Nicolas Jarry: “Estar en el top100 te cambia la mentalidad”

El tenista chileno de 22 años hace balance de su mejor temporada como profesional y valora cada una de sus vivencias hasta llegar a la élite.

Nicolas Jarry durante la pretemporada actual.
Nicolas Jarry durante la pretemporada actual.

Pese a que justo esta semana ya no aparezca dentro del saco (104), Nicolás Jarry (Santiago, Chile, 1995) siempre podrá contar a sus hijos/nietos que un día su nombre amaneció dentro de los cien mejores jugadores del mundo de la ATP. Con sus casi dos metros de altura (1’98m), la hazaña fue conquistada en su localidad de nacimiento, Santiago, donde hace cinco semanas levantaba el tercer título de la temporada y reunía los puntos suficientes para romper esta barrera. Ya con el curso 2017 finiquitado y apurando los últimos días de pretemporada, Nico sacó un hueco en la agenda para sentarse a charlar con Punto de Break sobre sus inicios en el deporte, su lucha contra los malos resultados, su gran evolución durante los últimos meses, el momento del tenis chileno y sus objetivos de cara al próximo año. Hoy descubrimos a uno de los miembros de la NextGen que más darán que hablar en el futuro.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Bienvenido al top100. ¿Qué ha cambiado en tu vida?

Estar top100 es como la primera meta grande que tiene cualquier tenista, poder decir que eres o fuiste top100 en tu carrera es un sueño enorme. Toda persona que se dedica al tenis sabe que es un hito muy grande. Ahora hay que mantenerlo, que es realmente lo difícil, significa un cambio grande pasar de ser un top100 que juega Challengers a ser un top100 que juega ATP, pero esa es la meta del próximo año. Sin duda lo que más cambia es la mentalidad, uno ya sabe que puede estar dentro de ese grupo selecto y eso te da más confianza.

El objetivo lo cumples ganando en Santiago, en casa. El mejor guión posible.

La semana en Santiago será inolvidable por siempre. Venía de una gira por China muy dura donde no gané ni un partido, mentalmente fue muy duro porque estaba jugando muy bien pero los resultados no se dieron. Después fui a Montevideo y pierdo en segunda ronda, pero en mi cabeza solo estaban las ganas de meterme top100 y poder llegar al Open de Australia, la meta por la que luchamos todos los que competíamos en estos torneos (Montevideo, Santiago y Río). Por suerte yo lo pude conseguir ganando en Santiago, jugando en casa. Había mucha presión, se hace raro hasta dormir en tu cama por el hecho de que ya estás acostumbrado a dormir en los hoteles. Saqué fuerza al ver a toda mi familia, tengo un apoyo incondicional por su parte y quería demostrar que sí podía, fui partido a partido y se dio todo bien.

Has vivido muchas experiencias nuevas esta temporada. ¿Con cuál te quedas?

Imposible quedarse con uno, pero lo más bonito fue Santiago. Ganar un Challenger, terminar el año siendo top100, además en casa, aseguré entrar en Australia… lo tuvo todo. Por supuesto es increíble también el hecho de jugar cuadros finales de Grand Slams, pasar la Qualy de Wimbledon, fueron un montón de cosas bonitas y ojalá que sea el primer año de muchas cosas así.

Muchos lo intentan pero pocos llegan al top100. ¿A ti te costó mucho?

He sido un jugador atípico. Jugaba el Junior mientras iba al colegio, hasta que lo terminé afrontando como podía toda esa presión. Mi primer año como profesional fue bueno, mucho mejor de lo pensado, siempre fui creciendo. El momento malo llegó en 2015, al final de mi segundo año profesional, donde me lesioné de la muñeca. Luego todo 2016 fue una pelea por regresar a donde estaba antes de la lesión (top170), pensé que en un año podría volver ahí pero no fue así y pasé una temporada muy mala que me llevó a estar casi 600. Jugaba Futures y sentía que no podía ganar. Allí me replanteé todo, había muchas expectativas que no se estaban dando, sentía que todo el mundo había perdido la fe. pero confié hasta el final, en mi equipo, mis entrenadores, la familia… fueron momentos muy duros que conseguí sacar con confianza. Al final a uno le gusta esto y, con la ayuda del psicólogo, fuimos sacándolo poco a poco hasta firmar esta gran temporada actual.

Tú juegas con ventaja, el tenis te viene ya de familia.

Mi abuelo materno es Jaime Fillol, un destacado tenista chileno que llegó a ser 14 del mundo y él siempre tenía una regla con sus hijos: solo podían jugar al tenis hasta los 14 años. Siempre iba con él a jugar al tenis los fines de semana, me llevó a ver grandes torneos, él era quien hacía aquí el ATP de Chile en el circuito, pero el gusto lo cogí el día que me llevó a Wimbledon y pude estar con todos los jugadores. De pequeño recuerdo hacer todo tipo de deporte: fútbol, básquet, rugby, atletismo, gimnasia… pero al final el tenis fue agarrando fuerza y le ganó a todos los demás. Después hice un par de resultados, mi cabeza empezó a pensar que podría ser bueno en esto y ya le metí al 100%.

El tenis en Chile, quién lo ha visto y quién lo ve.

Posiblemente, ahora esté en su peor momento. No tenemos ni una Federación. Quitando mi caso, a ninguno de mis compañeros les ha ido bien, están todos atravesando por momentos difíciles de su carrera, aunque yo les tengo mucha fe y sé que en 2018 saldrán y aprenderán de todos estos meses malos, igual que yo aprendí de 2016.



Pero ya no solo Chile, el tenis sudamericano no goza de su mejor momento.

Y no sabría decirte muy bien los motivos. Aquí en Chile tuvimos mucha suerte, somos un país muy poco deportivo, sin tener apenas cultura del deporte pudimos disfrutar de grandes jugadores como el ‘Chino’ (Ríos), Nicolás Massú y Fernando González. La mayoría piensan que es fácil llegar, no se valora el éxito todo lo que se debería, pero esto seguro que también ocurre en otros países que tuvieron grandes figuras y se piensan que es para siempre, no se acuerdan de los momentos difíciles que esos jugadores buenos tuvieron.

Esos tres que has nombrado fueron muy grandes. ¿De qué manera afectaron a tu carrera?

Me han ayudado mucho, pero ya en mi etapa adulta. De pequeño no era demasiado fanático, no tenía ídolos, aunque está claro que crecí viendo a Fernando y a Nico. Con Fernando tengo una relación más larga desde chico, él siempre estuvo muy cercano a la familia. Mi entrenador, que también es mi tío, Martín Rodríguez, también fue el entrenador de Fernando durante un tiempo, entonces lo conozco de hace más años. Siempre que tengo alguna pregunta o duda le escribo y hablamos, tenemos muy buena comunicación. Con el Chino y Nico, ahora que son parte del equipo de Copa Davis y están ahí, también me ayudan en cualquier duda y me apoyan a 100%. Es muy bonito tenerlos durante esas dos semanas de Copa Davis para que nos transmitan toda su experiencia.

El tenis camina hacia un nuevo sistema de juego, mucho más rápido y potente. Un sistema que tú conoces bien.

Mi estilo de juego es muy agresivo, tratando de tomar la iniciativa del punto lo antes posible. El hecho de ser alto impide que mi movilidad sea tan fluida como la de otros jugadores más pequeños y por eso también me canso más. Hay que acomodar un poquito el partido a mi favor, usar mis tiros, no esperar a que el otro falle sino buscar yo los puntos con mi derecha sólida y un revés de alto control. También trato de subir a la red y terminar allí los puntos, mi intención es tomar la pelota lo antes posible para acortar los tiempos.



Kyrgios, Edmund, Marterer, Nishioka… son todos de la quinta del 95, como tú. ¿Ves a la NextGen preparada para dar el relevo a una etapa tan gloriosa como la del Big4?

Recuerdo una muy buena victoria ante Chung en los torneos previos al US Open, donde le gané en tres sets. Con Nishioka jugué dos veces seguidas aquí en Santiago y siempre me ganó, pero nos llevamos muy bien. Todos los que has nombrado tienen el potencial para estar ahí arriba, seguro que llega el momento en el que solo se hable de nosotros. Hay algunos como Kyrgios que ya están muy metidos y consolidados, luego hay otros que ya tienen su lugar en el top50. Lo que nos falta a los que todavía no estamos ahí es tiempo, la costumbre de la velocidad de pelota y la concentración que se requiere para este tipo de partidos, no pagar el esfuerzo mental. Todos los jugadores tenemos grandes golpes, cada uno con su estilo de juego, pero la gran diferencia siempre se marca a nivel mental.

¿Cómo planteas este 2018? ¿Muchas metas por cumplir?

Estoy muy motivado con el 2018. Lo primero que he tenido han sido unas buenas vacaciones y ahora ya estoy a tope con la pretemporada, tengo muchas ganas de que empiece. La gran meta es mantener este mismo ranking pero jugando solamente torneos grandes, acostumbrarme al nivel de intensidad que tienen en el tour de ATP y, por supuesto, seguir mejorando en el aspecto tenístico, físico y personal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter