Marc López: “Si Rafa y Roger jugaran dobles serían los mejores del mundo”

Antes de buscar la corona en Barcelona, el doblista español dialoga acerca de su carrera y analiza una disciplina que todavía se mantiene a la sombra del individual.

Marc López buscará su primer título en casa. Fuente: Fernando Murciego
Marc López buscará su primer título en casa. Fuente: Fernando Murciego

Seis años después, el torneo Conde de Godó volverá a tener una pareja íntegramente española en su cuadro de dobles. Feliciano López y Marc López aprovecharon su oportunidad esta semana después de un inicio de año algo irregular. Pero hoy nos centraremos en el segundo, el que nació hace casi 36 años en Barcelona, la misma ciudad que mañana le verá luchar por un nuevo título. Marc, una persona de una humildad extrema que se descubre desde el primer momento en que la tratas. En su vitrina tiene trofeos de todos los colores, pero eso no le ha cambiado ni un ápice. Mientras él sigue pensando que siempre es el ‘malo’ de la pareja, el resto de jugadores desearían compartir pista con él. Por algo será.

Una hora después de superar en semifinales a Robert Farah y Sebastian Cabal, el jugador catalán se sienta con Punto de Break durante veinte minutos para dialogar acerca de su carrera, de sus éxitos, también de sus fracasos y, por supuesto, de la oportunidad que tendrá junto a Feli este domingo de ser profeta en su tierra.

Hay voces que dicen que es usted el mejor doblista español de la historia. ¿Qué opina?

Opino que no es verdad (risas). Me encanta que la gente pueda pensar eso, pero yo no me siento así. Como jugador de dobles siempre he considerado que acompaño bien a mi pareja, normalmente todas las parejas que he tenido son mejores jugadores que yo, soy realista. Pero bueno, creo que soy un buen complemento para ellos, intento hacer mi trabajo y estar concentrado en la parcela que me toca. Luego tengo días mejores y días peores, pero las ganas de hacerlo bien siempre las tengo. A la gente que lo piense no les voy a decir que no lo sigan pensando, pero soy realista y sé que hay mucha gente que juega mejor al dobles en España.

Si no es usted, ¿entonces quién es?

Hombre, yo a Emilio Sánchez y Sergio Casal no los vi jugar mucho pero me han hablado maravillas. Luego, de los que yo conozco de esta época, evidentemente Rafa es el mejor doblista que tiene España. Después tenemos a Pablo Carreño que es un gran jugador de dobles, Marcel Granollers es un grandísimo jugador, Feli también… hay muchos. Yo seguro que no, te lo aseguro (risas).

¿Cómo se mide quién es mejor? Porque si es por títulos, usted tiene un Roland Garros, una Masters Cup, un Oro olímpico…

Por títulos la verdad es que tengo varios muy importantes, títulos que jamás en la vida imaginé que llegaría a ganar, pero también he tenido la suerte de coincidir con gente que juega muy bien y que han sido amigos míos. Sé que yo hago bien las cosas, pero sin ellos nada hubiera sido posible. Estoy donde estoy gracias a las parejas que he tenido.

Solo le falta la Copa Davis, debe estar harto de que le pregunten por ella.

Voy siempre con la máxima ilusión cuando me llaman, para mí es un honor y un privilegio estar en el equipo español de Copa Davis, sé muy bien de la dificultad que tiene estar ahí y, por suerte, España tiene grandísimos jugadores. He estado en muchas eliminatorias, creo que son 13, pero me sabe fatal porque tengo un balance de victorias/derrotas muy malo (4-9). Estadísticas aparte, me dejo la piel siempre que voy, intento dar lo máximo de mí, pero a veces no tengo la suerte de cara o se nos escapan partidos que no deberían.



Como en Valencia.

Como el de Valencia. Lo teníamos perdido, luego parecía que lo teníamos ganado, pero no pudo ser. Al final se ganó la eliminatoria, estamos en semifinales y ojalá podamos conseguir a Copa Davis para cerrar ese círculo que dices.

Si tenemos tan buenos doblistas, ¿por qué siempre sufrimos tanto en ese punto?

No tengo respuesta, la verdad. Cuando he jugado con Marcel nos iba muy bien en ATP y después en Copa Davis no ganábamos. No te diré que no rendíamos bien, pero nos costaba más. A lo mejor lo que tendrían que hacer para ganar es no ponerme a mí (risas). No lo sé, creo que es un tema también de dinámica, tenemos jugadores muy buenos pero es un punto que últimamente no se nos está dando bien. Confío en que podamos dar alegrías de aquí a lo que resta de año y los años que nos queden.

Tú empezaste jugando individuales pero decidiste cambiarte al dobles. ¿Qué pasó?

En mi caso siempre quise triunfar en individuales. Estuve muy cerca de superar esa barrera del top100, la que te marcas cuando empiezas a jugar, pero después de intentarlo durante muchos años veía que del 108 me iba al 180, luego volvía al 120, luego otra vez para abajo… sentía que me faltaba un poquito más para dar ese pasito importante.

Hasta que viste la luz.

Mi ranking se fue más allá del 200 y aquello se me juntó también con las lesiones, entonces empecé a jugar el dobles con Rafa. Empezamos en la temporada 2009, fuimos a Doha y ganamos. Ahí me di cuenta que había otra disciplina que era el dobles, que hasta esa fecha no le había dado demasiada importancia, y a raíz de esa victoria seguí jugando con otras parejas, terminé el año cerca del 50 en el ranking y al año siguiente gané Indian Wells otra vez con Rafa. Ahí me coloco 20 del mundo en dobles y 270 individual. Puse la balanza y decidí especializarme en el dobles.

¿Fue fácil?

Fue duro, no fue nada fácil, pero pasados todos estos años creo que fue un gran acierto. Puedo decir que estoy orgulloso de la carrera que he tenido como doblista.



Existe el riesgo de pensar que los jugadores de dobles son peores que los de individuales. No es cierto, ¿no?

O sí. En mi caso me he dedicado al dobles porque fracasé en individuales y como yo hay muchos más doblistas. Luego, una vez te especializas en el dobles, significa que el singlista ya no juega mejor el dobles que un doblista. Te podría decir nombres de doblistas que están arriba que se pasaron a esta categoría porque en individual les pasó lo mismo que a mí, fracasaron. Así que un poco de razón sí tienen, algunos de los que nos hemos dedicado al dobles es porque, desgraciadamente, fracasamos en el individual.

Luego hay otra leyenda que dice que si los jugadores de singles disputaran el dobles arrasarían con todo.

Eso es una lucha que tenemos constantemente en el vestuario. A ver, algunos sí, pero no todos. Si te fijas hay muchos cuadros donde entran jugadores del individual y no siempre ganan. Luego hay otra frase de la que también estoy un poco cansado, la que dice que cuando los singlistas pierden en dobles es porque lo han tirado para reservarse de cara al individual. Es un poco injusto para los doblistas puros. Pero bueno, si me preguntas qué pasaría si Rafa y Roger jugaran en dobles cada semana y entrenasen juntos, evidentemente serían los mejores del mundo, porque son únicos. Al final es mejor para nosotros que los singlistas buenos decidan no jugarlo.

De todas formas, de jugar individual a jugar dobles tiene que parecer un deporte distinto.

Cambia todo. Tienes menos desgaste físico y, además, jugar en equipo te permite a veces jugar mal y ganar si tu pareja lo hace bien. Como ha pasado hoy, por ejemplo, que yo no he estado muy bien y Feli sí, aun así hemos podido ganar. En individual, normalmente, si tú juegas mal, no ganas. Siempre es una ayuda tener alguien al lado, tampoco tienes que estar tan bien preparado físicamente y, por supuesto, mentalmente es más positivo tener a alguien cerca para discutir tácticas que si estás solo ante el peligro.

El otro día mirando un orden de juego me fijé que todos los partidos de singles estaban en la Pista Central y todos los de dobles en la Pista2. ¿Cómo lleváis este trato de favor tan desigual?

Yo lo encuentro normal. Tienes que ser un poco realista con lo que tú haces y lo que atrae tu disciplina a la gente. La gente quiere ver antes a los buenos jugadores de individual que a los buenos jugadores de dobles. En mi caso no tengo ninguna queja, me siento muy valorado por la ATP, por cómo nos tratan los torneos, por el prize money… No me quejo, valoro mucho nuestro circuito y estoy encantado de pertenecer a él. Entiendo que yo juegue en la Pista2 y Rafa y Dimitrov jueguen en la Pista1, la gente quiere verles a ellos porque es lo que vende. Si pusieras todos los dobles en la Pista Central y a los singlistas en la otra, la gente iría a verlos a ellos.

En principio, se debería tratar igual al Nº5 del mundo individual que a los Nº5 del mundo en dobles.

A nosotros nos tratan bien, ya te digo, que te pongan en otra pista no significa tener peor trato…

¿Y las televisiones? Mucha gente no se aficiona al circuito de dobles porque lo desconoce, no tiene acceso.

Por suerte cada vez hay más aplicaciones, como TennisTV, que te permite ver la mayoría de partidos en todas las pistas. Mi familia y mis amigos, por ejemplo, casi todas las semanas me pueden ver jugar y no estoy en las pistas centrales importantes. Insisto, en mi caso no tengo ninguna queja. Hoy hemos jugado en la Pista Central, nos podrían haber puesto en la Pista1. No me gusta quejarme y tampoco veo motivos para hacerlo estando el tenis como está hoy en día.

En tu carrera has jugado con muchos jugadores: Granollers, Nadal, Cuevas, Feliciano o Marrero entre otros. ¿Qué buscas en una pareja? ¿Amistad o conexión táctica?

Yo busco tener buen feeling con la otra pareja. No digo que sea íntimo amigo mío, pero sí que haya una buena relación para que luego exista esa complicidad en pista y poderle tratar en cualquier momento del partido, apoyarte en él si estás nervioso, debatir algo táctico… y en mi caso, si puede ser, que hable español (risas).

¿Os obliga la ATP a aprender inglés?

No, no, no. Si me obligasen estaría sancionado (risas). Hablo un poco, pero no nos obligan. Aunque no estaría mal que obligasen porque así espabilaría de una vez.

Lo habíamos dejado en la sintonía de la pareja.

Eso es lo que busco, una buena sintonía. Con Marcel estuvo cuatro años, ahora llevo tres con Feli, la semana que viene juego con Marrero, con Rafa también tengo la opción las pocas semanas que él juega dobles, con Cuevas estuve el año pasado y éste jugaré dos semanas más… intento siempre jugar con gente con la que tengo buena conexión.

Después de empezar la temporada sin muchos éxitos, ¿puede ser Barcelona un trampolín?

Este año hemos empezado bastante mal, muy irregulares, pero la temporada de tierra siempre es muy importante, es la superficie donde me siento más cómodo. En Montecarlo no jugamos muy bien pero esta semana estamos en la final y tenemos este domingo una gran oportunidad de ganar un torneo que me hace muchísima ilusión. Ojalá sea el punto de inflexión para que este doble siga teniendo buenos resultados, hay que mejorar y ser más regulares.

Una curiosidad, ¿por qué te llaman Bolet?

(Risas) Cuando era pequeño era bajito y gordito, como una bola. Una chica que se llama Gemma Selga me dijo: ¡Ay, eres como una bolita! Ahí ya me quedé con Bolet.

Lo tienes ya muy asumido.

¡Estoy encantado! Soy Bolet para siempre, no tengo ningún problema.

Comentarios recientes