Sharapova: "Este título es muy especial para mí"

La rusa repasa su semana triunfal en Tianjin, donde ha sido campeona sin dejar escapar un solo set y regresando al top-60 del ranking WTA.

Maria Sharapova en Tianjin 2017. Foto: zimbio
Maria Sharapova en Tianjin 2017. Foto: zimbio

Las grandes campeonas siempre tienen la capacidad de resurgir, de revertir lo que parece una crisis irremediable en una oportunidad y, en definitiva, de seguir engrandeciendo el deporte. Maria Sharapova es una de ellas. Independientemente de su positivo por dopaje y todo lo que lo ha rodeado, es innegable el amor por el tenis que desprende la rusa en todos sus actos y su capacidad para ponerse el mono de trabajo y mostrarse dispuesta a demostrar que, a sus 30 años, puede volver a reinar en el circuito WTA.

Tras unos titubeantes inicios en su regreso a las pistas, unos meses después la siberiana ya está entre las 60 mejores del mundo y ha conseguido engrosar su palmarés con un título. La confianza que ha desprendido Masha en el WTA International Tianjin Open 2017 vaticina un 2018 realmente interesante si logra mantener este nivel. Se ha asegurado su presencia en el cuadro final del Open de Australia 2018 con el que es el título 36º en su carrera profesional y lo ha hecho con una autoridad aplastante.

[getty:857512500]

Y es que la rusa no ha dejado ni un solo set en un torneo en el que ha ganado a Irina-Camelia Begu, Magda Linette, Stefanie Voegele, Shuai Peng y Aryna Sabalenka. Triunfos contundentes y, lo que es más importante, actitud intachable. No se le caen los anillos a la otrora número 1 del mundo por tener que reconstruir un edificio desde los cimientos. "Es un título muy especial para mí. Hacía un par de años que no ganaba un torneo y hacerlo aquí es un sentimiento muy bonito. Mi equipo y yo hemos hecho un gran esfuerzo para ello", comentó una Sharapova cuyo último triunfo fata de Roma 2015.

"Al inicio del toneo todo es un poco extraño porque no hay casi espectadores y el ambiente es muy frío pero he acabado jugando la final en un estadio repleto de seguidores que me han animado con entusiasmo. Ganar el último puntos hace que todo merezca la pena y hay que agradecer y saborear estos momentos siempre", aseveró Sharapova en declaraciones recogidas por la web oficial de la WTA. Los retos siguen para la rusa, que disputará el WTA International Moscú por primera vez desde 2007.

[getty:857509854]

En un intento por seguir recuperando posiciones y darse un baño de masas en el torneo de su país, Sharapova debutará ante Magdalena Rybarikova, que viene de hacer final en el torneo de Linz. "Tengo muchas ganas de jugar en mi país mi último torneo del año. Llegar allí con un trofeo bajo el brazo significa mucho pero quiero estar lo más fuerte posible", comentó una Maria que mostró cierta preocupación por el posible cansancio acumulado. "Va a ser duro viajar tan rápido y volver a jugar después de esta semana. No recuerdo la última vez que jugué tres torneos de manera consecutiva", dijo una mujer que antes que en Tianjin, disputó el torneo de Beijing.

"Daré todo lo que tengo para hacerlo bien porque sé que hay muchos seguidores allí que me apoyarán", aseveró una Maria Sharapova que vuelve a sonreír. La ardua tarea de limpiar su imagen y reivindicarse está tomando forma y la rusa puede erigirse en una candidata a todo la temporada que viene. Cerrará la temporada en Moscú pensando ya en los retos ambiciosos que pueda plantearse para 2018.

Comentarios recientes