Alicante aspira a más

Los jugadores de la primera edición del Challenger Juan Carlos Ferrero celebran las grandes condiciones del certamen. ¿Podría evolucionar en un ATP?

Cartel de la primera edición del Challenger Juan Carlos Ferrero. Fuente: Fernando Murciego
Cartel de la primera edición del Challenger Juan Carlos Ferrero. Fuente: Fernando Murciego

Tan solo es la primera edición, pero quien se haya pasado esta semana por el Challenger de Alicante habrá podido descubrir las expectativas y la grandeza con la que desarrollan allí las cosas. Juan Carlos Ferrero y el resto de la Academia Equelite tenían ganas de afrontar un gran proyecto en la Comunidad Valenciana y el calendario esta temporada les brindaba una oportunidad. Obviamente, no la desaprovecharon. Ahora, con doce españoles en el cuadro final y otras figuras atractivas como Alex De Miñaur o Felix Auger-Aliassime, Villena disfruta estos días de un evento que está llamado a seguir creciendo hacia una nueva categoría. Para que eso se cumpla hacen falta varios factores: trabajo y el apoyo de los jugadores.

“Jugar en España siempre es muy especial, te hacen sentir más cómodo que en cualquier otro sitio. Estoy ilusionado por ver si puedo hacer un gran torneo que me sirva como trampolín para toda la gira de tierra batida”, confiesa Marcel Granollers, uno de los rostros más reconocidos del cuadro y que ya pisa la segunda ronda tras vencer esta mañana a Bernabé Zapata (6-0, 6-2). “Hay muy pocos torneos Challenger que puedan ofrecer unas instalaciones como éstas, además de un grandísimo cuadro. Solamente hay que ver la gente que ha pasado por la fase previa, eso demuestra el nivelazo que hay y la dificultad a la hora de ganar cualquier partido”, añade el catalán.

Pero no todos son españoles, aunque casi. Alex De Miñaur, nacido en Sidney pero criado en nuestro país, también encontró la fórmula para superar el debut ante Ricardo Ojeda (6-3, 6-3). “Me encanta ver a mi familia y mis amigos apoyándome, es una sensación que no tienes el resto del año, donde sueles viajar únicamente con tu coach. Respecto al circuito Challenger, estaría muy bien dejarlos pronto atrás para centrarme en los ATP, aunque al fin y al cabo, todo dependerá de mis resultados y los puntos que consiga al final de año. Mi objetivo ha sido siempre dar mi máximo vaya al torneo que vaya, independientemente de su categoría”, reconoce el de 19 años tras haber firmado ya victorias en Grand Slam y Masters 1000.



Algo más veterano es Dani Gimeno (32), quien acumula ya cuatro triunfos en Villena. “Las previas son muy complicadas, aquí hubo un cierre muy duro con partidos que perfectamente podrían ser de cuartos de final luego en el cuadro”, subraya tras sumar su tres victorias de la Qualy y una más en el main draw ante Javier Martí (6-1, 6-1). “Hay que destacar que Marbella y Alicante son los únicos Challenger en tierra batida que tenemos en Europa, así que toda la gente viene aquí a cazar sus puntos. Para el poco tiempo de reacción que ha tenido el torneo desde que lo hicieron oficial, la respuesta ha sido buenísima, por suerte ya tenían grandes instalaciones para acomodarlos todo. Es más, te puedo asegurar que he visto torneos ATP con peores instalaciones que éste”, declara el valenciano.

En el cuadro final se han llegado a reunir hasta catorce jugadores de ‘La Armada’, doce de manera directa y dos desde la previa. Uno fue Dani Gimeno y el otro, Mario Vilella. “Ha sido una Qualy muy dura, estoy muy contento por haberla pasado y además aquí, en el que ha sido mi club durante tantos años”, indica un hombre que, hasta hace un mes, formaba parte del ‘Team Ferrero’ en Equelite. “Jugar en España siempre es muy especial pero también sientes la presión, sobre todo al principio, en los primeros juegos. Luego ya se te olvida todo e intentas dar el máximo”, confiesa.

Son muchos los que están pero también alguna baja dolorosa de última hora. Como la de Nicolás Almagro, quien todavía anda luchando para regresar de su lesión. “No sé todavía cuáles son los plazos, pero he de tener paciencia y ver cómo se va desarrollando todo. Ojala pudiera volver mañana, pero es algo que no te puedo garantizar, hay días que me encuentro mejor y otros que me encentro peor”, subraya el murciano, jugador también de la Academia durante mucho tiempo. “Aquí he pasado grandes momentos de mi carrera deportiva y siempre es emocionante volver, ojalá que sea un torneo que de la mano de Juan Carlos y de Toni pueda consolidarse en el tour. Ha sido una pena que finalmente no pueda disputarlo”, valora.

Como siempre que existe un proyecto de tenis en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Ferrero aparece como uno de los rostros que mueven los hilos desde la dirección. Una persona comprometida en hacer justicia con un territorio que nos ha regalado grandes campeones. “Valencia ha hecho mucho por el tenis, ha salido mucha gente buena de estas tierras, con lo cual sería una pena no tener algo importante dentro de la Comunidad. Ya tuvimos algo grande con el ATP 500, luego pasó a ser un ATP 250 y ahora pues tenemos un Challenger, la cuestión es tener siempre algo y trabajar para volver a crecer. A nosotros nos gusta hacer las cosas muy bien y, por suerte, tenemos la experiencia y las condiciones para ofrecer un gran torneo”, celebra el ex número 1 del mundo. Ojalá que estemos ante el comienzo de una gran amistad entre Villena y el circuito profesional.

Comentarios recientes