Ljubicic: "La mayor diferencia entre entrenar y jugar es que el jugador es el jefe"

Magnífica entrevista del entrenador croata para la ATP, donde da toda una Master class de cómo debe comportarse un entrenador ante un jugador top.

Ivan Ljubicic y Roger Federer. Foto: Getty
Ivan Ljubicic y Roger Federer. Foto: Getty

En el éxito de Roger Federer en 2017 (y comienzos del 2018 con su título en Australia), pocos han apuntado a Ivan Ljubicic como gran valedor de los trunfos del suizo. El año pasado ya hablamos del croata y es que el propio Federer le señaló como uno de los culpables de su gran versión. El entrenador ha dado una extensísima y muy interesante entrevista a la ATP donde habla sobre cómo es entrenar a un jugador top y qué ha aprendido él durante este viaje en su carrera como coach.

Algo que echa para atrás a tanta gente es el tener que viajar durante gran parte del año. Prácticamente todos los grandes entrenadores han sido tenistas de éxito en sus épocas por lo que ya han viajado unas 25-30 semanas al año durante una década. Ahora que tienen oportunidad de estar en casa con sus familias, se les presenta la duda de qué hacer. "Mi opinión es que si quieres hacer algo en el tenis debes estar dispuesto a viajar. El deporte es así, no puedes estar sentado en casa. La mayor diferencia ahora es que cuando estoy en casa, estoy en casa y no necesito entrenar ni nada parecido. Paso tiempo con mi mujer y mis hijos", comienza diciendo.

[getty:909563146]

El croata, antes de Federer, trabajó con Milos Raonic en la mejor época del canadiense. Para llegar al más alto nivel, Ljubicic también se ha equivocado y justo ha sido entonces cuando ha aprendido lo que debe hacer. "Cuando empiezas a entrenar con un jugador en mitad de la temporada, como me ocurrió con Milos, no puedes llegar y decir: 'Quiero cambiarlo todo, porque así es cómo yo lo hacía'. Creo que las cosas no funcionan así. Como entrenador al más alto nivel tienes que escuchar mucho. Lo más importante es entender a un jugador, así se le ayuda", explica.

"Recuerdo cuando yo era jugador, todavía, que un día le pregunté a Paul Annacone qué se sentía al entrenar. Tenía curiosidad. Me dijo que lo más importante era escuchar, estudiar y mirar alrededor ya que nunca sabías qué información podía ser útil para ti", revela. "Yo por eso trato con mis jugadores de tener un impacto en ellos. No hablo demasiado. Eso sí, si digo algo, estaré convencido de ello".

El croata entiende perfectamente cómo se sienten los jugadores ya que él fue uno de ellos. Saber lo que puede sentir el tenista, tanto en pista como fuera de ella, permite poder ayudar mucho mejor a sus pupilos. "La mayor diferencia entre entrenar y jugar es que el jugador es el jefe. El jugador debe ser duro mentalmente ya que en la pista, es él quien toma todas las decisiones. Como entrenador, debes colocar tu ego a un lado y asegurarte de que haces todo lo que el jugador necesita para competir mejor y que sea mejor persona", reconoce.

[getty:911347458]

Ljubicic explica cómo afronta él su llegada a un equipo nuevo y cómo trabaja desde el principio. "Cuando entrenas a alguien que lleva en el circuito un tiempo, él ya tiene sus propios patrones e ideas. Entonces, debes hacer lo que crees que tendrá un mayor impacto en su juego y sus resultados", dice. "Pienso en cómo mejoro un tenista, cómo algo puede ser mejor, qué se puede hacer para ello... El impacto que logras en ellos no es rápido. Por ejemplo, cuando entrené a Milos o a Roger, nunca pensé en que sería a largo plazo. Esa es la parte complicada. También hay una gran parte de suerte ya que necesitas obtener resultados al comienzo, para que el jugador consiga confianza. No importa lo seguro que el tenista se sienta contigo, que si no consigues resultados, florecerán los problemas", agrega.

Muchos entrenadores han hablado sobre qué se siente en el box mientras sus jugadores están ahí abajo. Los hay que no pueden controlarse y canalizaban mejor los nervios estando en pista. Ljubicic explica que "las emociones son similares a cuando se es jugador, pero a una intensidad menor". "Entrenar es lo más cerca que hay a jugar. Me encanta la adrenalina. Lo que se siente es fuerte, pero nunca serán iguales a cuando se era jugador", asegura.

Por último, en esta Master class que da como entrenador, el croata comenta cuál es la parte más compleja del trabajo de entrenador. "Tienes que saber dónde está la línea. Cuándo quedarte quieto y cuándo cruzarla y decir algo", expresa. "Como entrenador no puedes ser egoísta. No funciona de ese modo. Tienes que entender que a veces, es mejor para un jugador dejarle que cometa un error haciendo algo que es lo contrario a lo que piensas. El entrenador tiene que esperar la mayor parte del tiempo, observar. El jugador es el que actúa. Es el tenista el que gana los partidos. Siempre he pensado que son ellos los que dirigen el espectáculo", sentencia.

Comentarios recientes