Brengle: "Era como si un ácido se derramara en mi piel"

Madison Brengle concede una entrevista en la que cuenta cómo fue el proceso por el que ha denunciando a la WTA y la ITF.

Madison Brengle. Foto: Getty
Madison Brengle. Foto: Getty

Es una de las historias más inusuales que ha vivido el mundo del tenis en los últimos tiempos. Madison Brengle, como recogió Punto de Break en el día de ayer, había demandado a la WTA y la ITF por daños y perjuicios provocados por los problemas acarreados a la hora de tomar muestras de sangre en las pruebas antidoping. La noticia, conocida a través de un comunicado, ha tenido su continuidad a través de la propia Brengle, entrevista por The New York Times.

"Sentí que me cortaban el brazo", relata Brengle sobre la vez que comenzó a tener problemas con la venopunción, una dolencia que viene heredada genéticamente. "Estuve gritando de dolor, porque ni por asomo pensaba que podía dolerme así. Era como si un ácido que se vertiese en tu piel".

Madison Brengle denuncia a la WTA y la ITF por abusos en los controles antidoping

Madison Brengle denuncia a la WTA y la ITF por abusos en los controles antidoping

La tenista pide una compensación de al menos 10 millones de dólares por haberles causado lesiones en el brazo debido a las extracciones de sangre a través de las agujas.

Seguir leyendo

Brengle tuvo su primer análisis de sangre antidopaje en la fase de clasificación de Wimbledon en 2009. Dijo que el médico falló dos veces y que su vena colapsó en el tercer intento. "Llegué al hotel y me desmayé por el dolor". No se le realizó otro análisis de sangre hasta 2016, antes del Abierto de Australia. Brengle dijo haber tenido un ataque de pánico antes de su próxima prueba en Wimbledon, pero pensó que sería mejor si la sangre le fuera extraída del pie.

En esas, los médicos dijeron de ponerle una venda en los ojos para que no viese el proceso. "Para una persona que está teniendo un ataque de pánico, amenazar con vendarle los ojos es como estar en Guantánamo". Así, después de extraer la sangre, el pie derecho de Brengle se hinchó algo que documentó con fotos. Su siguiente análisis de sangre, en el Abierto de los Estados Unidos, le causó tal hinchazón en el brazo que se vio obligada a retirarse de su partido de primera ronda.

"Esa es la prueba de la que mi cuerpo nunca se recuperó. Ese es el análisis que cambió mi carrera, cambió mi vida, más de lo nadie imagina". Brengle argumenta que tiempo después fue detectada con el síndrome que sufre y del que se acordó recibir una exención condicional de un año de pruebas de sangre de venopunción. Y Brengle quiere extender esa exención por el resto de su carrera. En el cierre de la denuncia que presentó el lunes, Brengle solicita "la entrada de una orden judicial permanente que impida a los acusados ​​realizar y amenazar con realizarle un análisis de sangre por venopunción".

"Los doctores me seguían preguntando: '¿Cómo juegas todavía al tenis profesional? Debería limitarte". Brengle dijo que sugirió métodos alternativos, incluido un dispositivo de succión que extrae la sangre de los capilares a través de la piel, pero Stuart Miller, de la ITF, dijo que solo la sangre de las venas había sido validada para la recolección de muestras. "No se puede tener un programa completo de antidoping sin recolectar muestras de sangre, porque proporcionan metodologías de detección adicionales que las muestras de orina por sí solas no ofrecerán".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter