Vandeweghe: "He estado muy deprimida pero algo ha cambiado en mi vida"

La estadounidense reflexiona sobre cómo ha dado un giro a nivel mental a una temporada que no estaba siendo buena antes de Stuttgart.

Coco Vandeweghe en Stuttgart 2018. Foto: zimbio
Coco Vandeweghe en Stuttgart 2018. Foto: zimbio

La vida es un constante sube y baja, una secuencia de alegrías y desengaños en cualquier índole. Para un deportista de élite, los altibajos emocionales son clarividentes en su rendimiento y en el caso de Coco Vandeweghe ha sido evidente. La estadounidense fue una de las protagonistas del 2017, asombrando con su tenis incisivo y carácter ganador. Sin embargo, los primeros meses de esta temporada han sido realmente decepcionantes para una mujer que parece haber encontrado la cuadratura de círculo en el WTA Premier Stuttgart 2018 donde ha sido finalista y, lo que es más importante, ha recuperado la sonrisa y la confianza.

"Nunca pensé que iba a jugar una final sobre tierra batida en estos momentos", declaraba la neoyorquina en rueda de prensa, donde desveló los pensamientos intimistas que han generado un cambio en su devenir. "Llevo años procurando perder peso y adquirir una buena condición física y me voy sintiendo mejor en pista. Pero la clave de mi mejoría ha sido algo que ocurrió tras el torneo de Miami, donde gané el torneo de dobles", introducía con desparpajo la buena de Coco ante la mirada atónita y expectantes de los presentes.

[getty:952657312]

Parar, meditar y volver a arrancar. "Llevo tiempo jugando dobles cada semana pero llevaba tiempo molesta porque no podía rendir a mi nivel en individuales. Me fui una semana a las Bahamas, sin teléfono, sin Pat Cash y con el único objetivo de reflexionar. Me vino bien estar separada de Pat porque nos cansamos un poco de vernos todos los días pero al regresar de la Fed Cup, donde no me sentí nada bien, le dije que iba a jugar bien esta semana y quería volver a divertirme en la pista y con los míos, quitándome esa sensación de tristeza que me acompañaba", desveló la estadounidense, actual número 13 del ranking WTA.

Coco Vandeweghe es consciente de la necesidad de centrarse en su carrera como singlista y procurar aislarse de los problemas que puedan surgir en su vida personal. "Hay veces en que tan solo necesito sentirme una chica normal de 26 años, pasar tiempo con los míos y saber que debo ser positiva con mi juego". Si la estadounidense recupera la intensidad y alegría en su tenis puede volver a ser un elemento dinamizador del circuito WTA, incluso en la gira sobre arcilla, superficie donde no suele cosechar sus mejores resultados.

Comentarios recientes