Carlos Moyà: "Rafa podría jugar el tiempo que él quiera"

El entrenador del balear dice que a día de hoy le ve a tal nivel de juego y con tantas ganas que "queda mucho más Nadal de lo que la gente piensa".

Carlos Moyà. Foto: Getty
Carlos Moyà. Foto: Getty

Tras la marcha de Toni, Carlos Moyà quedó a los mandos de la nave de Rafael Nadal. El mallorquín conoce a Rafa desde que éste era pequeño y pocos sabrían guiarle en un momento como el de ahora, donde parece vivir una nueva juventud. Tras un inicio de año complicado por culpa de una lesión en el psoas, Nadal ha necesitado de menos ritmo del normal para coger velocidad de crucero y pasar por encima de sus rivales sobre su superficie predilecta. Carlos se sienta con El Confidencial para hablar sobre su pupilo.

"Su regreso ha sido impresionante. Se ha enfrentado a los mejores jugadores actuales en tierra y no sólo ha sido vencer, sino la manera de hacerlo", comienza diciendo Carlos sobre la vuelta de Rafa tras algo más de tres meses sin competir. El entrenador no deja de descubrir cosas nuevas de Nadal y es que a sus 32 años sigue evolucionando. "En los entrenamientos le he visto a un nivel muy alto pero una cosa es entrenar y otras los partidos cuando has jugado tan poco recientemente. Soy consciente de que cada vez le hacen falta menos partidos y horas de entrenamientos para estar a muy buen nivel. Su calidad hace que asimile todo muy rápido", explica.

[getty:946885944]

Tal y como estamos viendo con Djokovic, al sufrir una lesión la mente juega una parte importante ya que cuesta regresar y volver a confiar al 100% en tu cuerpo. "Rafa se llevó muchos torneos sin poder acabarlos. La rodilla, el psoas, la recaída... eso hace que vaya perdiendo confianza en el cuerpo. Montecarlo fue un impulso no solo a nivel de tenis sino de cabeza. Ha sido importante para él verse bien y que el cuerpo le responde", comenta Carlos sobre poder acabar y ganar el primer Masters 1000 de la gira de tierra.

Moyà comentó alguna vez que Nadal cargaba más su calendario porque necesitaba ritmo de partidos para alcanzar su máximo nivel. Le pregunta Álvaro Rama si el no haber jugado tanto en este inicio de 2018 le puede venir bien a la hora de poder completar toda la gira al completo, intentando ganar todos los torneos, algo que nunca pudo lograr. "Él siempre dudaba de cómo llegaría a Montecarlo sin haber competido apenas y yo le intento convencer de que cada vez necesita competir menos para sentirse bien", comenta el entrenador. "Es más importante el descanso y la calidad de los entrenamientos. Al haber competido poco hace también que tenga más ganas. Este año le veo muy fresco, motivado y centrado desde el calentamiento. Eso te lo dan las ganas", continúa.

Carlos afirma con seguridad que Nadal va a llegar a tope para Roland Garros. "Si el torneo fuera la semana que viene, sería perfecto para nosotros", asevera. Tal es la confianza que le tiene a su jugador, que le ve mejorando su gira de 2017, donde logró 4.680 puntos. "La idea es ahora es mantener el N1. En Roma tiene margen para sumar. Si lo hace bien en Roma veo factible que pueda mantener el N1 y si sigue jugando así, también. Sabemos que si todo se hace bien, el N1 es consecuencia del día a día", declara.

[getty:949996904]

Lo logrado por Rafa en Montecarlo es algo que quedará para la posteridad. "Son cifras que ya son historia y que lo seguirán siendo dentro de 100 años. Va a ser muy difícil de repetir. Ahora intentamos disfrutar de todo esto. Si sigue jugando con restas ganas, queda mucho más Nadal de lo que la gente pueda llegar a pensar. Creo que Rafa podría llegar a jugar el tiempo que él quiera. Si se cuida, descansa y sigue entrenando así, va a ser él quien elija cuándo dejar de jugar", asegura.

Carlos explica lo ocurrido tras el partido ante Dimitrov, cuando Rafa le escribió un mensaje al móvil nada más acabar. "Le vi un poco raro durante el partido y dudé si tenía un problema físico o si le había vuelto a molestar el psoas. Le dije que me mandara un mensaje y al verlo, pensé que menos mal que era eso", revela. "El año pasado ya hicimos eso varias veces. 10-15 minutos para coger sensaciones, nada más. Que sea Rafa quien pida eso te da idea de la autoexigencia que tiene. A veces le digo que sea menos duro consigo mismo pero él es muy perfeccionista y es lo que le ha llevado a ser quien es", sentencia.

Comentarios recientes