Verdasco luchará por la corona en Río

El español desactiva a un errático Fabio Fognini y se medirá ante Schwartzman por levantar el segundo ATP 500 de su carrera. Regreso asegurado al top30.

Una hora y quince minutos de partido necesitó Fernando Verdasco para acceder a la gran final del ATP 500 de Río, la primera de su carrera. El español anuló a un Fabio Fognini (6-1, 7-5) que se hinchó a errores no forzados en ambas mangas, pero sobre todo en un primer set que luego le acabó pesando en el segundo. Diego Schwartzman será el último obstáculo del madrileño en Brasil, una cita de dos claros perfiles de tierra batida que buscarán inaugurar su palmarés esta temporada.

Se agitaba la gente en Twitter emocionada antes de este encuentro. Buscaban hacer cábalas, vaticinar un resultado, inconscientes que de un Verdasco-Fognini pocos apuntes se pueden sacar. Como indicaba Roberto Carretero durante la retransmisión, “será un partido de hora y diez o uno de tres horas”. Sin embargo, dentro de este choque de talento sin favorito claro, un dato esclarecía la incógnita entre tanto humo. De los cinco enfrentamientos entre ambos (el español dominaba 3-2), los dos únicos sobre tierra batida habían ido a parar a manos del madrileño. Puede que no fuera suficiente, pero ya era un indicador de lo que se podía llegar a ver hoy.

En juego estaba un pase a la final de un ATP 500, estancia que ambos jugadores ya conocían bien pero que no por ello deja de ser suculenta. No tanto para Fabio, pensaría alguno después de ver cómo perdía por 3-0 en apenas 10 minutos. Sin energía, corriendo poco y mal, fallando muchísimo y cabreado consigo mismo y con su raqueta. El primer sujeto no sufrió daños pero la segunda acabó partida en dos. Le molestaba el mango y por eso decidió cambiarla… a su manera. El set estaba ya demasiado doblado, ni siquiera la recuperación de un break sirvió para igualar la balanza. De hecho, el italiano no haría un juego más en el parcial. El pronóstico de partido rápido sin sabor cogía fuerzas, aunque estando Fognini en pista siempre hay que esperar una reacción.

No fue una reacción monstruosa, pero ya fue algo más de lo ofrecido hasta el momento. Después de pedir tiempo con el fisio y darse una vuelta por vestuario, Fognini saltó a pista con ganas de jugar al tenis y enmendar su mal comienzo. Incluso gozó de un 0-40 con 2-2 en el marcador que hicieron saltar las alarmas del tenista español, pero tampoco se puso nervioso. Verdasco consiguió sacar ese juego crucial hacia delante y, al mismo tiempo, le arañaba el alma un centímetro más al de San Remo. Los fantasmas volvieron a la cabeza del finalista de Río hace tres años, quizá para gastar su último cartucho.

El décimo juego de la segunda manga la empezó Fabio con una doble falta, mal presagio. Pero no, no vino aquí el quiebre, sino un par de juegos más tarde. Donde más duele, cuando ya casi acaricias el tiebreak, allí donde el panorama más negro puede girar en luz, justo el cambio de guión que buscaba el italiano. Pero ya era tarde, Verdasco apretó en ese duodécimo juego y un revés paralelo del italiano no quiso tocar la línea. Fin de fiesta para colocar a Fernando dentro de la sexta final de su carrera en un ATP 500, aunque solo pudiera ganar la de Barcelona 2010. Mañana ante Schwartzman buscará celebrar por todo lo alto su regreso al top30 a partir del próximo lunes.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes