La red de Stephens atrapa a Muguruza

El juego pasivo y calculador de Sloane Stephens frena a la española, que lo intentó pero no pudo salir de la telaraña de la estadounidense.

Sloane Stephens logró una importante victoria en los octavos de final del torneo de Miami al derrotar a la exnúmero 1 del mundo, Garbiñe Muguruza, en dos mangas, 6-3 y 6-4, en un encuentro en el que Stephens dominó por completo el partido sin necesidad de llevar la iniciativa. Stephens esperó desde atrás, templó toda pelota, jugó con los nervios y la potencia de la española para construir un encuentro pasivo pero de completo control. Una victoria que puede hacer mella en una Muguruza que no encontró la manera de entrar en un choque muy particular.

Estaba dentro de todos los pronósticos previos el tipo de tenis que se vería en Miami entre Stephens y Muguruza, y se terminó cumpliendo con un reparto de roles tácticos bien definidos que tuvo en la española la generadora de todo el tenis arriesgado y activo con la pelota en juego, un papel que Garbiñe aceptó en la práctica totalidad del encuentro y que entendió como una oportunidad para conectar con su mejor versión ofensiva. Stephens aprovechó mejor las oportunidades de break del primer set y los errores no forzados de su rival (13 en la primera manga) para sentar las bases de una cita que, además, fue en direcciones opuestas.

Habilitado ese tipo de duelo, Stephens fue construyendo mucha confianza en su cobertura de pista. Siempre detrás de la pelota para devolverla alta y exigir un golpe aún más potente o certero a las esquinas, Muguruza decidió seguir por el mismo camino y optar por recuperar dicho balance en la confianza de una y otra para poder igualar la contienda y venirse a la red a cerrar jugadas con continuidad. Todo fue tímido; Stephens se hizo cada vez más poderosa un metro más atrás y devolvió todo lo que Garbiñe generó.

Si bien el partido no fue especialmente contundente en el marcador, Muguruza fue progresando en el mismo con cierta frustración por no hallar agujeros en la sólida defensa de la campeona del último US Open, quizás una de als jugadoras de la élite que mejor se acomoda en partidos grandes, donde puede ceder la iniciativa y confiar en su paciencia y su control de la velocidad rival. Fue precisamente ese escenario el que la vio brillar para crecer y activar su arsenal ofensivo para ganar en Nueva York.

Sin aquel lustroso nivel, Stephens tejió de nuevo su telaraña ante una pegadora que si bien ha demostrado en incontables ocasiones su valor en el ritmo templado y constructor, con capacidad para remar y ser flexible, hoy fue presa de lo contrario y se va de Miami sin encontrar nuevamente las mejores sensaciones. Por su parte, Stephens puede soñar con algo importante tras su titubeante arranque de temporada.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes