ATP | Los momentos más emotivos de la temporada 2017

Algunos son momentos, otras son victorias y no nos olvidamos de las lesiones. Repasamos los momentos más emocionante de la temporada.

El equipo Europa en plena Laver Cup. Fuente: Getty
El equipo Europa en plena Laver Cup. Fuente: Getty

El final de una temporada tenística da para mucho. Es momento de repasar lo mejor, lo peor, lo sorprendente, lo decepcionante y, por supuesto, esos momentos que se nos guardaron en la retina debido a su fuerte carácter emotivo. En este saco entran tanto victorias, como derrotas, como lesiones o como ese título que eleva a un jugador de promesa a realidad. Sucesos importantes que marcaron el curso ATP y que hoy nos encargamos de retomarlos para volver a poneros la piel de gallina.

Roger Federer (Open de Australia)

¿Cómo no iba a entrar aquella cita en una recopilación que habla de los sentimientos? Hablamos del mejor de siempre, aquel que estuvo cinco temporadas sin capturar un Grand Slam y que, llegando a Melbourne con 35 años y tras seis meses parados por lesión, sacó su varita para tumbar a Berdych, Nishikori, Wawrinka y Nadal para así volver a sentarse en lo más alto del podio. Y no sería la última vez que lo hiciera en 2017. Su final ante Nadal fue el toque definitivo a una quincena inolvidable que, inevitablemente, provocó una sonrisa y alguna que otra lágrima a todo el público presente.

Nico Almagro (Roland Garros)

Un momento duro, muy amargo, tremendamente doloroso, pero que sirvió para humanizar un deporte que guarda mucha más sensibilidad y compañerismo del que algunas personas creen. En este caso le tocó a Nico Almagro vivir la pesadilla de las lesiones y fue Juan Martín Del Potro el hombre que demostró que por encima de la competición siguen estando las personas. Un simple detalle que dio la vuelta a todo el mundo.

Rafa Nadal (Roland Garros)

Si en Australia había que hablar de Federer, en París tocaba volver a sacar los pósters de Nadal. El balear no se conformaba con nueve coronas en Roland Garros y quiso completar los dos dígitos por primera vez en un Grand Slam. Su triunfo ante Wawrinka dejó constancia tres años después de quién es el auténtico rey de la tierra batida, un éxito que no sería el último de la temporada, ya que luego en el US Open repetiría con el oro. Un momentazo que volvió a poner de pies a una España que nunca dejó de creer en su héroe.


Denis Shapovalov (Rogers Cup)

Fue un torneo descafeinado que tuvo en un pequeño héroe local su mayor alegría. Un jovencísimo Shapovalov que se deshizo en casa de gente como Del Potro o Nadal para plantarse en semifinales del Masters 1000 más importante para los canadienses. No estuvo Milos Raonic en su mejor momento pero su presencia fue rescatada por alguien mucho más joven y que promete darle a este país muchas alegrías en el futuro.

Juan Martín Del Potro (US Open)

Fueron unas semifinales por todo lo alto que nos hicieron emocionarnos con un Del Potro que volvía a mirar de tú a tú a la élite, pero hubo un partido que significó mucho más que el resto. Fue contra Thiem, una tarde en la que la fiebre apareció como elemento sorpresa y donde el austriaco comenzó mandando dos sets arriba ya con la seguridad de tener en su mano el pase a cuartos de final. Pero no, el argentino consiguió sacar su orgullo y su tenis para girar la tortilla y meterse a todo el público en el bolsillo.

Nadal-Federer (Laver Cup)

Sin duda, para muchas personas, el momento del año. Hablamos de Rafa Nadal y Roger Federer, los dos mejores tenistas de la historia, formando equipo en un nuevo torneo en el que Europa tenía que reunir fuerzas ante el gigante americano. Fue distinto a ver al suizo ganar en Wimbledon o al balear triunfando en Francia, pero quizá fue mucho mejor. Los dos en la misma parte de la pista, celebrando los puntos y abrazándose al final. Esa imagen que jamás se nos podrá olvidar y que ya opta incluso a premios.

Grigor Dimitrov (ATP Finals)

El hombre que todo el mundo esperaba desde hace años por fin terminó explotando y saliendo del huevo en un 2017 que acabó situándole en el tercer escalón del ranking mundial. Hubo títulos pequeños, medianos, Cincinnati y, para rematar, el Masters de Londres. Aquel momento final, cuando David Goffin cae derrotado al otro lado de la pista, provocó que el búlgaro cediera al mismo tiempo sobre el cemento londinense, alcanzado lo que seguramente nadie hubiera imaginado hace justo doce meses. La consecución de un sueño.

Lucas Pouille (Copa Davis)

Años de espera para ver a este combinado levantar la Ensaladera que tanto ansiaban. Le tocó a Pouille, el mismo que no dio la talla el viernes ante Goffin, el hombre elegido para poner a Francia en lo más alto y darle a los Tsonga, Gasquet, Simon y compañía una corona que llevaban lustros esperando. Un broche que cerró la temporada a un 2017 de muchos éxitos pendientes para muchos jugadores y países.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter