Sharapova: "No quiero estar esperando otros 10 días para jugar"

La siberiana necesita ritmo para recuperar su antiguo nivel y así lo expresó tras su satisfactorio estreno en Madrid donde volvió a ganar tras tres torneos sin hacerlo.

“Soy una competidora. Quiero salir ahí, quiero mejorar y quiero ser mejor”. Palabras que definen a la perfección lo que significa Maria Sharapova en una pista de tenis. La rusa está hambrienta de triunfos, de paladear de nuevo las mieles del éxito, aunque este sea más modesto que en tiempos pasados. ‘Masha’ rompió en este Mutua Madrid Open una racha de tres torneos al hilo con derrotas a las primeras de cambio. Convincente triunfo ante la rumana Mihaela Buzarnescu por 6-4 y 6-1 para cruzar a la segunda ronda del torneo madrileño.

Y es que Sharapova no ganaba desde enero en el Abierto de Australia donde alcanzaba la tercera ronda para ceder ante Angelique Kerber. Doha, Indian Wells y Stuttgart se habían saldado con sendas derrotas que no alentaban una recuperación del mejor tenis de la siberiana. Ahora en Madrid, con una correcta aclimatación y unas mejores sensaciones, pretende engancharse al tren de las victorias, un espaldarazo de camino a los Grand Slams que se vienen.

“No es algo que me guste y que espere el perder en cada primera ronda y luego darme de baja de un torneo por lesión y no competir durante tres o cuatro semanas. No me gusta estar la 60 o 70 del mundo. Por eso estoy aquí”, admitía Maria en rueda de prensa. “No quiero estar esperando otros 10 días para jugar”, recalcaba.

[getty:955349196]

Sabedora de que el camino que le queda por recorrer es largo en pos de recuperar su antiguo estatus, Sharapova ha advertido ciertas mejoras en su juego en Madrid. “Siento que he progresado en mi último partido. Fue una dura oponente para ser primera ronda. He hecho un buen trabajo mejorando cosas que no me estaban saliendo bien en los meses pasados. Es lo que ante todo espero de mí ahora mismo, poner ese esfuerzo en la pista”, comentaba la de Nyagan.

Su objetivo este año, a diferencia del pasado, es evidente: Jugar Roland Garros. “Claro que quiero jugar allí. Estoy sana y lista para competir. Pero tengo que trabajar, soy consciente de ello. Soy consciente de que empiezo desde muy abajo. Lo acepto”, asumía Maria.

Y reconocía que para ella el torneo de Madrid así como la tierra batida han sido elementos que han ido calando en su interior, llegando a suponer un motivo de alegría su regreso tanto a la ciudad como a la propia superficie. “El torneo ha crecido dentro de mí, la ciudad también. Cuando era joven, no me gustaba jugar en tierra, mi actitud ha ido cambiando. Empecé no solo a disfrutar jugando en arcilla, sino el venir a Madrid”, apuntaba la rusa que encarará otra rival rumana en segunda ronda, Irina-Camelia Begu.

Comentarios recientes