Carlos Martínez: “Ganar un Grand Slam entra en las posibilidades de Sveta”

El técnico español de Svetlana Kuzetsova habla sobre la recuperación de la tenista rusa y recuerda los momentos más especiales junto a ella.

Sveta y Carlos durante un entrenamiento. Fuente: Samantha Castella
Sveta y Carlos durante un entrenamiento. Fuente: Samantha Castella

El circuito WTA echará de menos a Svetlana Kuznetsova durante la primera parte de la temporada debido a una lesión de muñeca que le impedirá competir hasta el mes de marzo y que le obligará a ver por televisión torneos como el Open de Australia. Tampoco podrá disfrutar del primer Grand Slam de la temporada su entrenador, Carlos Martínez, quien concedió una entrevista al blog de Samantha Casella para conversar acerca de este parón y de paso recordar los momentos más especiales que han vivido juntos a lo largo de estos años.

“El primer objetivo es recuperarse al 100% en el mejor de los casos”, declara Carlos. “Después soñamos con volver al top10 y en ganar un gran torneo. Realmente pienso que ganar un ganar un Grand Slam entra dentro de las posibilidades de Sveta. ¿Si tuviera que elegir uno de los cuatro grandes? Svetlana ya ganó el US Open y el Roland Garros, así que diría Wimbledon”.

Pero antes de que llegue 2018, hay que hablar también de los inicios, de las pequeñas crisis y de un regreso al trabajo que recuperó una versión de Kuznetsova que el circuito merecía. “Después de trabajar juntos durante seis meses y tras ser derrotada en la primera ronda del torneo de Roma ante Simona Halep, sentimos que algo no funcionaba y decidimos separarnos. Todo ocurrió en un plazo de muy poco tiempo. Roland Garros comenzó el domingo y tuvo que enfrentarse a Ekaterina Makarova, cuando el sábado por la noche sobre las 23:00 me llega un mensaje de texto en el que me pedía consejo sobre cómo jugar. Pasó una hora y me llegó otro mensaje que me decía: Carlos, ¿puedes venir a París? Allí estuve y fue bien, llegó hasta los cuartos de final, arrebatándole un set a Serena Williams. Y desde entonces nuestra relación de confianza se ha fortalecido incluso cuando decidimos alternar con Herman Gumy y ocasionalmente con Anastasia Myskina. Finalmente decidimos trabajar solo juntos", recuerda.

“Creo que algo pasó cuando Svetlana llegó al torneo de Stuttgart en 2014, donde venció a Simona Halep en dos sets”, una fecha que el español guarda con especial cariño como punto de inflexión. “Creo que su actitud y su rutina, incluso mental, cambiaron en ese torneo. Nuestro trabajo ha tenido un salto cualitativo, igual que en agosto, meses después, cuando ganó un torneo después de cuatro años en Washington. Aquello fue muy importante, Svetlana entendió que podía volver a ganar torneos”, subraya.

“La mayor emoción para mí fue cuando venció a Agnieszka Radwanska en el primer partido del Master en 2016, ¡no podía creerlo!”, indica cuando le preguntan sobre la victoria más emocionante. “El sábado a las 16:00 había ganado el torneo de Moscú y solo entonces tuvo la certeza de clasificar para el Masters. A las 22:00 estábamos en el avión a Singapur, llegamos a última hora de la tarde e inmediatamente fuimos a entrenar. Al día siguiente estaba en el campo con Agnieszka, estaba muy cansada porque el torneo de Moscú había provocado mucha tensión, pero ahora que había terminado la temporada y el año había sido muy bueno, corría el riesgo de relajarse. Pero Svetlana quería ganar y ganó. También recuerdo la victoria en el torneo de Sydney o cuando venció a Petra Kvitova en Roland Garros 2014 después de un interminable maratón. Pero ese partido contra Radwanska fue una sensación indescriptible, ¡tuve escalofríos!”, valora Martínez.

Su manera de trabajar, su filosofía, su forma de comunicar y sus conocimientos han llevado al español a darle un extra a Sveta durante todos estos años, algo que siempre se multiplica cuando tiene un adecuado nivel mental. “A nivel mental, el tenis implica un esfuerzo inimaginable porque no estaba acostumbrada a perder y una en algún punto tienes que acostumbrarte a ganar de nuevo. Pasa con los jugadores que llevan toda la vida luchando que, con el paso de los años, nunca piensan que van a tener que mejorar su juego, entonces en cuando tienes que empezar a trabajar duro otra vez y eso no es fácil. Para mí todo el mérito es de Sveta: se ha remodelado, ha vuelto al trabajo duro. En 2016, a la edad de 31 años, fue la jugadora que ganó la mayor cantidad de partidos en el tercer set, ¡eso lo dice todo!”, celebra.

"El tenis me ha dado la oportunidad de conocer a muchas personas, de compararme con diferentes culturas, es obvio que a nivel personal también te enriquece. Al mismo tiempo, la vida en el circuito también tiene algo no tan positivo, como cualquier otra cosa, y es el poco tiempo disponible para pasar con la familia, hay mucho momentos de soledad", concluye Carlos.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter