Kyle Edmund, la principal amenaza para España

El británico Kyle Edmund será la principal amenaza para España en esta primera ronda de Copa Davis. El inglés viene de hacer semifinales en Melbourne.

Parece claro que el destino de Gran Bretaña en la eliminatoria ante España pasará, esencialmente, por la raqueta de Kyle Edmund. El reciente semifinalista del Open de Australia ha acaparado todos los focos en su país de cara a esta primera ronda de competición, que se disputará este fin de semana en la ciudad malagueña de Marbella. Gran parte de las esperanzas británicas recaen sobre él, a pesar de no haber confirmado con contundencia si podrá competir.

La raza de Kyle Edmund es sin duda la de un golpeador nato. El jugador británico es un tenista que atesora un potencial tremendo en su raqueta, si bien, a sus 23 años de edad, todavía no ha sido capaz de exprimirlo al máximo, aunque la versión mostrada en este pasado Open de Australia si que se le asemeja. En su tenis se pueden apreciar rasgos que podrían auparlo, quizá en un periodo de tiempo no tan largo, a una plaza de ránking muy superior a la que ocupa actualmente, situado en el puesto 26 de la clasificación. Pese a ello, cabe apreciar el claro incremento en su rendimiento a lo largo de este 2018, el cual empezó ubicado en el puesto número 50 de la ATP.

El tenista nacido en Johannesburgo pero con pasaporte británico, habló de su gran mejoría en estas últimas semanas, donde ha alcanzado las semifinales de un Grand Slam por primera vez en su carrera: "Han sido unas muy buenas dos semanas para mí. Una gran experiencia en mi mejor Grand Slam, jugando un par de partidos en la Rod Laver Arena. Obviamente acabé un poco decepcionado por haber caído ante Cilic, pero me fui de Melbourne muy feliz por el nivel que he mostrado. Jugué muchos partidos difíciles, vencí a buenos jugadores, y eso es un síntoma claro de que las cosas se están haciendo bien", manifestó el jugador a la web argentina Olé.

[getty:910034044]

La característica que mejor define a Kyle Edmund dentro de la pista es la de un talento inconmensurable. Su servicio, cuando está acertado, es un arma verdaderamente potente, dada tanto su altura como su capacidad para ejercer una violenta palanca con su brazo derecho. A Edmund le gusta adueñarse de los intercambios y, pese a no ser un tenista especialmente rápido, si se puede considerar que ea un más que digno contrincante en intercambios largos desde el fondo de la pista, con que en caso de que llegase a disputar la eliminatoria, los largos intercambios contra Pablo Carreño o Roberto Bautista, pueden ser antológico, ya que los españoles también son tenistas que comienzan a jugar sus puntos desde el fondo de la pista.

Su juego se podría adaptar a la pista dura mejor que a cualquier otra, pero lo cierto es que el británico es un tenista que juega muy cómodo tanto en hierba como en arcilla (ya que será sobre ella donde se disputará la eliminatoria ante España). Edmund se adapta bien a la tierra batida debido a su espléndido golpeo en estático, donde ya le creó problemas a Rafael Nadal en el pasado Masters 1000 de Montecarlo. El único defecto que tiene Kyle en esta superficie es que su saque pierde un poco de efectividad, ya que la bola en tierra pierde un poco más de potencia. ¿Conseguirá España parar el ascenso de Edmund?

Comentarios recientes