Nishikori no da tregua en Montecarlo

El japonés Kei Nishikori será el rival de Rafael Nadal en la final de Montecarlo, tras deshacerse en tres trabajados sets al alemán Alexander Zverev.

Muchas son las dudas que se ciernen sobre la posibilidad de que Kei Nishikori vuelva al nivel mostrado hace tres o cuatro años. Su rendimiento en tierra es de todos muy conocido, pero la manera con la que comenzó este 2018 había ciertos miedos de que el japonés no pudiera competir bien en arcilla. Sin embargo, el de Shimane es un trabajador nato, inasequible al desaliente y con el hambre de mejorar con el paso de las semanas. Ha trabajado duro como el que más para superar esa lesión que le apartó gran parte del 2017 y parece que ya está al nivel que todos esperábamos de él.

Ni siquiera un jugador de gran presente y futuro como es Alexander Zverev restó confianza al japonés, cuyo rendimiento y, sobre todo actitud fue sublime. Entre ceja y ceja tiene el volver a levantar un título, siendo éste uno de los torneos donde menos partidos ha disputado, y es que Nishikori no jugaba en Montecarlo desde el año 2012. Seis años más tarde, está en la gran final y lo ha hecho con tremenda firmeza derrotando por 3-6, 6-3 y 6-4 al menor de los hermanos Zverev.

[getty:948053542]

Se atisbaba un partido muy intenso en la Court Rainier III, lleno de peloteos y se podía prever que la ausencia casi total de errores por parte de Nishikori, acabaría desesperando a Zverev. Pero nada más lejos de la realidad. El jugador alemán salió de vestuarios con la lección bien aprendida; sabía que no es preciso precipitarse y buscar constantemente el golpe ganador, y decidió dar a Nishikori de su propia medicina.

La bola pasaba de un lado a otro sin pausa pero sin prisa, para deleite de todos los aficionados que vieron un despliegue de técnica y paciencia por parte de ambos contendientes. La primera manga transcurrió sin sobresaltos al servicio para ninguno de ellos, hasta que en el séptimo juego, Zverev incrementó su intensidad de piernas y atacó algo más con su revés a dos manos. Este golpe es sin lugar a dudas una de las grandes maravillas de su arsenal tenístico, y a buen seguro será una de sus principales armas en su prolongada trayectoria como tenista profesional. La ventaja adquirida en ese juego le sirvió para llevarse el primer set por un parcial de 6-3.

[getty:946893518]

Con un set ya en su bolsillo y tras un set muy exigente en lo físico y en lo mental, el tenista germano se relajó de manera considerable al comienzo del segundo set, algo que aprovechó Nishikori para conseguir el primer break a su favor en el partido. Zverev sabía que si dejaba a Nishikori jugar a su tenis lo tendría muy complicado y volvió a jugar unos muy buenos minutos en la arcilla monegasca e igualó nuevamente el set (2-2). El tenista japonés se encontraba abatido, pero tenía en la mente que ya había conseguido quebrar el servicio a su rival... ¿por qué no una vez más? Y así lo hizo. Nishikori comenzó a bombardear a mitad de pista y creando muchos apuros a Sascha, que vio como el japonés se ponía nuevamente break arriba y se llevaba el segundo set por 3-6.

Tras resolver el segundo set sin apenas dificultades, Zverev dio algún susto en el tercer y último set, pero no resultó ser más que un simple espejismo. El de Shimane se supo dominador del set y del partido en todo momento y logró encauzar las situaciones adversas con pocas dificultades. Un break en el décimo juego fue suficiente para que Nishikori se llevase la tercera y última manga por un parcial de 6-4 y cerrar su pase a la gran final de Montecarlo. El español Rafael Nadal será su rival mañana.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes