"En Argentina, en tenis somos de primer mundo. En cuanto a recursos, del cuarto mundo"

El presidente de la Asociación Argentina de Tenis, Armando Cervone, habla sobre la grave crisis por la que pasa actualmente el tenis argentino.

Argentina y la Copa Davis ganada en 2016. Foto: Getty
Argentina y la Copa Davis ganada en 2016. Foto: Getty

El presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), Armando Cervone, habló para nuestros amigos de Cancha 1 Radio sobre la crisis que vive actualmente el tenis argentino y es que a pesar de haber logrado la victoria en la Copa Davis el año pasado, cada vez resulta más difícil sostener economías de clubes que ayuden a que la gente se decida por el tenis. Así pues, un país que tocó un día el cielo con Vilas, Clerc, Sabatini, Jaite, De la Peña y toda la Legión que llegó en los 2000, hoy vive uno de sus momentos más complicados.

"Los que nos ha tocado dirigir la AAT nos quedan muchas cosas por hacer. El tenis argentino a nivel deportivo es una actividad de primer mundo, tenemos un reconocimiento mundial enorme y nuestros jugadores son conocidos mundialmente, pero a la vez, somos una entidad de cuarto mundo en cuanto a recursos. Tenemos que lidiar día a día con los escasos recursos que tenemos. Después de ganar la Davis, dije que para mí era igual de importante decir que habíamos sido campeones mundiales de Sub 14 y bronce en Sub 16 y apunta a lo que debe ser el objetivo de una entidad como la nuestra en desarrollo del tenis", comenta Cervone.

A pesar de haber ganado la Davis, eso no se ha traducido en un aumento de afiliados a la AAT pero Armando especifica que el número de afiliados no es un tema que defina los ingresos de la Asociación. "No hay que pasar por alto que en 2016, a pesar de que ganamos la Davis, jugamos cuatro eliminatorias fuera del país lo que eso hizo que no se generaran ingresos de ninguna naturaleza. Encima, comenzamos el año en una fecha malísima, no tuvimos una serie exitosa desde lo comercial. Vender el tenis no es algo sencillo", explica.

Argentina no vive otra cosa sino un reflejo de lo que sucede en tantos otros países a los que les cuesta generar ingresos suficientes como para mantener clubes y ofrecer ayudas a la cantera. A pesar del buen momento por el que pasan tenistas como Del Potro o Schwartzman, el país argentino da señales de que algo no va bien en este deporte. El torneo de Buenos Aires contó en este 2017 con la afluencia de personas más baja desde que comenzara a jugarse en el año 2001 y esto choca frontalmente con el amplio interés del espectador ya que la TV argentina ofrece muchísimos partidos de tenis con gran éxito de audiencia. Lo que está claro es que a Cervone le queda mucho trabajo por delante y no será fácil levantar el tenis en un país que recuerda con añoranza los tiempos donde todo fue mejor.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes