Nadal fue en Montecarlo

Rafa Nadal y el Masters 1000 de Montecarlo han dejado momentos para la posteridad. En sus diez coronas ha ejercido un dominio desconocido.

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

La victoria de Rafa Nadal ante Zverev fue el pistoletazo de salida de una historia tan increíble como inacabada. Rafa Nadal y la tierra batida volvieron a encontrarse para comenzar una nueva primavera que tiene en el Masters 1000 de Montecarlo una parada obligatoria, siendo el segundo torneo más prolífico en la carrera del tenista mallorquín. Es difícil explicar el dominio que durante la práctica totalidad de su trayectoria ha ejercido Rafa en el Principado. A pocos días de que arranque el torneo, Nadal vuelve para ganarlo nuevamente.

Allí fue donde levantó, por primera vez, pues poco después lo haría por segunda en Roland Garros, un título por décima vez. Como si no fuera suficiente, la pluma del español viene cargada de tinta para, tras recuperarse de su lesión, y cruzar a semifinales de la Davis tras ganar a Zverev, aparecer como máximo candidato a levantar el trofeo por 11ª vez. Un hito que seguramente nunca volverá a repetirse. Allí encontró, prácticamente siempre, el sabor de la victoria, y sobre todo el del absoluto dominio.

Así, Nadal ha registrado hasta el momento 63 victorias y 4 derrotas (2003, 2013, 2014, 2015), un 94% de victorias, sólo por detrás del 98% de Roland Garros.

Fue en 2005 cuando un chaval de 18 años cuestionaba el poder establecido. Gastón Gaudio y Guillermo Coria sucumbían ante un tipo que jugaba sin mangas y que desconocía el cansancio. Que competía con un temple diferente, repleto de pasión.

Fue en 2006 cuando comenzó a meterse en la mente de Roger Federer en tierra batida.

Fue en 2007 cuando no perdió ni un solo set y sólo tuvo que recurrir al 7 en uno, ante Berdych, sumando la triple corona.

Fue en 2008, donde tampoco cedería ningún parcial, dejando auténticas palizas a jugadores como Davydenko.

Fue en 2009 donde, 35 sets después, perdía uno, ante Djokovic, en la final, que acabaría ganando Rafa, con un Djokovic que tanto en Montecarlo como en Madrid apuntaba las maneras que terminaría culminando años después.

Fue en 2010 donde sumó su sexta corona en el Principado, la sexta consecutiva. Los marcadores de sus partidos dibujaron lo siguiente: 6-1 6-0 6-0 6-1 6-4 6-2 6-3 6-2 6-1 6-0. Sólo se dejó catorce juegos por el camino.

Fue 2011 donde sumó su octava corona.

Fue en 2012 donde se detendría temporalmente, pues Djokovic le destronó en 2013 y fue en 2014 pero sobre todo en 2015 Nadal cuando perdió buena parte de la confianza en sí mismo.

Fue en 2016 cuando resurgió para levantar por novena vez la Copa. Y fue en 2017 cuando sumó dobles dígitos para entrar en el olimpo de la estadística.

Ahora, en 2018, no parece haber rival que pueda cuestionar los cinco anteriores párrafos, las diez copas, las innumerables exhibiciones ofrecidas en Mónaco. París a un lado, fue Montecarlo donde Nadal más veces fue Nadal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter