Marina Erakovic compaginará el tenis con su carrera musical

La que llegara a ser 39 del mundo, volverá a las pistas pero sin abandonar una incipiente carrera musical con éxitos en Nueva Zelanda.

Marina Erakovic en 2018. Foto: zimbio
Marina Erakovic en 2018. Foto: zimbio

Hay historias que causan estupor, admiración, sorpresa o que incluso divierten. Es el caso de lo que está haciendo Marina Erakovic. Esta neozelandesa, santo y seña del tenis en su país, decidió a sus 29 años abandonar las pistas tras una carrera dilatada y en la que se ha ganado el pan con el sudor de su frente. Quizá no haya sido la tenista más talentosa pero su nobleza hacia el deporte que la apasiona permitió que llegara a ser 39ª en el ranking WTA en 2012, y se presentara en tercera ronda de Roland Garros (2013) y Wimbledon (2008, 2013 y 2016).

No es el tenis la única pasión de Erakovic, que desde muy joven ha estado en contacto con proyectos musicales. Dio prioridad a su carrera tenística pero a final del pasado año, hastiada de viajes y malos resultados en los últimos tiempos, se puso al frente como vocalista del grupo The Mad Era. Ritmos electrónicos acompañan la voz de la virtuosa con la raqueta, que también lo es con los micrófonos.

Sin embargo, es difícil renunciar a algo que se quiere tanto como el tenis por lo que Erakovic se ha decidido a compaginar ambas facetas."He podido descansar este tiempo y recuperarme de mi lesión de espalda. Ahora me siento bien y me vuelven a dar ganas de competir pero será un proceso lento. No me pongo una fecha para reaparecer pero seguro que será después de marzo", señaló la neozelandesa en Stuff.

"Ya entiendo por qué los mejores del mundo también se toman descansos de algunos meses. La verdad es que el cuerpo necesita un respiro", señala una Erakovic que aún confía en sus posibilidades. "Soy joven y sé que puedo seguir haciendo un buen tenis", asevera la neozelandesa, cuya canción Pleasantville está compuesta en Indian Wells y habla del torneo y el lugar donde se desarrolla.

"Estuve un tiempo componiendo y ensayando durante algunos torneos. Quería probarme y comprobar si a la gente le gustaba lo que hacía. Soy muy tímida y la música me ayuda mucho. Estoy muy contenta de la buena acogida que han tenido las canciones", dijo Marina con visible emoción. Así pues, el circuito WTA podrá volver a contar con el tenis de la neozelandesa en poco tiempo y, por ende, habrá una música jugando a tenis a máximo nivel. Bonita historia la de Marina Erakovic.

Comentarios recientes