Roger Federer presume de Laver Cup

El suizo asegura que el torneo servirá como reflejo para otras nuevas competiciones que llegarán en el futuro. Chicago disfrutará en septiembre de la segunda edición.

"En el futuro, estoy totalmente abierto a cualquier cosa. Ya he escuchado a varias mujeres jugadoras que también les encantaría participar". Son las palabras de Roger Federer cuando le preguntan por una hipotética Laver Cup femenina. Es el ejemplo de un torneo moderno llevado por personas que apuestan por nuevos caminos, que arriesgan y que piensan en el espectáculo. El suizo presentó hace unos días la segunda edición en Chicago, la cual se llevará a cabo los días 21, 22 y 23 de septiembre. Pero antes, merece la pena cómo fueron aquellos días mágicos en Praga.

"Fue increíble formar equipo con jugadores que normalmente son tus mayores rivales, allí tenemos la oportunidad de jugar en el mismo lado de la red y ser miembros del mismo equipo. Juego contra tipos como Rafa Nadal, Marin Cilic, Sasha Zverev, Dominic Thiem y Tomas Berdych todo el tiempo, así que tenerlos de mi lado, animándome, dándome consejos y yo haciendo lo mismo por ellos, significó mucho", recordó el de Basilea sobre aquella conquista donde él mismo logró el último punto.

Si esta competición triunfa es por algo tan sencillo como tener contentos a sus jugadores. “Es muy difícil conseguir que un jugador pueda estar disponible durante cuatro fines de semana diferentes durante el año, así cada temporada. En mi caso, jugué muchas series de Copa Davis cuando era más joven y estoy feliz de haberlo hecho. Fui muy feliz disputándola pero llegó un momento en el que ya era suficiente. Creo que la aparición de la Laver Cup representa un terremoto que ha originado cambios, ha servido como inspiración para otros torneos de tenis que seguramente veamos en el futuro. Ha sido algo positivo, nos sentimos adulados por ello”, analiza en helvético con rotundidad.

Ahora es la Copa Davis la que parece obligada a mover ficha y por eso se someterá a una votación para ver si pasa a ser una competición formada por 18 equipos que se enfrenten durante una semana a final de temporada. Este movimiento restará muchos fines de semana de actividad durante el curso pero también restará una semana de vacaciones en noviembre a los jugadores. Lo que está claro es que Roger presume bien alto de una Laver Cup que ha logrado unir a algunos de los mejores del mundo para el beneficio del espectador.

"La primera edición en Praga fue muy especial, tanto para los jugadores como para los fans, estoy ansioso por jugar de nuevo la Laver Cup aquí, en la ciudad de Chicago, una ciudad que enloquece con los eventos deportivos”, confesó Federer, jugador de tenis la mayoría del tiempo pero con la cabeza también en este tipo de negocios que algún día serán torneos consolidados en el circuito.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes