Miami sigue peleado con su futuro

El torneo de Miami vuelve a encallarse en su proceso de traslado tras un desacuerdo económico entre IMG y el condado de Miami-Dade

Miami Open
Miami Open

El torneo de Miami está siendo actualidad con mucha frecuencia en los últimos tiempos. Probablemente demasiada. Su cambio de ubicación supone de por sí un tiempo y una exigencia para muchas partes implicadas que requieren de unos plazos determinados, y es por ello que en todo ese traslado están surgiendo dificultades y muchas dudas. IMG, dueña del torneo, Stephen Ross, dueño del estadio que albergará el evento en 2019, y el condado de Miami-Dade, han vuelto a tener algunas discrepancias que incidirían directamente en la viabilidad económica de los siguiente pasos a dar.

Según recoge Ubitennis, el proceso está en un momento de inpass. Tal y como se sabe, los organizadores esperan trasladar el torneo en 2019 al Hard Rock Stadium. El movimiento comenzó a gestarse después de que los organizadores perdieran un juicio con los dueños de Crandon Park para invertir 50 millones de dólares en la mejora del recinto, pequeño y antiguo. Bruce Matheson y su familia, propietarios del parque, argumentaron ante los jueces que la expansión violaría un acuerdo para mantener el área abierta al público.

La solución planteada fue construir 24 canchas de tenis y una pista central en el Hard Rock Stadium, lugar en el que juega el equipo de la NFL de Miami. Su propietario, Stephen Ross, ha sido un firme defensor de la mudanza. Ross está en camino de recibir 1 millón por año de incentivo para organizar el evento, si se aprueba finalmente. Muchos también ven la propuesta de Ross como la única alternativa para mantener el evento en Miami.

Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade, cree que la cantidad que el torneo va a pagar al condado por permanecer en Miami, de 1.3 millones de dólares, podría ser insuficiente a la espera de realizar una auditoría que valore el acuerdo. Y para ello, ha propuesto que se celebre un arbitraje que IMG, a través de su vicepresidenta, Wendy Elkins, no están dispuestos a aceptar: "Estamos en grave riesgo de no permanecer en Miami".

Aunque todo parece parte del proceso de la negociación, de un tira y afloja público en el que cada parte intenta sacar el mayor rédito posible, a Miami le ha nacido un nuevo problema que necesita resolver. De momento, como es conocido, el torneo se jugará en Crandon Park en 2018, presumiblemente su última edición jugada en Cayo Vizcaíno. Hasta que esta nueva situación se desbloquee, Miami sigue buscando futuro.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter