Roger Federer: “No me sentía tan bien desde Wimbledon”

Sexto título del año para el suizo que vuelve a demostrar que le tiene cogida la medida a Rafa Nadal. “Sé que nunca le voy a alcanzar el en cara a cara”.

Federer besando su nueva adquisición. Foto: Getty
Federer besando su nueva adquisición. Foto: Getty

Otro domingo de misa suiza en el circuito ATP. Después de un final de verano algo caótico con lesiones (Montréal), ausencias (Cincinnati) y decepciones (US Open), Roger Federer vuelve a estar al pie del cañón y así luce su tercera conquista de Masters 1000 de la temporada. En Shanghai, donde nunca pudo ganar un español y eso que no será por intentarlo. Rafa Nadal se encontró con una final trampa donde en ningún momento tuvo opciones de hacerle daño a su rival, el único capaz de vencerle en más de una ocasión este año. Felicidad pura para el de Basilea que insiste en la Copa de Maestros como el último gran objetivo del curso.

“Me he sentido muy bien a lo largo de toda la semana, creo que he restado muy bien, lo único que he hecho mejor que el resto ha sido el saque. La clave ha podido estar en llegar antes de tiempo a evento para prepararlo, lástima que no siempre se pueda hacer esto por cuestiones de tiempo”, reconoció Roger en sala de presa tras hacerle las fotografías correspondientes con su nuevo trofeo, el segundo que logra en Shanghai (2014).

Han sido las mejores sensaciones que tengo desde que gané Wimbledon. En Montreal fue todo demasiado rápido y luego con los problemas de espalda fue duro jugar en ciertos momentos. Después del US Open me cogí una semana entera de desconexión, estuve quedando con algunos amigos y pasé mucho tiempo con la familia y los niños. Luego en la Laver Cup en seguida noté que estaba mejor”, repasa el helvético, incuestionable durante los cinco partidos disputados esta semana.

Tanto ha cambiado la película que ya ni siquiera Nadal, su bestia negra, parece causarle dudas. “No he visto nada antes del partido, ninguna visualización antigua. A estas alturas conozco muy bien lo que necesito para jugar contra él, simplemente salgo ahí fuera y voy a por ello. Desde que me cambié a una raqueta más grande puedo sacar mucho mejor y conectar de manera más fluida mi revés, ya no paso por ciertos problemas del pasado. Respecto a Rafa, no le he visto con demasiados problemas, se ha defendido como siempre, le he visto bien y tan rápido como de costumbre, pero sí me sorprendió verle con el vendaje”, señaló el número 2 del mundo, vencedor de los cuatro duelos ante el español en 2017.

“No pienso demasiado en si me va a dar tiempo o no en girar el H2H con Rafa, sé que no voy a poder ganarle siempre porque él es un magnífico jugador. No le voy a coger, eso sé que no pasará. Al principio de nuestra carrera jugamos mucho en tierra y Rafa es mejor que yo en tierra. Por eso ha sido bueno evitar los enfrentamientos con él en esa superficie. Aún no sé si jugaré la gira el año que viene” añadía el de Basilea, torneo que aparece como próxima piedra del calendario y que, de momento, no sabe si jugará.

“Ahora la idea es replantearme de nuevo la situación con mi equipo, en Suiza. A lo largo de la semana decidiremos qué hacemos con lo que resta de calendario. El objetivo es intentar mantenerme sano y para eso tengo que ir con mucho cuidado eligiendo los torneos que juego y los que no. Tenemos Basilea y tenemos París, veremos si juego solamente uno de los dos, si juego los dos o si no juego ninguno hasta que llegue las ATP World Tour Finals. Lo hablaré con los doctores a ver qué opinan, pero ahora mismo el principal objetivo para el resto de año es llegar bien a Londres”, valoró el campeón de 94 títulos profesionales.

Llegar al número 1 no va a cambiar mi hoja de ruta en este fin de año, eso lo tengo claro. Si yo estoy preparado y soy capaz de jugar bien, las cosas buenas sucederán sin más. De momento tampoco tengo muchos planes de cara a 2018, solamente sé que jugaré la Hopman Cup y el Open de Australia. Después ya veremos”, concluyó.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes