Carla Suárez: “La garra ha sido y es mi asignatura pendiente”

Entrevistamos a la jugadora canaria tras su paso por el Mutua Madrid Open. “Crecí viendo un tenis pero ahora estoy involucrada en otro muy diferente”.

Carla Suárez durante la entrevista con Punto de Break. Fuente: Fernando Murciego
Carla Suárez durante la entrevista con Punto de Break. Fuente: Fernando Murciego

Dentro de veinte años hablaremos de una época en la que el tenis femenino fue conquistado por un sistema táctico tan simple como una garbanzo: saque potente y derecha a la línea. No les vamos a engañar, es el atajo más rápido para ganar el punto, sin embargo, nuestra cabeza retendrá con mayor vigencia a aquellas tenistas que decidieron saltarse el guión y ofrecer algo más suculento. Tenistas como Carla Suárez (Las Palmas de Gran Canaria, 1988), uno de los mayores talentos que el deporte de la raqueta nos ha regalado en nuestro país.

Pese a perder hace una hora con Caroline Garcia en el Mutua Madrid Open, pese a verse de nuevo frenada en los cuartos de final y pese a haber dado la rueda de prensa post-partido correspondiente, la tenista de 29 años todavía reserva un hueco en su agenda para sentarse con Punto de Break y analizar su partido, su torneo y su carrera. Un gesto que confirma lo extraordinario de esta mujer tanto dentro como fuera de la pista.

¿Qué ha faltado hoy?

Ha sido un partido muy duro donde ella ha dominado de manera clara, prácticamente no he tenido opciones. He estado lejos de mi nivel de estos días, evidentemente había un cansancio importancia por medio, pero no es excusa. Ella ha hecho su partido, me ha incomodado mucho, así que toca aprender de lo que no se ha hecho hoy para que esto suceda las menos veces posible. o que no vuelva a pasar.

Después de dos maratones a tres mangas, ¿te ha sorprendido jugar a las 12:00?

Un poco sí, la verdad. No me esperaba estar en el primer partido pero son cosas que hay aceptar, aquí hay muchos jugadores e intervienen muchos factores, como el de la televisión. Por pedir hubiera pedido jugar por la tarde, pero son cosas que hay que aceptar.

Ha habido un momento que si Garcia se hubiera puesto a jugar con la zurda le hubiesen entrado también. ¿Qué se puede hacer ante una rival tan inspirada?

Es complicado, pero hay que seguir y tener fe de que las cosas puedan cambiar. Ella estaba demasiado cómoda por esa falta de agresividad que he tenido. Normalmente, cuando perdemos es porque hemos hecho cosas mal, pero tenemos que ser conscientes de que competimos contra otra jugadora que también es muy buena y que lucha por el mismo objetivo que tú.

Svitolina, Pera y Garcia. ¿Cuál ha sido más duro?

Son muy diferentes. El de Svitolina fue muy emocional. En el de Pera era como que tenía la responsabilidad de ganar, aunque yo no lo pienso así. Considero que todas las jugadoras tienen un nivel muy alto y te pueden hacer partido, pero es algo que inconscientemente tienes ahí. Con Garcia era un partido donde arrastraba todo lo de estos días, no ha sido fácil mantener la cabeza calmada después de emociones tan fuertes. Cuando las cosas no te van de cara en dos partidos que tienes que remontar y llega un tercero que te pasa lo mismo resulta muy duro. Son las cosas que hay que intentar mejorar.

Muchos partidos se pierden (y se ganan) por la cabeza.

El tenis es un deporte donde se juega muy poco, en el entretiempo cuando tú te vas al banco a beber agua también se está jugando, pero con la mente. Se juega más rato mentalmente, es difícil explicarlo. Todos los jugadores que están aquí tienen un gran nivel tanto de tenis como de cabeza, aunque luego haya días para todo.

¿Qué papel juega la garra en todo esto?

Ha sido y es la asignatura pendiente. Me sale en determinados partidos, pero no en todos. Es algo que me cuesta muchísimo, no me sale natural, no me sale solo. A veces tengo que forzarlo y eso también cansa, no es lo mismo tener que mejorar algo estando tranquilo que tener que mejorarlo cuando estás jugando ante un rival y te está viendo muchísima gente. La mejora que llevo intentando hacer todos estos años va un poco en esa dirección.

Te lo tienes que creer”, te decía Marc (Casabó) en uno de los descansos.

Yo creo mucho en mis posibilidades, siempre. Creo en la confianza que tengo, en mi tenis, en mi físico, en mi cabeza… pero a veces estás centrado en una serie de cosas que se te puede llegar a olvidar. Los entrenadores te lo remarcan, a veces viene bien escucharlos para reaccionar.

¿De que factores depende tener o no confianza?

De uno mismo, del trabajo que se está haciendo, de la información que el entrenador te da, de los partidos que hayas ido ganando, pero sobre todo de la manera en la que compitas. En muchos torneos se puede competir bien y perder. Es una unión de muchas cosas.

Mi tópico favorito es el de ‘Hay que ser más agresiva’… pero Carla Suárez ha ganado muchísimos partidos en su carrera sin ser una referente en agresividad.

Lo que pasa que el tenis va evolucionando hacia unas formas donde ya no te da tiempo a elaborar el punto. Por eso se pide esa agresividad. Pero esa agresividad no tiene que limitarse a jugar más rápido o jugar a dos tiros, también es agresividad cuando estés defendiendo o elaborando. Que cada bola que tú golpees hayas sentido que estás haciendo algo, si no la gente te come.

¿Te consideras una rara avis del circuito actual?

Diferente seguro, eso es así. No soy de las más altas y, evidentemente, tampoco juego a todo o nada como otras compañeras. Son estilos de juego, yo tengo casi 30 años y crecí viendo un tenis, pero ahora estoy involucrada en otro.

Si hubieras nacido en otra época…

Eso nunca lo sabremos, pero igual sí me veo más identificada con el tenis de hace unos cuántos años.

¿Quiénes son las tenistas que proponen algo diferente?

Halep tiene un estilo parecido al mío, aunque ella lo hace más agresivo, sin llegar a jugar a dos tiros. Kerber o Radwanska también son jugadoras que proponen algo diferente al resto y que también se han adaptado al tenis de hoy en día sin dejar de evolucionar.

Dos números 1 y otra número 2. Al final las que llegan arriba son las que huyen del pim-pam-pum.

O por lo menos lo intentan, porque no es fácil. Hay muchos perfiles distintos, muchas semanas al año, cada una ha crecido con lo que tiene, con lo que ha visto, cada una apuesta por su estilo de juego. Me alegra que esos nombres hayan estado arriba habiendo apostado por ese estilo.

Viendo el panorama, ¿cambiarías algo de tu tenis?

(Piensa) Cambiaría el hecho de ir un poco más a por el punto, metérmelo en la cabeza desde la primera bola, ir a atacar y hacer daño. Estoy en ello, quiero cambiarlo, de hecho, desde hace 4-5 años he tenido que modificarlo de manera radical, antes jugaba mucho más por detrás de la línea, aunque también es normal, yo no tengo las palancas que tienen ellas.

Partiendo de que todas trabajáis a destajo, ¿tiene más mérito llegar a la élite con tus armas?

Es una pregunta complicada. Como tú dices, todas tenemos que trabajar, los saques son muy diferentes pero la red es para todas igual, tanto para la que mide 1’63m como para la que mide 1’80m. Pero bueno, a lo mejor yo también tengo la capacidad de moverme más rápido o de llegar a más bolas. Cada una con su perfil ha evolucionado a su manera.

Una vez un entrenador me dijo que al tenis debería jugarse con un único servicio.

Hombre, ayudaría a que se pudiera ver más tenis. Evidentemente, si vas y se lo propones a Karlovic te diría: ¿Por qué tienes que cambiar la regla porque yo mida dos metros? Las reglas están para todos, pero sí es verdad que la evolución del tenis, tanto en chicos como en chicas, está yendo a favor del que pega más fuerte y más rápido. Si pudiéramos volver a lo de antes, jugando el punto, que el aficionado vea un poco más de tenis, se agradecería.

Dentro de un par décadas, ¿a quién crees que se le recordará más? ¿A quien ganó muchos títulos o a quien dejó un estilo diferente?

No lo sé, la verdad. Nunca me habían hecho esta pregunta, habría que hablar con el aficionado de tenis dentro de 20 años (risas). Está claro que a todos nos gusta ganar, todos queremos dejar huella, pero que te reconozcan por tu estilo… eso es otro nivel. Lo mejor sería que la gente te reconociera por tu estilo y también por tus títulos.

En tu caso, pese a haber sido Nº6 del mundo, has ganado dos títulos en 15 años como profesional. Hay gente que no se lo explica.

Hay que mirar también los torneos por los que uno apuesta. En mi vida he tenido muchas oportunidades de ir a jugar torneos más pequeños pero siempre apostaba por el grande. No es una excusa, ni mucho menos, también he jugado muchos torneos pequeños y no los he ganado. Si no me equivoco he perdido ocho finales, de 2 a 8 hay mucha diferencia Si no hubiera perdido todas esas finales hoy estaríamos hablando de otros números.

¿Te arrepientes de haber tomado ese camino?

Siempre hemos intentado hacer un calendario para estar presente en los torneos grandes, de disfrutarlos e ir a por más puntos. Es uno mismo quien toma esa decisión, así que ni mucho menos me arrepentiré de haber tomado este camino cuando me retire. No pude ganar tantos títulos como me gustaría pero la regularidad que tuve en el circuito me dice que he dado todo lo que tenía, no me voy a reprochar nada.

¿Algún objetivo pendiente antes de decir adiós?

La barrera de los cuartos de final, pero no solo en los Grand Slam, también en un torneo como éste. La gente me habla de los cuartos de final como si hubiera sido un título para mí, pero ya estoy cansada de escucharlo. Cada vez que voy a un torneo es con la intención de ganarlo, no se trata de llegar a cuartos, se trata de pasar de cuartos. Es una espinita que tengo, así que espero que lo pueda conseguir de aquí a que me retire.

Pero todavía queda mucho para eso.

Por supuesto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter