Pablo Andújar: "Desde que me lesioné en 2015 no había vuelto a disfrutar en pista"

El español rompió a llorar en pista tras conseguir su primera victoria oficial tras más de dos años. "Cómo no ponerme a llorar. Esta victoria me sabe a gloria", confesó.

Pablo Andújar logró ganar un partido ATP más de dos años después. Foto: ATP
Pablo Andújar logró ganar un partido ATP más de dos años después. Foto: ATP

Enero de 2016 en Doha. Esa fue la fecha del último partido oficial ganado por Pablo Andújar en el circuito ATP. Aquella victoria en tres sets ante Paolo Lorenzi queda ya lejos en el tiempo. Mucho para un tenista como él, que llegó a estar cerca de meterse entre los 30 mejores del mundo. Ayer, en Rio de Janeiro, ciudad que fue testigo de uno de sus mejores partidos ante Rafa Nadal en 2014, volvió a saborear las mieles de la victoria más de dos años después y Pablo no pudo evitar romper a llorar en medio de la pista.


"Fue muy bonito, muy especial", se arrancó diciendo el español en rueda de prensa, tal y como recogen en El Mundo. "Después de tanto tiempo, tanto trabajo, de tantos médicos, de tantas horas de recuperación... sentir que al final ganas un partido... me he puesto a llorar. Joder, cómo no ponerme a llorar. Creo que el que no hubiese llorando en mi situación no tendría sangre ni corazón", agregaba.

Tres operaciones en su codo derecho pusieron en duda su continuidad como tenista. Pablo llegó a pensar en su retirada pero a sus 32 años, espera que todavía le queden muchas tardes de gloria. "Desde que me lesioné en 2015 no había vuelto a disfrutar en una pista", reconocía Andújar, que a pesar de que a finales del año pasado ya pudo tener más continuidad de partidos, no había podido encontrar la forma física óptima hasta hace poco tiempo. "Para mí, esta es una victoria muy importante ya que llevo mucho tiempo trabajando para regresar y ganar un encuentro así. Después de tanto tiempo, ya merecía la victoria", confesaba.

"Bien en un Future, un Challenger o un Masters 1000, me da igual el torneo, lo importante es disfrutar y sentirme tenista, como ha sucedido hoy. En el fondo de mi cabeza sabía que podría convertirme nuevamente en tenista y aquí estoy", continuaba diciendo. "El duro trabajo de todo este tiempo, donde he estado casi dos años y medio sin poder competir al 100%, para mí ya ha valido la pena", expresaba el conquense, que reconocía haber tenido algún problemilla físico desde su vuelta. "Es muy difícil no sentir nada después de tres operaciones. Lo que necesito ahora es jugar la mayor cantidad de encuentros posible. Esta victoria me sabe a gloria", sentenciaba.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes