Los padres de la ATP (I): Donald Dell

El estadounidense Donald Dell firmó en sus oficinas el estatuto del circuito ATP. Su figura explica el crecimiento y expansión del tenis

Donald Dell. Foto: Getty
Donald Dell. Foto: Getty

Año 1972. El tenis está a punto de fundar lo que hoy conocemos como Asociación de Tenistas Profesionales, es decir, el circuito masculino profesional. El tenis y sus protagonistas han entendido que su deporte necesita estructurar lo que viene siendo un negocio. Jack Kramer, amateur en los años 40 y miembro del circuito profesional que se organizó en paralelo en los años 50, está a punto de dar un paso histórico en el tenis masculino. Y lo va a dar de la mano de un tipo con un olfato especial para comprender el crecimiento del deporte norteamericano y, por ende, mundial.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

"Mi objetivo, y soy un fan absoluto de este deporte, es hacer del tenis el deporte profesional más grande de Estados Unidos. He estado tratando de hacerlo desde 1967. Quiero ver al tenis tragarse el golf, y creo que en los próximos cinco o diez años, lo hará". Fueron exactamente cinco los años que tardó Donald Dell, junto al citado Kramer y a Clyff Drisdale, en firmar, en sus propias oficinas, los estatutos de un acuerdo por el que se bautizaba al actual circuito ATP. Donald Dell ponía a nombre a una realidad. La primera piedra de un deporte de calado mundial que funciona hoy en día como una industria.

"Quiero ver al tenis tragarse Al golf, y creo que en los próximos cinco o diez años, lo hará"

Donald Dell destacó en su vida por muchas cosas, pero de entre todas ellas estuvo entender que el todo estaba formado por muchas partes y que retirándose del primer plano podía comprender las necesidades de todas ellas. Es decir, fue reconocido como el mejor intermediario del deporte estadounidense.

Desde los primeros años de la década de los 70, Donald Dell pasó a ser el agente y representante de jugadores más famoso del país y también asesor del senador Robert Kennedy. Fundó el ATP Washington junto a John Harris y Arthur Ashe, a quien también representó antes de fundar ProServ, una agencia que llevó las carreras de representación de multitud de jugadores de la NBA y del mundo del deporte estadounidense. Dell sabía entender las necesidades que necesitaba un juego que había pasado a ser un deporte para convertirse finalmente en un negocio, visualizando lo que deriva de dicha transformación.

Así, no se limitó a entender la evolución del juego, del que era un apasionado absoluto -fue capitán de Copa Davis de Estados Unidos- y miembro de la misma como jugador en 1961 y 1963, sino a dar soporte, anticipándose, a todo tipo de recursos que los jugadores comenzaban a echar en falta: entrenadores, representantes, ayuda legal. Dell creó una red de representación cuando aún nadie había pensado en ello.

Su bufete de abogados - Dell, Craighill, Fentress & Benton - representaba simultáneamente a más de 25 jugadores, incluyendo a la mayoría de los tenistas estadounidenses de dos generaciones consecutivas: Arthur Ashe, Stan Smith, Bob Lutz, Dennis Ralston, Marty Riessen, Charlie Pasarell, Harold Solomon, Dick Stockton, Roscue Tanner, Brian Gottfried o Eddie Dibbs, y muchos de los grandes tenistas extranjeros de la época: Manuel Orantes, Raúl Ramírez. Wojtek Fibak, Tony Roche. los hermanos Amritraj, Zeljko Franulovic o Jan Kodes.

A medida que el tenis fue creciendo, Dell fue tocando todos los palos adyacentes: derechos de TV, formación de torneos, exhibiciones multitudinarias. Apodado Donald Deal, su nombre estaba presente, de algún modo, en cada golpe, en cada espectador, en cada jugador, en cada partícula de un deporte que hoy es patrimonio de mucha gente. Entendió cómo podía expandirse un deporte y lo que era necesario para que fuera posible.

"Permítanme explicar algo sobre mi yo interior. Creo que soy un hacedor, un creador, un ejecutor. Creo que una persona debe ser juzgada por su desempeño, no por su personalidad. Siempre escuchas a la gente decir: 'Dios mío, el tenis está jodido, todos pelean, todas las entidades quieren poder'. ¿Saben lo que le digo a esas personas? Analícenlo con mucho cuidado. Tendremos un circuito masculino valorado en 11 millones de dólares en 1978, con 20 eventos retransmitidos en la televisión nacional. Tenemos una buena y sólida asociación de jugadores. un consejo de tenistas, un código de conducta. No lo hemos hecho todo mal".

Dell también muchos detractores, que le acusaron de amasar poder y de influenciar en multitud de decisiones. Había fundado la ATP, había firmado a muchos jugadores bajo su agencia legal y representativa y era siempre una voz muy importante para tomar cualquier decisión. Pero él se defendía con discursos muy potentes y sonoros. No en vano, para colmo y guinda, había sido amigo y asesor de Robert Kennedy en los años 60. Habilidoso negociante, había nacido para crear acuerdos, para intermediar entre todas las partes. El beneficio de las mismas sería el beneficio del tenis y el suyo propio.

"La ATP es lo mejor que le ha pasado a los jugadores. Si cada jugador se detuviera y pensara por un minuto en los beneficios y la voz que se derivó de ellos, se daría cuenta de que lo que ha hecho la ATP en estos cinco primeros años es notable. Cuando yo jugaba, fui suspendido en 1963 porque volví con dos días de retraso de Wimbledon. Fui expulsado del equipo de la Copa Davis durante seis semanas. Me dijeron que no podía aceptar ningún gasto de viaje, hotel o comida durante tres años. No tenía ninguna ayuda. Esa experiencia dejó algunas cicatrices. Creo en la independencia de los jugadores. Creo que los tenistas deberían tener voz en su propio destino, y nunca lo hicieron antes de la ATP".

Su destreza para darle valor al deporte como generador de negocio, convencía. Sus ideas estaban claras.

"Puedes decir: bueno, a medida que crezca, obviamente vas a ganar más dinero. Eso también es verdad. Pero mi objetivo nunca ha sido controlar el tenis o ser un agente de poder. El juego es demasiado grande; ninguna persona o grupo va a controlarlo, y no deberían. Mi filosofía es simple. Quiero un equilibrio justo de poder entre jugadores, torneos, patrocinadores, espectadores y árbitros."

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter