Wozniacki impone su ley ante una voluntariosa Mertens

La danesa vuelve a una final de Grand Slam tres años después, tras vencer por 6-3 7-6 (2) a la sensación del torneo, Elise Mertens.

Caroline Wozniacki en Open de Australia 2018. Foto: zimbio
Caroline Wozniacki en Open de Australia 2018. Foto: zimbio

El esfuerzo y la pasión acaban teniendo siempre su recompensa. Eso ha de pensar Caroline Wozniacki, que ha resurgido de sus cenizas con energías renovadas y está más cerca que nunca de cumplir su gran objetivo: ganar un Grand Slam. Si bien es cierto que la danesa ya ha jugado tres finales, a ninguna de ellas llegó con las sensaciones de poderío y confianza con que lo hace a esta del Open de Australia 2018, en la que además el premio sería doble ya que podría retornar al número 1 del mundo.

La nueva versión de la de Odense enamora a cualquiera y la presente no solo como una jugadora sólida de fondo de pista, sino como una mujer que escoge a la perfección el golpe preciso en el momento oportuno y que no tiene un agujero tan grande con su drive como lo tenía hace años. Su progresión al servicio es la que le ha conferido la posibilidad de ser mucho más agresiva y neutralizar a rivales como Elise Mertens, testarudas en su empeño por desarbolar el tenis de la danesa.

[getty:909928508]

La tónica dominante en el partido fue la máxima igualdad. Se presuponía un partido largo y duro y no fallaron a las expectativas. El alto porcentaje de puntos ganados con primeros servicios de Wozniacki acabó siendo determinante, al presentar un impoluto 84%, perdiendo tan solo siete puntos en esta tesitura. En el primer set ambas no acabaron de destapar el tarro de las esencias y en un duelo de trincheras, Caroline dio el zarpazo logrando un break que a la postre sería definitivo.

Mucho más intenso y vibrante fue el segundo parcial, con un intercambio de roturas de saque que derivó en la disputa de un tiebreak. Hubo alternativas para ambas y Mertens obligó a la actual número 2 del mundo a exprimirse en la pista. Lo hizo y recogió sus frutos con un tenis impecable en los momentos cumbre. Brazos al cielo de Melbourne para celebrar algo que se veía venir desde hace meses y que podría derivar en un premio a toda una carrera profesional llena de altibajos emocionales y presión mediática.

[getty:909932628]

Caroline Wozniacki disfruta del tenis y no se agobia con el objetivo de ganar Grand Slam sino que encuentra la motivación necesaria para mejorar cada día. Este cambio de mentalidad es el que ha permitido que gane partido como el de hoy a Elise Mertens y que se erija en clara candidata a ganar el Open de Australia 2018. A un partido de la gloria, a un partido de cerrar la boca a detractores oportunistas y, en definitiva, a un partido de ser feliz como jugadora de tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter