Tennys Sandgren y un problema del s.XXI: las redes sociales

Algunos sectores de la sociedad estadounidense señalan al tenista por borrar unos tweets que le relacionaban con el movimiento de extrema derecha.

Tennys Sandgren entrenado el servicio. Fuente: Getty
Tennys Sandgren entrenado el servicio. Fuente: Getty

Si pensaba Tennys Sandgren que convertirse en la revelación del Open de Australia 2018 solamente le iba a traer buenas noticias, se equivocaba y de qué manera. El jugador de 26 años, que nunca antes había ganado un partido en Grand Slam, peleará en apenas unas horas ante Hyeon Chung por avanzar a semifinales del primer major del año después de dejar por el camino a estrellas de la talla de Stan Wawrinka o Dominic Thiem. De la noche a la mañana ha pasado de ser un desconocido a ser una figura famosa, un deportista de actualidad y una persona a la que descubrir.

Y cuando decimos descubrir nos referimos también a investigar, buscar sus orígenes e intentar destapar ese camino que ha llevado a un jugador que competía en el circuito de los Futures hace 18 meses a plantarse entre los ocho mejores nombres del Abierto de Australia. Aquí entran en juego tantos factores como uno quiera meter, el periodista puede abrir el abanico sin límites, pero si algo sencillo y directo tenemos hoy día son las redes sociales. El lugar más transparente de la red, donde una persona muestra y comparte sus intereses e inquietudes.

Hasta aquí todo bien, exceptuando que nuestro protagonista quizá no estuviera demasiado orgulloso del rastro que había dejado en Twitter justo antes de que los focos le apuntaran. Así pues, el propio jugador afirmaba en una entrevista el pasado martes que había borrado ‘ciertos tweets’ con el objetivo de avanzar y seguir hacia delante, teniendo así un comienzo más limpio en esta carrera profesional que prácticamente acaba de comenzar. ¿Qué problema había con esos tweets? Al parecer, contenían evidencias que le situabas dentro de una corriente activista de extrema derecha, una posición controvertida que le acercaría bastante a personalidades como Donald Trump y compañía.

“No era un contenido que considerara de valor, ya está, es solo que eran unas palabras que algunas personas consideraban incorrectas, una información que no era tan valiosa como para aferrarme a ella. No representaban para nada lo que yo soy como persona. Tampoco digo que los haya borrado porque me sienta avergonzado, sino por el hecho de querer mostrar una visión diferente. Quiero tener un inicio más limpio que todo eso, no creo que sea una mala decisión”, confesó el americano en declaraciones recogidas por Sports Illustrated.

Lo cierto es que algo que en el siglo pasado no hubiera existido, ahora puede convertirse en un problema e incluso en una barrera que te origine enemigos antes incluso de que te conozcan. De hecho, Sandgren no ha sido el único salpicado. John Isner, compatriota suyo y compañero de Federación, saltó en Twitter para defenderlo y le acabaron cayendo palos por todos lados.

“Ahora la gente puede hacer un pantallazo, guardar imágenes y distribuir todo el contenido que ellos quieran. Lo sé y eso está bien, es lo que impera hoy día, pero pensé que borrando ese contenido era una buena manera de seguir hacia delante. Me considero una persona cristiana y devota, soy feliz de hablar con la gente y dejar que ellos sepan lo que siento acerca del mundo. Ahora he tenido que dejar de lado las redes sociales, aunque solo será por el momento. Les echaré un vistazo y haré autocrítica, tomando lo bueno y dejando lo malo, así seguiré aprendiendo y creciendo como ser humano para poder avanzar”, subrayó el de Gallatin entre la tormenta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter