Claves de la victoria de Del Potro frente a Federer en la final de Indian Wells

Analizamos las claves del que ha sido, sin duda, el encuentro de lo que llevamos de 2018. Juan Martín derrotó a Federer con un nivel de juego brutal.

Federer y Delpo se abrazan en la red.
Federer y Delpo se abrazan en la red.

Sin duda, este Roger Federer - Juan Martín del Potro será una final que se recordará durante todo el resto de 2018 y probablemente se seguirá hablando de ella en la edición del año que viene. Los dos nos regalaron un partido increíble que tuvo opciones para cada lado y en el que ambos necesitaron salvar varios match points en contra para mantenerse con vida en el partido. Analicemos las claves de este encuentro tan increíble.

Federer pagó caro sus despistes - No es normal ver a Roger tener esas desconexiones tan brutales en ciertas fases del encuentro. El suizo tuvo un despiste en el primer set y eso se tradujo en un break que le costó esa primera manga. Tener que nadar a contracorriente le condicionó el resto del partido y le hizo mostrarse más nervioso y ansioso de lo normal, lo que le llevó a cometer excesivos errores no forzados.

El revés de Del Potro ya no es su punto débil - Desde su regreso en 2016, Juan Martín tuvo en su revés el punto más débil de su juego y sus rivales encontraban en ese lado de la pista una forma de hacerle daño al argentino. Hoy en día podemos decir que eso es agua pasada. Hace semanas que Delpo viene pegándole genial de revés pero hoy, Roger intentó cargar por ese lado de la pista pero no había forma de hacerle retroceder, devolviendo a veces winners de revés, algo impensable hace años.

El juego de Delpo se impuso al de Roger - No es fácil lograrlo, pero el de Tandil logró imponer su juego en la mayoría de veces sobre el de Federer. En muchas ocasiones, se jugaba a lo que Del Potro dictaba. Incluso en esas bolas cortas y bajas que tanto daño le solían hacer a Juan, el argentino supo lidiar con ellas y terminar los puntos en la red de forma espectacular y es que Delpo estuvo hoy genial desenvolviéndose en la red.

Juan Martín del Thortro - El no poder pegarle de revés hizo que el argentino trabajara en su derecha más que nunca. Perfeccionó un golpe que ya era prácticamente perfecto, elevándolo a una potencia desconocida. Juan parece llevar de verdad un martillo en ciertas ocasiones porque esas derechas que es capaz de conectar son una absoluta locura.

Federer, muy ansioso - Lo comentábamos en el primer punto y es que se le vio muy nervioso a Roger, discutiendo en exceso con el juez de silla, algo poco habitual. Esos nervios le hicieron cometer excesivos errores que terminaron perjudicándole justo cuando más necesitaba no cometerlos. Llegó a sacar para partido con 5-4 en el tercer set y se le fue una victoria que tenía prácticamente en la mano con 40-15. No es frecuente ver a Roger mostrarse así de impreciso en el juego y ausente mentalmente y eso nos lleva al siguiente punto.

Un tiebreak horrible de Roger - Lo bien que suele jugar estos desempates el suizo y no se recuerda un tiebreak tan malo por su parte en mucho tiempo. Dobles faltas, errores de bulto y muchas bolas que se fueron largas. Delpo no necesitó siquiera volver a sacar su mejor tenis.

En líneas generales, una victoria más que merecida para Del Potro que jugó un partidazo brutal y nunca le perdió la cara al encuentro a pesar de ir por detrás en el marcador o cuando tuvo match points en contra. El argentino ha demostrado que está para ganar Grand Slams y es que nadie excepto él sabe todo lo que ha tenido que sufrir para volver a saborear las mieles de un triunfo como éste. Hace un par de años estuvo cerca de abandonar el tenis y hoy, besa la gloria. Nada como nunca dejar de pelear por tus sueños. El trabajo duro siempre tiene su recompensa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes