Daniel Orsanic: “La ilusión de los chicos es lo que más me motiva”

El capitán argentino explica en una entrevista la situación del equipo de Copa Davis y analiza los motivos por los que decidió renovar un año más al frente.

Era la peor situación posible en lo deportivo y la idea para descubrir qué componentes estaban dispuestos a seguir peleando por recuperar la división perdida. Daniel Orsanic, el hombre que logró hacer de Argentina campeón de Copa Davis, vio cómo en menos de un año su equipo se desmoronaba y caía al infierno de la segunda división. Un acontecimiento que le sirvió para detenerse, reflexionar y tomar una decisión. De todo esto y mucho más habla el técnico en una entrevista para La Nación, reafirmando una vez más su intensa relación con la Federación y el deseo de seguir mejorando y creando equipo.

"Un año en el cargo me parece mucho tiempo si se hacen mal las cosas y tres años pueden parecerme muy poco si se las hace bien", comienza Orsanic explicando en su charla con Sebastián Torok, uno de los periodistas argentinos que siguen la competición año tras año. La decisión era evidente: seguir o no seguir. Finalmente, Orsanic y el resto del equipo técnico decidieron darle la continuidad que necesitaba el proyecto.

“Siempre, desde que asumimos, el arreglo fue anual, desde el 2015, y Mariano Hood y yo entendemos que es un privilegio capitanear al equipo de Davis. Es una responsabilidad muy grande, ya lo sabemos, la vivimos, pero creemos que es un muy buen desafío deportivo, en lo grupal y como mensaje, seguir transmitiendo lo mismo más allá de los resultados. El desafío es darle continuidad a una manera de pensar y trabajar. En 2017 terminamos mucho antes el año que en 2016, entonces ese período sirvió para analizar y hacer un balance, confiesa Daniel.

Importante también fue entrar al vestuario y ver la situación de cada hombre, tanto de presente como de futuro. “Cada jugador tiene sus prioridades; algunos las han hecho públicas. Pero mayormente nos encontramos con un ambiente muy bueno. A partir de eso entendimos que tenemos la posibilidad de seguir trabajando bien, a la máxima intensidad. La intención, además, es continuar como director de Desarrollo. Con los proyectos que hay y el trabajo que se está haciendo, fueron conseguidos logros muy positivos”, explica respecto al pensamiento de sus chicos.

Pese a ello, la experiencia y opinión de Orsanic también era importante, con él empezó todo y con él debía continuar esta aventura. Pero, visto lo visto en Kazajistán, ¿por qué seguir? “La ilusión de los más chicos me motiva muchísimo. Acompañarlos en su evolución es lo más lindo que hay. Trabajar cada día de la manera en que venimos haciéndolo; buscar que tengan un buen ambiente para competir, que haya mejores posibilidades de viajar y desarrollarse. Eso es lo más lindo que hay; es la mayor responsabilidad”, analiza el ex jugador de dobles. “En Copa Davis, el desafío deportivo es muy interesante. Porque nos ha tocado llegar a las semifinales en 2015, nos tocó ganarla por primera vez en 2016 y nos tocó bajar a la Zona Americana el año pasado. Pasamos por todos los estados de ánimo. Es algo muy interesante, porque se puede mostrar un buen mensaje en distintas situaciones”, sentencia.

Pero antes de que él confiara en sus jugadores, fue la Federación Argentina la que confió en él, un mandato que siempre buscaron mantener pese a la crisis. “Entendí por dónde iba la decisión de ellos. Justamente querían a alguien que no fuera tan reconocido. Querían un perfil más bajo que, quizás, los de algunos referentes tenísticos. Lo entendí muy bien. Y yo siempre confié en lo que podía aportar. En la lista de jugadores referentes del país yo no puedo compararme con un montón, pero para el cargo de capitán no solamente hay que haber jugado bien: se refiere más a relaciones humanas, a coordinar un grupo, a alinear intenciones y deseos, a tener equilibrio. En eso me tenía confianza y acepté porque pensaba que podía llevarlo adelante”, recuerda Orsanic.

Con las dudas de Del Potro y Leo Mayer, con la seguridad de Guido Pella y Diego Schwartzman, y la incógnita de ver cómo regresa Federico Delbonis de su lesión, Daniel Orsanic ya piensa en el equipo, aunque también tendrá un ojo puesto en la serie entre Chile y Ecuador, de la cual saldrá su próximo rival en abril. Una serie en la que, por cierto, entrarán en vigor las nuevas normas de la competición. “Habría elegido que se jugara sábado y domingo en lugar de viernes y sábado; habría sido mejor para el público. La ITF dejó el domingo libre para que los jugadores puedan viajar a otro torneo, pero los cambios deberían potenciar a la Davis. Ojalá el viernes y el sábado esté lleno. Cuando se juega al mejor de cinco sets, gana el mejor; es más fácil dar sorpresas al mejor de tres. Es algo con lo que hay que convivir”, concluye el argentino.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes