Toni Nadal: “Nunca hubiera podido trabajar con una persona que no fuera correcta”

El tío del número 1 del mundo repasó algunas de las anécdotas vividas con su sobrino en los 27 años de relación profesional que han compartido.

Imágenes de Toni Nadal durante la entrevista. Fuente: Bein Sports
Imágenes de Toni Nadal durante la entrevista. Fuente: Bein Sports

Imagínense estar 27 años de tu vida profesional pegado a una persona. Vale, quizá en este ejemplo estemos haciendo algo de trampa, ya que se trata de un tío y un sobrino. Pero busquen a un tío y un sobrino que hayan compartido tantas horas de vuelo como Rafa Nadal y Toni Nadal. Y cuando encuentren un caso similar, miren a ver si lograron convertirse en números 1 del mundo. Está claro que nos hallamos ante un caso único, un caso que pone su punto y aparte esta temporada y que recordaremos toda la vida. El propio Toni repasó con los compañeros de Bein Sports algunas de las anécdotas más curiosas de su relación con Rafa, ya sea en los comienzos como en la madurez del jugador.

“Todavía me acuerdo de cuando le lancé la primera pelota a Rafael, cuando tan solo tenía 3 años. La relación que hemos tenido es más que la que se puede tener con un sobrino normal, son muchas horas juntos, muchas ilusiones vividas y también alguna preocupación. La relación, evidentemente, es especial. No quisiera decir como un hijo pero bueno, con él he tenido la oportunidad de vivir algo que hubiera sido impensable”, comparte el técnico.

Pero Toni no destaca la calidad de su sobrino como la mayor virtud. “No hubiera podido entender el hecho de trabajar con un jugador que no hubiera sido una persona correcta, porque no entiendo esta realidad, la necesidad de portarse mal en la vida. He tenido la suerte de trabajar con un buen jugador de tenis que además ha sido una persona correcta”, confirma con vehemencia.



Un aspecto que siempre le gusta subrayar a Toni es el tema de la educación de Rafael. “Sus padres son los que han educado a Rafael. Evidentemente ha habido muchos aspectos en los que yo he intervenido porque yo estuve mucho tiempo con él cuando era joven. Yo tengo una cosa que, seguramente, la mayoría de la gente no tenga, y es que procuro ser bastante más duro con los míos que con los otros. No me ha importado si Rafael era el Nº1 o el Nº21, la diferencia es que muchas veces con los entrenadores se confunde la fidelidad con la sumisión. En mi caso, cuando le he tenido que decir a Rafael lo que creía que le tenía que decir, no me he cortado lo más mínimo”.

Anécdotas hay muchas si repasamos los 27 años que han estado juntos, pero siempre hay alguna con más carisma que otras. “Lo único que yo hice cuando él ganó su primer campeonato de España, fue pedir la lista de los últimos 20 campeones de España. Le leí la lista y le expliqué que alguno había sido campeón de España como él pero que luego no sabíamos quién era. Éste otro, campeón de España como tú, tampoco le conozco. A mí siempre me ha gustado en el momento de euforia poner un punto de insatisfacción, creo que para mejorar hay una condición indispensable que es no creerse suficientemente bueno”, recuerda el balear.

Pregunta importante: ¿Es Rafa un genio? “Nunca vi a nadie como un genio y no tengo esa sensación con Rafael. A mí me han dicho muchas veces que es una persona excepcional, pero creo que una persona excepcional no jugaría al tenis, jugaría a cosas para mejorar la sociedad. No considero a nadie excepcional y mucho menos a alguien por pasar una pelota por encima de la red”.

Otra de las anécdotas que siempre se recuerdan es la del cambio de mano cuando era un niño. “Él empezó a jugar todo a dos manos y además lo hacía muy bien, todo a dos manos. Pero yo que siempre me he dejado guiar por mi sentido común y por la lógica, le dije cuando tenía unos 10 años: ¿Cuántos jugadores del top10 conoces que jueguen todo a dos manos? Él me respondió que ninguno. Entonces le dije: Y tú no serás el primero. Yo sabía que antes estaba Gene Mayer, pero no me interesaba que él lo supiera, entonces le dije que tenía que cambiar. Desde hacía tiempo yo no sabía si él zurdo o diestro, pero siempre que él quería dar un golpe fuerte lo hacía desde el lado izquierdo, nunca se giraba al derecho. Ahí pensé que era zurdo, pero luego descubrí que era diestro, ya que lo único que hace con la izquierda es jugar al tenis”, confiesa el único entrenador campeón de 16 Grand Slams.



“Siempre pensé muy bien de Rafael, no hasta el punto de que llegara a ser un ejemplo para la sociedad, pero sí en que no fuera un mal ejemplo. Él jamás ha tirado una raqueta, eso para mí es inconcebible. Lo primero que consigues es caer en el desánimo, impensable, y lo segundo es una falta de respeto para el mundo, para la gente que no tiene. A mí me molesta mucho la queja y tirar una raqueta es quejarse”, descifra sobre el carácter y personalidad de su sobrino, siempre correcta y ejemplar para el circuito.

Por último, Toni vuelve a explicar el porqué de su adiós. “Yo no pienso si Rafa es el mejor o es el peor, simplemente entiendo que mi labor aquí ya no es necesaria y por eso me aparto. Nunca pensé que yo fuera el que le hiciera ganar nada a Rafael, siempre fue él quien ganó las cosas. Va a seguir entrenando con ilusión y ganando cosas, con una gran motivación. Para mí ha sido el mejor jugador de tierra de la historia y seguro que querrá mantenerse ahí”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes