipo de vergüenza el bueno de Nikoloz Basilasvhili, dispuesto a vender cara su derrota y estuvo a punto de lograr algo más. Y es que en el primer set la sensación imperante fue que el georgiano dominaba y solo el nombre que veía en el marcador le impedía reflejar su tenis en el resultado del partido.

Embed from Getty Images

Tiró de experiencia y aplomo Djokovic para reponerse a sus errores infantiles y la sensación de incomodidad que le carcomía por dentro. Su bola no hacía daño a Nikoloz y se estableció un duelo de tú a tú en el que era difícil discernir quién de los dos había ganado 12 Grand Slams. Si por juego no se es capaz de imponer la lógica, es preciso hacerlo por mentalidad y empaque. Así lo consiguió el serbio, salvando cuatro bolas de rotura en un maratoniano séptimo juego y haciendo break en el noveno, lo que le valió para adjudicarse el primer parcial.

Fue un golpe moral notable para el actual 74 del mundo, que bajó un poco la guardia y se encontró con un break de salida del serbio en la segunda manga, algo más liberado y tirando con mayor potencia y mordiente. No tuvo despistes en el segundo set el bueno de Djokovic, que certificó una anhelada victoria por 6-4 6-2, cuya consecuencia no es otra que su acceso a la tercera ronda. Allí le espera todo un especialista en esta superficie como es Albert Ramos, crecido tras vencer a Isner. Novak Djokovic necesitará subir su nivel para seguir vivo en el Masters 1000 Roma 2018.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter