Nick, rendirse no es una opción

Ayer te rendiste, Nick. Si de verdad tenías esos problemas físicos, simplemente bajaste los brazos y esos niños por los que ahora dices que juegas, lo vieron.

Nick Kyrgios abandona la pista en Shanghái. Foto: Getty
Nick Kyrgios abandona la pista en Shanghái. Foto: Getty

Lo primero que quiero comentarte, Nick, es que yo no voy a juzgarte. No voy a pedir que te sancionen duramente, ni que deberían expulsarte del circuito durante meses. Eso es algo que la ATP debe valorar, no yo. Tampoco voy a pedirte que cambies (como si alguien pensase que por escribirte un artículo en un medio o mandarte un tweet cambiarías de forma de actuar). Lo que quiero decirte, Kyrgios, es que rendirse no es una opción. Y creo que me vas a entender por qué te lo digo.

A mí me gusta verte jugar. Me lo paso bien. Me encantan los jugadores diferentes como tú, que ofrecen algo distinto al resto. Pagaría una entrada para ver en partido tuyo e imagino que como yo, habrá decenas o cientos de miles de personas en todo el mundo que pensarán igual y es probable que muchos de ellos lo hayan hecho ya. Quizá, una gran parte hayan dado cientos de dólares por esa entrada y entre ellos se encuentren muchos niños cuyos padres han gastado un dinero que no tenían para regalarles ese momento a sus hijos. Un momento que debería haber sido algo feliz para recordar toda la vida, sin embargo, se convirtió en una experiencia decepcionante y que les acabó doliendo muy adentro. Porque verte "entregar" un partido o simplemente retirándote al perder el primer set, dejando al público y a esos niños sin su espectáculo, sin disfrutarte, les duele, Nick.

Embed from Getty Images

He leído de principio a fin tu artículo en Players Voice, ahí donde dices que has encontrado tu propósito. A mí me ha llegado tu visión. De tu escrito destaco frases como 'No hay nada mejor en la vida como darle una oportunidad a los niños', 'Ahora sé cómo canalizar mi carrera en algo con significado' o la que más me gusta, 'Juego por estos niños (aquellos con discapacidad o desfavorecidos) ahora'. De verdad que me ha gustado. Lo que quisiera es que pudieras ponerlo en práctica de verdad porque por lo visto ayer, te contradijiste. No cumpliste con tus palabras. Te rendiste. Y esos niños lo vieron.

Pongamos por un momento que me creo que la noche anterior al partido ante Johnson en Shanghái no dormiste bien por un virus estomacal o que incluso te dolía el hombro de verdad. La vida, o lo que sea, te puso en ese caso un obstáculo delante y en lugar de luchar y buscar la manera de sortearlo, diste media vuelta y te fuiste. La vida a veces nos pone a prueba y nuestra forma de crecer y madurar es cómo sorteamos esos obstáculos. Si de verdad tenías molestias, Nick, debiste haber seguido luchando. Lo puedes mirar desde otro lado, aún con esos problemas, tuviste el set en tu mano y sólo lo perdiste por detalles en el desempate. Pudiste continuar e intentar darle la vuelta al partido.

Embed from Getty Images

En tu artículo de Players Voice te acuerdas de Piotr, el niño con cáncer terminal. Ese chico tenía cientos, miles de problemas (ya lo sabes), pero a pesar de todo no dejó de luchar. Siempre creyó hasta el último momento. Acuérdate de él cuando tengas ganas de mandar todo a la mierda. Si de verdad piensas las cosas que dices en tu escrito, Nick, párate por un segundo a pensar antes de tomar una decisión tan en caliente. Siéntate en el banquillo y pregúntate qué harían esos niños por los que dices ahora que juegas; esos niños con discapacidades, que encuentran un problema en cada esquina de la calle o del colegio; esos niños desfavorecidos que duermen en la calle y no tienen para comer y se las ingenian para salir adelante.

También, Nick, piensa que entre la grada de esos estadios a los que vas a jugar hay muchos niños que quieren verte y han viajado desde sitios lejanos y que quizá su familia deje de tener vacaciones por el dinero que se gastaron ya que esas son sus "vacaciones". ¿No crees que sólo por ellos merece la pena dejarse todo en la pista? "Ahora sé que cuando juego, estoy representando algo más que mis emociones ese día", comentabas en el artículo. Tú ya lo sabes, Nick. Lo has entendido. Ahora, por favor, te pediría que lo pusieses en práctica desde ya mismo. Te pediría que empieces a ser un ejemplo para esos niños de los que hablas. Y recuerda, rendirse no es una opción.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter