Nico Almagro: “Quiero demostrarme que puedo volver a competir con los mejores"

El murciano hace repaso de un 2017 doloroso en lo deportivo pero inolvidable en lo personal. “El hambre sigue igual, pero olvidas antes las derrotas”.

Almagro celebra una victoria esta temporada. Foto: Getty
Almagro celebra una victoria esta temporada. Foto: Getty

Después de ver su inicio de temporada, pocos podían pensar que el 2017 de Nicolás Almagro dentro de la pista de tenis iba a ser tan aciago y agridulce. Las lesiones, el paso por quirófano, derrotas dolorosas y un descenso de cien posiciones en el ranking han sido el resultado tras doce meses de muchos intentos pero poca fortuna. Sin embargo, en el ámbito personal y familiar, el español ha vivido las dos experiencias más increíbles como ser humano: pasar por el al altar y convertirse en papá. Un contraste muy especial que el ex número 9 del mundo explicó en los micrófonos de Planeta Eurosport durante una entrevista realizada el pasado jueves en la Cadena COPE.

“La vida de padre va muy bien, el niño está creciendo mucho y muy rápido, así que todavía estamos adaptándonos a los cambios que esto supone. Cambia todo, las prioridades, la vida… el día del nacimiento de mi hijo ha sido el más feliz de mi vida junto al de mi boda. Cuando eres más joven lo ves todo distinto; ahora el hambre sigue ahí, pero pase lo que pase en la pista, sabes que en casa te espera tu mujer y tu pequeño. Ves todo de una manera distinta, aprendes a olvidar más rápido las derrotas”, confesaba Nico a Fernando Ruiz y compañía.

Pero si hablamos de resultados, el fantasma de las lesiones aparece como protagonista. “Son cosas que pasan, lo quiero ver así, no quiero ver más allá de eso. Empecé el año muy bien en Doha y ya en el partido con Murray recuerdo tener ya la primera lesión que hasta la gira de tierra no me dejó jugar. Luego más tarde, en Roland Garros, justo cuando empezaba a recuperar mi nivel, un mal gesto me hizo pasar por quirófano. Los hechos me llevaron a intentar salvar el 2017 de alguna forma y una mala decisión mía volviendo con la pierna sin estar al 100% provocaron otro mal gesto en Metz y una recaída que significaba acabar la temporada”, recuerda.

Fue precisamente en París donde vimos una de las imágenes más bonitas del calendario junto a Juan Martín Del Potro como protagonistas. “Juan Martín sabe muy bien lo que es pasar por momentos así, se te pasan muchísimas cosas por la cabeza y lo último es que puedas tener algo realmente serio. En Roma, jugando con Rafa, sufrí una rotura de menisco que no me impedía jugar, pero en París me di cuenta de que me imposibilitaba hasta dar un paso. Juan es un grandísimo profesional pero también una persona ‘10’, un gran amigo mío. Tenerlo tan cerca en ese momento ayudó muchísimo, hizo que todo ese momento de angustia fuera un poco menos dramático”, analiza el campeón de 13 títulos ATP.



“El 2017 ha sido, probablemente, mi peor año como profesional pero al mismo tiempo es un año en el que mi vida cambió al 100%. Por todo eso, el 2017 no lo voy a olvidar fácilmente. El nacimiento de mi hijo fue un día mágico, tener una familia es algo precioso, lo demás son cosas que pasan en el camino pero que no me van a derrotar”, valora Almagro. “De cara al 2018 no me he parado todavía a plantearlo bien. Sí que tengo una idea clara de lo que quiero: demostrarme a mí mismo que puedo volver a estar compitiendo con los mejores. Si tengo que empezar jugando Challenger pues los haré, pero sobre todo, lo que quiero es demostrarme que la ilusión por competir sigue intacta. En el momento de que esto ya no sea así, daré un paso a un lado y a otra cosa”.

Por último, el español también dejó constancia del gran año de Roger Federer y Rafael Nadal. Seguramente, dos figuras irrepetibles. “Yo veía imposible que se dieran una pareja tan grande como Federer-Nadal en la misma época, aunque por un momento Djokovic-Murray se volvieron gigantes y también eran intratables, no podían fallar una pelota. Este año ha sido Federer y Nadal los que han sido intocables. De momento, la Next Gen tiene todavía mucho que demostrar. Ojalá que volvamos a ver un cosas así, para los que nos gusta el tenis sería fantástico, pero no lo veo fácil. El hambre que han demostrado ambos en el mundo del deporte será difícil que lo volvamos a ver”, concluye.

Comentarios recientes