Un argentino reina en Brasil

El argentino derrota cómodamente a Fernando Verdasco y captura el primer ATP 500 de su carrera. Mañana estrenará condición de top20 en el ranking.

Dicen los doctores que los hombres dejamos de crecer a los 21 años. El caso de Diego Schwartzman debe ser de otro planeta porque cada temporada que pasa se le ve más y más grande. El argentino derrotó con muchísima solvencia este domingo a Fernando Verdasco (6-2, 6-3) para capturar en Río de Janeiro el título más importante de su carrera. Lo llaman ‘El Peque’ pero de pequeño no tiene nada. Otra gran actuación que empieza a destapar uno de los jugadores más fiables y peligrosos del vestuario masculino.

Era un partido abierto entre dos jugadores que alcanzan su mejor rendimiento sobre polvo de ladrillo, aunque con una clara diferencia de experiencia en las espaldas. No tanto en las últimas temporadas, donde el argentino ha ido creciendo sin parar y el español ha quedado relegado a un puesto menos protagonista en el circuito. Sin embargo, esto era una gran final, quizá el momento más importante para ambos en los últimos ocho años. La pregunta que resolvería el partido estaba clara: ¿se antepondría la regularidad y constancia de uno o, por el contrario, saldría vencedor el talento natural e inspiración del otro? Rápidamente, tan solo viendo la primera manga, pudimos ver respondidas nuestras dudas.

Y eso que empezó el partido con un break a favor del madrileño, aunque poco lo duró la alegría. Al juego siguiente, Schwartzman recuperaba la desventaja y dejaba claro que aquello no iba a ser ni una faena rápida ni una cita entregada. Aquello debía sacarse adelante corriendo cada bola, devolviendo el máximo número de pelotas e incomodando al oponente antes que buscando el golpe ganador. Se tenía bien aprendida la teoría y así lo demostró con un 6-2 donde apenas regaló nada y donde supo brillar desde el contraataque y la paciencia. Había que recordar que el bonaerense pisaba en esos momentos su primera final en un ATP 500, cosa que hasta el momento era imperceptible.

Había que buscar dónde estaban los aspectos a mejorar y uno de ellos era claramente el servicio. El argentino estaba restando el 92% de los saques del español, un factor que le obligaba a pelear por cada punto sin obtener tregua en intercambios rápidos. El ritmo del partido lo marcaba Diego, totalmente hipnotizado en su buen hacer, casi imposible de distraer o de sacar del encuentro. Aquello terminó desarbolando a un Fernando que le fue pesando el guión propuesto, dejando muchas bolas en la red y sin saber muy bien cómo dañar el sistema de su rival. Pero el sudamericano no es de acero y también le llegó el momento de flaqueza. Un buen saco de puntos quiebre a favor del madrileño que, igual que aterrizaron, despegaron sin piedad. Luego le llegó la opción a Schwartzman y el desenlace sería muy diferente.

Al final fue un ejercicio de constancia y determinación en el que Schwartzman supo jugar mejor sus cartas, por eso esta noche descansará un ATP 500 en su vitrina, el primero de su carrera. Por eso mañana su nombre aparecerá dentro de los 20 mejores del mundo después de una semana de escándalo donde nadie fue capaz de arañarle un ser. Verdasco, por su parte, volverá al top30 y, en apenas unos días, tendrá la oportunidad de tomarse la venganza por su mano. ¿Quién le ha tocado en primera ronda de Acapulco? Exacto, el reciente campeón del Río Open.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes