Novak, ¿cuánto tiempo necesitas?

El serbio, que acumula tres derrotas consecutivas, pasa por una de las crisis más extrañas que se le recuerdan. ¿Volveremos a ver su mejor versión?

Paf¿Nuevo? Dos apuestas sin riesgo regaladas para empezar a pronosticar partidos
El serbio lleva un 2018 repleto de malas noticias. Fuente: Getty
El serbio lleva un 2018 repleto de malas noticias. Fuente: Getty

Unos dicen que la lesión todavía remite, pero no lo confiesa. Otros lo achacan a la falta de rodaje, aunque suena a justificante barato. Algunos creen que el problema es puramente mental, aunque nos cueste creerlo. Los hay hasta que piensan que es ley de vida, o ley de quirófano, ese del que nunca sales igual que como entras. La cuestión es que estamos acabando el mes de marzo y Novak Djokovic sigue sin aparecer en 2018. El año donde muchos vaticinaban un regreso de ciencia-ficción, ‘a lo Federer en 2017’, una temporada donde retomar la alegría, la confianza y la motivación… y que se ha convertido en un desierto con más dudas que certezas.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Tres derrotas consecutivas. Tres derrotas consecutivas. Tres derrotas consecutivas. Por mucho que lo repitamos no deja de sonarnos raro en la cabeza, mucho menos si estudiamos los rivales. Ante Hyeon Chung en el Open de Australia, frente a Taro Daniel en Indian Wells y contra Benoit Paire en Miami. Ninguno de los tres le había ganado nunca y, ahora, ninguno de los tres tiene perdido el H2H ante el serbio. Increíble pero cierto. Nunca es fácil regresar de una lesión, lo sabemos, pero tantas veces le vimos hacerlo a Roger y Rafa que pensamos que Novak pertenecía a esa misma Liga de súper héroes. Motivos teníamos para creerlo. Además, el calendario no podía haber elegido mejores escenarios para que el balcánico iniciara su particular reconquista: lugares como Melbourne (6 títulos), California (cinco títulos) y Florida (seis títulos). Ni él mismo hubiera escrito un mejor guión.

"Lo estoy intentando pero esto no funciona, eso es todo. Obviamente no me gusta nada verme en esta situación, yo quiero jugar lo antes posible a mi mejor nivel pero debo asumir que en este momento eso es imposible. No sé qué es lo que puedo esperar, realmente no espero nada. Sigo enfrentándome a mí mismo, marcándome retos en mi salud, en mi juego y tratando de resolver las cosas”. Palabras sinceras pero que al mismo tiempo generan un saco cargado de incógnitas, sobre todo por la tranquilidad con la que afronta el de Belgrado dos derrotas muy amargas en dos de sus templos sagrados como si no pasara nada. Como si no fuera como él. Como si toda esa fiereza que nos enseñó en su ADN se hubiera esfumado con el paso de los meses.


No es la primera vez que vemos a Djokovic deambulando sobre la pista, totalmente perdido en cuando a ideas e inspiración. Después de ganar su primer Grand Slam en 2008 ya estuvo un par de años cargando una presión extra sobre su espalda que no le dejó respirar hasta 2011, donde descargó todo su potencial a gran escala. Pero desde aquel verano en el que logró levantar Wimbledon y colocarse en el Nº1 del mundo, no recordábamos verle flaquear de esta manera. Operación aparte, para quien no le haya visto jugar estas semanas, la sensación por momentos es que cabe la posibilidad de que se le haya olvidado jugar a esto. De verdad, hay golpes o intercambios que son de no creer. ¿Recuerdan los años 2014, 2015 y 2016? Esos años en los que parecía IMPOSIBLE, ya no ganar, sino hacerle daño al serbio sobe la pista. La sensación actual es que CUALQUIER jugador puede salir ahí fuera y pintarle la cara. Duele ver a un gran campeón en un paradigma de tanto riesgo.

La gente en Twitter también habla y, como decía en el primer párrafo, los hay quienes ya perdieron la fe. A mí me choca mucho esta postura, sobre todo en una época donde jugadores de 36 y 31 años se llevan peleando por el trono de la ATP durante casi un año sin dejar entrar a nadie más en la puja. No matemos a Novak, no le enterremos antes de tiempo, echemos un ojo a la historia y aprendamos del modus operandi de las leyendas. Porque sí, este Novak es una de las mayores leyendas que hemos visto en los últimos 50 años. Seguiremos sin saber lo que le pasa, quizá no creamos sus palabras y, seguramente, nos tiremos de los pelos al presenciar su próxima derrota. Paciencia. Espacio. Calma. Démosle a Noval lo único que nos pide, aquello que tantas veces nos regaló en el pasado repleto de partidos para la historia: TIEMPO. El único factor que, sin ningún tipo de duda, pondrá al de Belgrado en el lugar que le corresponde.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter