Federer tendría que recibir una invitación para disputar los Juegos Olímpicos Tokio 2020

Los aficionados sueñan con ver al suizo en la cita olímpica pero al no disputar la Copa Davis, dependería de recibir una invitación.

Soñar es gratis, inevitable y tremendamente satisfactorio. No hay aficionado al tenis en la faz de la tierra al que no se le haya pasado por la cabeza la posibilidad de volver a ver a Roger Federer en unos Juegos Olímpicos. Esta posibilidad parecía utópica cuando el helvético renunciara a ir a Río de Janeiro 2016 por lesión, ya pasada la treintena y ni siquiera se podía pensar que Japón podría disfrutar del tenis del mejor de la historia.

Pero a medida que avanza el tiempo parece más factible esta posibilidad. Una de las pocas cosas que no ha logrado Roger es el oro olímpico en individuales, habiéndolo conseguido en dobles en Pekin 2008 así como una plata en individuales en Londres 2012. Abanderado en dos ocasiones de la delegación suiza, acudir a los que serían sus cuartos Juegos Olímpicos sería algo histórico. Federer es prudente y no presenta la cita olímpico como un objetivo.

[getty:459461336]

Tanto es así que la vía para acceder directamente está sellada para él. Y es que a pesar de no haberse retirado oficialmente de la Copa Davis, ya ha dejado claro en varias ocasiones que lo lógico sería no volver a disputarla, después de haber adquirido la Ensaladera en 2014. Para obtener el pase directo a los Juegos Olímpicos, se requiere haber disputado al menos tres eliminatorias de Copa Davis en los cuatro años anteriores, pero no todo está perdido.

Federer:

Federer: "Soy honesto conmigo mismo y con mi equipo de trabajo"

El jugador suizo habla del secreto de su éxito y responde sin tapujos a si piensa jugar en Roland Garros y llegar a Tokio 2020.

Seguir leyendo

Y es que la ITF dispone de ocho invitaciones al cuadro final que Federer podría solicitar si llegara a 2020 en plenitud de condiciones y con el anhelo de volver a unos Juegos. La última participación en Copa Davis del suizo data de 2015, cuando compareció para favorecer la permanencia en el Grupo Mundial de su nación, imponiéndose a Países Bajos. Llama la atención que el debut en esta competición de Roger se produjo en el siglo XX, concretmente el 2 de abril de 1999.

Fue contra Davide Sanguinetti, al que se impuso en cuatro mangas y junto a Marc Rosset, favoreció la clasificación a cuartos de final de Suiza. El balance en esta competición del de Basilea es de 52 victorias y 18 derrotas, habiendo ganado 40 partidos individuales y tan solo perdiendo 8. Han sido un total de 27 apariciones que, si todo es como se espera, no se incrementarán pero eso no significa que Roger Federer no vuelva a defender los colores de su país. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 van tomando forma, y el sueño puede tornarse en realidad.

Comentarios recientes