Profe Villu: "Llevé en mi coche a Roger Federer y no lo supe hasta 10 años después"

Hablamos con José Luis Villuendas en la Caja Mágica de Madrid y hacemos repaso por su carrera llena de anécdotas curiosas y divertidas.

Entrevistamos al Profe Villu en Madrid. Foto: José Morón
Entrevistamos al Profe Villu en Madrid. Foto: José Morón

José Luis Villuendas, más conocido como el 'Profe' Villu, es un tipo que respira tenis por todos los poros de su piel. Para el que no lo conozca, Villu comenta tenis desde hace bastantes años en RTVE junto a Nacho Calvo, Arseni Pérez, Alex Corretja, Anabel Medina, Vivi Ruano o Paco Caro y es tan cercano y campechano en el trato personal como comenta por la tele. Antes de llegar a la televisión, Villu adquirió una larga trayectoria dentro del mundo del tenis ya que aparte de su trabajo en las escuelas, ha participado en la organización y dirección de torneos en España y fue directivo de la RFET. Dispuestos a conocer un poco más de él y de los conocimientos adquiridos durante toda una vida dedicada al tenis, nos reunimos con él en la Caja Mágica para una muy divertida e interesante charla.

La gente te conoce sobre todo por tu faceta de comentarista pero tú ya tienes una larga trayectoria atrás. ¿Cómo comienza Villu en el mundo del tenis?

Me inicié muy joven, como tantos chavales. Fue con 15 años, muy tarde para lo que se lleva hoy en día. Empecé a jugar algunos campeonatos aunque no tenía demasiado nivel y con 18 años me saqué el título de monitor nacional de tenis para dar clases. Fui mejorando con el paso del tiempo y sacándome más titulaciones. Mi vinculación con el tenis siempre ha estado dedicada al mundo de la enseñanza. Me fui formando, ya que siempre quise aprender más y aprendí a gestionar escuelas de tenis y me gustó mucho la organización de torneos.

¿Qué clase de torneos?

Torneos nacionales primero, sin premio económico y luego a torneos nacionales con premios en dinero, donde participaban grandes jugadores pero no se repartían puntos ATP. De ahí me incorporé al equipo del torneo de El Espinar (Segovia).

¿Qué edad tenías por aquél entonces?

30-32 años más o menos. Empecé como voluntario y después me incorporé al comité organizador.

¿Y a qué te dedicabas allí?

Llevar los clínics que se hacían cada día con niños, organizar los campeonatos de cadetes, ceremonias de entrega de trofeos... cada vez iba teniendo más competencias dentro de la organización del torneo.

Estuviste en la época más dorada del torneo de El Espinar.

Por aquél entonces se celebraba en la Urbanización Río Moros, en unas pistas que estaban semi-abandonadas y que se arreglaron para la ocasión. Era un torneo muy familiar, muy casero. La oficina del torneo era la casa de la familia de Pedro Muñoz. Todo era prefabricado, los vestuarios, el village, la oficina del torneo, la sala de prensa... pero era un torneo entrañable. Luego pasaron los años y el torneo se pasó a las instalaciones de ahora.

Conociste entonces a todos los que pasaron por allí. Nadal, Federer...

Sí.

¿Qué recuerdas, por ejemplo, de aquél Rafa tan pequeñito?

Recuerdo el día de la final, cuando ya no quedaba nadie, sólo los dos finalistas, que entré a saludarle y desearle suerte y estaba jugando a las cartas con el que iba de entrenador entonces, Toni Colom. Acabó ganando el torneo.

¿Te has encontrado con Nadal ya de mayor y le has recordado aquello?

Le recordé lo de Brezo Osuna, que fue el primer Future que jugó él y yo era el director del torneo. Nosotros le dimos una invitación para el cuadro principal a la Academia de la Federación Balear y ellos se lo dieron a su mejor jugador, que era él. Recuerdo que perdió en primera ronda habiendo tenido 11 match points con un jugador llamado Guillermo Platel, que ya no juega al tenis. Rafa tenía 15 años.

¿Y qué recuerdas de Federer?

Pues con él tengo una anécdota muy curiosa. Desde la organización del torneo de El Espinar me avisan un día antes de comenzar el torneo para ir a Barajas, a recoger a un jugador del que no me dijeron su nombre y también a su entrenador. Me planté allí y cuando vi salir por la puerta a un chaval joven con unas bolsas grandes de tenis y al entrenador, pues los recogí y les llevé hasta la Estación de El Espinar, en Segovia. Tenía que jugar la Fase Previa y nunca supe quién era hasta que 10 años después el torneo, con motivo del XX aniversario del torneo editaron un libro y ahí se veía la historia del torneo, año a año. De repente, vi una foto de Federer diciendo que había jugado el torneo.

No te lo creerías.

Empecé a atar cabos, a tirar de fotografías que tenía por casa y descubrí que Federer quedó campeón de dobles de aquella edición y que la ceremonia de trofeos la organicé yo con varias azafatas, llevando la mesa, las banderas y todo. Entonces me di cuenta de que el entrenador era el que iba a mi lado en el coche aquél día, Peter Lundgren. Deduje que a quien había llevado en mi coche era a Roger Federer y no lo supe hasta 10 años después. Fue una anécdota curiosa.

Es que hablamos de que desde Barajas hasta Segovia hay más de una hora en coche. Lo tuviste todo ese tiempo y no lo recordabas.

Sí, ellos iban hablando en inglés entre los dos y yo no me enteraba absolutamente de nada. Lo curioso es que paré a echar gasolina, en la gasolinera que hay justo antes de llegar a la autopista que entra por los túneles de Guadarrama y Lundgren se bajó, se compró seis latas de cerveza y se las bebió entre la gasolinera y el torneo, que no habría más de 10 kilómetros.

Imagino que el día que descubriste que habías llevado a Roger en tu coche, alucinarías.

Me gustaría un día, aunque sé que es muy difícil, estar cara a cara con él y que viera el reportaje que hicieron en RTVE sobre aquello y reírnos. Jamás pensé que podría llevar en mi coche a Roger Federer.

Y tras El Espinar, ¿qué hiciste?

No podía compaginarlo con las escuelas de tenis y la organización de torneos Futures. Empecé a organizar primero torneos masculinos y en los últimos años, femeninos. El año pasado fue el último que organicé.

Eres un hombre que ha dedicado su vida al tenis. ¿Te imaginas haciendo alguna otra cosa?

Es lo único que he hecho durante toda mi vida en los últimos 35 años. Me he dedicado en cuerpo y alma a esto. Actualmente llevo cuatro escuelas con un socio, que abarcan a unos 900 alumnos y con unos 20 profesores. Es un barco que hay que llevar.

¿Cuánto de complicado es tirar para adelante cuatro escuelas de tenis? A nivel económico imagino que no será fácil.

A nivel municipal, no es cara la actividad. Los chavales pagan 30-40 euros mensuales por hacer dos veces a la semana. Los niveles básicos no es excesivamente caro.

¿Cómo se le animaría a un chico pequeño para que elija el tenis entre otros deportes como el fútbol?

En niveles básicos, como te decía, el tenis no es caro. Otra cosa es si quiere dedicarse a la competición y empieza a viajar. Ahí sí que es muy caro y las familias hacen un esfuerzo tremendo. He visto muchos casos en torneos ITF, sobre todo en el femenino, donde las madres viajan con las jugadoras que tendrán 17-18 años. El padre trabaja y el dinero que gana es para que la chica pueda viajar. Como no tienen dinero para contratar a un entrenador, pues viaja la madre, para no dejarla sola por el mundo.

¿Has visto muchas carreras con potencial truncadas por la falta de dinero?

He visto muchos casos de chicos con 16-17 años que tienen que elegir entre estudiar o seguir jugando al tenis y decantarse por los estudios porque no tienen recursos. Ahora está muy de moda que con esa edad, si juegan bien, las familias los mandan a EEUU con los programas que dan allí. Sobre todo las chicas, si tienen buen nivel, se las rifan en las Universidades americanas.

¿No duele eso un poco a nivel patriótico que un chico español se tenga que ir a Estados Unidos para terminar de formarse?

Sí, además, cuando vuelven, normalmente no siguen jugando.

¿Por qué?

Se llevan cuatro años fuera, estudiando y jugando al tenis. Las condiciones allí son fantásticas, Hoteles de cinco estrellas, furgonetas para los traslados, contratos de ropa y raquetas... y cuando acaban la carrera y vuelven a España, todo eso se acaba y cuando ven que tienen que jugar torneos Futures, dormir en pensiones, llevarse ellos todo el material... siguen jugando pero no a nivel profesional.

¿Qué solución podemos dar a este problema?

La Federación está intentando ofrecer ayudas a los chicos que despuntan para evitar que se vayan y que sigan entrenando en su población y hacerles seguimientos porque se pierden muchos jugadores por el tema de las Universidades. También hay que entender a las familias, imagina que les dicen que les pagan toda la carrera, que no le va a costar un euro y que la niña va a volver con 22 años, una carrera, inglés perfecto y jugando buen tenis, entonces se preguntan: ¿dónde hay que firmar?

¿Existe cierto peligro en la cantera tenística en España?

El tenis normal, de Club, ese va a seguir. El problema lo veo cuando se retire Rafa Nadal, que creo que se va a notar mucho en el aspecto de la competición. Los chicos no van a tener un espejo donde mirarse.

Y volviendo de nuevo a ti, ¿cómo acaba Villu luego en la televisión?

Durante año y medio fui directivo de la RFET en la época en la que Pedro Muñoz era presidente, y en un viaje a Perú conocí a Nacho Calvo y Alex Corretja. Nos intercambiamos los teléfonos y empecé a darle la brasa con ir a la tele de comentarista. Un día, de forma casual, me llamó para dar un partido del torneo de Masters 1000 en Toronto, primera ronda entre David Nabandián y Robin Soderling. Hicimos muy buenas migas desde el primer momento y le gustó a Nacho mi estilo un poco más campechano. Empezó a llamarme con cuentagotas hasta que después del final de ese año, en 2009, empezó a llamarme de forma más asidua. Iba casi todas las semanas.

¡Hace mucho tiempo!

Sí, más de siete años ya. Yo nunca he sido jugador profesional ni nada que se le parezca pero intento aportar esa parte del tenis dirigida a aficionados que no tienen un conocimiento tan técnico en la materia y sobre todo, de una forma más coloquial.

Ya te pararán por los torneos y todo.

Ahora sí. La verdad es que la tele te da popularidad y visibilidad. Mucha gente me para por los torneos para pedirme fotos o me felicitan y sobre todo, algo de lo que no era consciente, que también te escuchen muchos jugadores y entrenadores. Por ejemplo, jugadores a los que casi les pediría un autógrafo, ver que se levanten de las mesas cuando me ven para saludarme.

¿Cómo quién, por ejemplo?

Albert Ramos, Guillermo García López, Feliciano López, Fernando Verdasco, Carla Suárez...

¿Y alguno que te hiciera especial ilusión?

Rafa Nadal, el año pasado aquí en Madrid. Me hizo mucha ilusión porque no lo esperaba.

Para ti debe haber sido un gran cambio. Hace unos años estabas con tus escuelas y torneos y ahora Rafa Nadal viene a saludarte.

Ahí me di cuenta de que los jugadores ven los partidos o si no, los familiares. Hay que tener cuidado con los comentarios que haces y ser respetuosos en todo momento. Si un día están jugando mal, hay que decirlo pero se puede decir de una buena forma y siendo así, ellos lo aceptan.

¿Te imaginabas algún día estar ahí comentando partidos de tenis?

Para alguien como yo, que viene de las divisiones inferiores del tenis, es todo un sueño. Jamás pensé que se podría dar. Lo disfruto cada día como si fuera el último.

Para concluir, Villu, imagina que te pongo por delante la competición y los jugadores que quieras, ¿cuál sería el partido que más gustaría comentar?

Final de Copa Davis, Suiza-España, último partido de la eliminatoria: Roger Federer contra Rafael Nadal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter