Francia obtiene el premio a la perseverancia de toda una generación

El equipo galo consolida su rol de gran potencia con una Ensaladera muy buscada y que le sitúa en tercera posición del palmarés de este trofeo.

Equipo francés de Copa Davis 2017. Foto: daviscup.com
Equipo francés de Copa Davis 2017. Foto: daviscup.com

El que la sigue la consigue, y Francia ha perseguido mucho la Copa Davis desde que en 2001 se alzara con su novena Ensaladera. Un país ganador y exigente ávido de triunfos que refuercen su conciencia nacional no puede permitirse estar más 16 años sin ganar esta competición. Francia lleva todo el siglo XXI erigiéndose en una de las grandes potencias del tenis mundial, siendo uno de los países que más jugadores ostenta en el top-100 del ranking ATP, ganando títulos y poniendo el cerco a los grandes trofeos.

Sin embargo, nunca se llegaba a la gloria. Dos generaciones con estilos contrapuestos, tanto dentro como fuera de pista, se han fusionado a lo largo de los años hasta alcanzar este éxito. La escuela francesa clásica, encarnada en jugadores como Nicolas Mahut, Julien Benneteau, Gilles Simon, Richard Gasquet, Jeremy Chardy o los ya retirados Sebastian Grosjean, Arnaud Clement y Michael Llodrá, han sabido convivir con el influjo de una sociedad mestiza y renovada, como es la encarnada por Jo-Wilfried Tsonga o Gael Monfils.

[getty:879702882]

Hay muchas Francias dentro de una, y el tenis ha demostrado que el país es más fuerte cuando reman en una misma dirección. Siempre bajo sospecha y en el ojo del huracán de una prensa y aficionados que elevan la exigencia a un nivel superior, con la llegada de jóvenes talentos como Lucas Pouille o Pierre-Hugues HerbeRt y bajo la tutela del siempre encorajinado y carismático Yannick Noah, Francia tiene su ansiado y merecido premio.

"Somos un grupo unido y esta victoria es el sueño que todos hemos tenido durante años. Han sido 16 años duros pero una bonita aventura hasta llegar hasta aquí", comentó el capitán de un equipo que iguala a Gran Bretaña en número de Copa Davis ganadas, teniendo por delante en el palmarés a Australia (28) y Estados Unidos (32). Las finales perdidas en 2002, contra Rusia, 2010, ante Serbia, y 2014, con la Suiza de Federer como verdugo, convirtieron "La Décima" en un anhelo casi místico.

[getty:879702922]

"Estoy muy orgulloso de todo mis compañeros, realmente queríamos este título. Ha sido un sentimiento increíble, de otro mundo, el poder jugar este partido en mi casa ante mis amigos y familia", aseveró un Lucas Pouille que acabó siendo el héroe local al ganar el quinto punto de la eliminatoria."Necesito tiempo para asimilar este gran triunfo. Llevábamos muchos años detrás de esto, cosechando decepciones, finales perdidas, y al final lo hemos conseguido", declaró visiblemente emocionado un Nicolas Mahut que ayudó mucho al equipo a pesar de quedarse fuera de la convocatoria en la final.

Por su parte, Bélgica pierde su segunda final en tres años. David Goffin volvió a demostrar que es un gran jugador pero le falta verse secundado por otro tenista que pueda competir de tú a contra estrellas. Notable papel el protagonizado por Steve Darcis durante todo el año pero se le ha visto sin opciones de competir ante un equipo con tanto fondo de armario como es el francés.

[getty:879756222]

"Lo hemos dado todo. Es duro terminar de esta manera pero hemos hecho grandes cosas como equipo este año. A pesar de haber ganado mis dos partidos estoy decepcionado", comentó el flamante finalista de las Nitto ATP Finals 2017, que está volcando sus esperanzas en la Copa Davis pero, como ya le ocurriera en 2015 cuando perdieron ante Gran Bretaña, se ha quedado a las puertas de la gloria. La Copa Davis 2017 ha brindado notables emociones un año más, y Francia es un merecedor equipo ganador.

Comentarios recientes