Rebecca Marino vuelve a las pistas tras superar una profunda depresión

La canadiense ha estado casi cinco años fuera de la competición y en su retorno ha ganado el torneo ITF 15.000 Antalya, demostrando gran fuerza de voluntad.

Rebecca Marino en 2018. Foto: zimbio
Rebecca Marino en 2018. Foto: zimbio

La vida consiste en superar problemas y salir reforzado de ellos. Nadie está exento de piedras en el camino con las que tropezar y la de Rebecca Marino le hizo tambalearse pero la canadiense ha recuperado la alegría. A sus 27 años, la que fuera número 38 del mundo y se erigiera en promesa mundial, ha vuelto a empuñar una raqueta tras más de cuatro años desaparecida del mapa.

En 2011 el nombre de la canadiense saltaba a la palestra con actuaciones destacables en grandes torneos y un tenis imponente. Sin embargo, apenas dos años después el castillo de naipes se derrumbaba por motivos que no trascendieron. Y es que el asunto no era baladí; una profunda depresión asoló a la de Toronto cuando tan solo tenía 22 años, al no ser capaz de gestionar las críticas y las faltas de respeto recibidas y sucumbir a la presión mediática.

[getty:119976170]

"Muchos piensan que las palabras no dejan huella pero a veces se leen cosas que dan miedo. Siempre he sido sensible y tener que leer a gente que me deseaba la muerte por perder un partido me generaba una ansiedad total", dijo la canadiense en el momento de su retirada en declaraciones recogidas por Ubitennis. Por suerte, estos años han servido a Rebecca para recuperarse al 100% y parece lista para dar que hablar por su buen hacer en la pista.

Tanto es así que en su regreso a las pistas se ha alzado con el título en el ITF 15.000 Antalya, sin dejar escapar ni un solo set. "No tengo objetivos de ranking ni resultados, tan solo volver a disfrutar", afirmó la canadiense en ESPN. Es preciso valorar lo realizado por esta joven que puede servir de inspiración para mucha gente joven en muy mal momento. Rebecca Marino lo tenía todo para ser feliz pero cayó en la oscuridad de una terrible enfermedad de la que ha podido salir. Todo lo que haga será insignificante comparado con eso, pero si sigue cosechando buenos resultados su ejemplo será una referencia para muchos.

Comentarios recientes