El por qué Federer decide saltarse la tierra batida

Ya en 2017 se saltó toda la gira de tierra batida entera y mucha gente se pregunta por qué. Pierre Paganini explica por qué al suizo no le viene bien esta superficie.

Roger Federer podría saltarse de nuevo la tierra batida este año. Foto: Getty
Roger Federer podría saltarse de nuevo la tierra batida este año. Foto: Getty

Roger Federer aparece hoy lunes en lo más alto del ranking y por primera vez en la historia, el mejor jugador del mundo lo hace sin sumar un solo punto sobre tierra batida. Al suizo apenas le han bastado 13 torneos para ascender hasta esta plaza y muchos se preguntan si este año decidirá saltarse toda la gira de arcilla, al igual que hiciera el año pasado. ¿Por qué Federer decide saltarse la gira sobre esta superficie? ¿Cuáles son las verdaderas razones? Pierre Paganini, hablando para NYT da más detalles.

"La gira de tierra batida este año sigue en el aire", comentó esta semana anterior en Rotterdam. Es una decisión que aún no ha tomado y que muy probablemente tendrá que esperar hasta después del torneo de Miami. De cómo acabe ese torneo, el cual tampoco está claro que juegue, dará pistas sobre cuáles serán sus próximos pasos. El año pasado aprovechó su discurso en Miami para anunciar que no jugaría nada hasta, quizá, Roland Garros, torneo del que se bajó luego tras probarse una hora y media entrenando sobre tierra y no encontrarse cómodo con su rodilla. El año pasado afirmó en una entrevista que no concibe el hecho de no volver a jugar al menos una vez más en Roland Garros, pero que de momento, es una superficie sobre la que será difícil volver a verle competir mucho más.

[getty:698815610]

Pierre Paganini, su preparador físico de toda la vida da más detalles sobre el por qué Roger intenta evitar esta superficie. La razón va más allá de tener menos posibilidades de ganar. "La ventaja de la tierra batida es que hay menos impacto para las articulaciones porque los tenistas se deslizan. La desventaja de las pistas duras es precisamente eso, el impacto", comenta Paganini. "Pero la parte positiva de las pistas duras es que ese impacto es muy breve. Es un '¡Bang!', y enseguida el pie abandona el suelo. Para un jugador que es tan coordinado y bailarín como Federer, machaca sus articulaciones mucho menos en ese momento", continúa.

"La parte mala de la tierra batida es que con el deslizamiento, hay mucha vibración dentro de las articulaciones. No se ve desde fuera, pero para controlar este deslizamiento hay inestabilidad en la rodilla, el pie y el tobillo. Y eso, en según qué casos, puede ser malo para la rodilla o la articulación en cuestión", termina por explicar. Por lo que comenta Paganini, esa podría ser una de las razones (entre tantas otras) por las que Nadal tiene tan castigadas sus rodillas.

En lo que concierne a Federer, el haber pasado hace no tanto por una operación en su rodilla hace que no se sienta cómodo con los deslizamientos al producirse esa inestabilidad en esta articulación. Habrá que esperar al término de Miami para ver si Roger decide jugar algo sobre esta superficie este año. Seguro que se probará y verá si un año después, su rodilla se siente más cómoda sobre tierra batida.

Comentarios recientes