La eternidad no es suficiente para Rafa Nadal

Federer aseguró que Nadal se levantaba en Praga a las 6:30 de la mañana. Ese carácter y ese sacrificio es el que hace que Rafa haya vuelto a ser Nº1.

Rafa Nadal. Foto: Getty
Rafa Nadal. Foto: Getty

A pocos sorprende seguir viendo a Rafael Nadal dejarse cada punto de energía en la pista después de tantos años en la élite y no parar de entrenar para continuar mejorando. Es algo que el mallorquín lleva implícito en sus genes; el no dejar nunca de trabajar y no conformarse jamás, pase lo que pase. A sus 31 años y tras ganarlo prácticamente todo en el tenis, Rafa continúa con el mismo hambre o más que el primer día y quiere seguir escribiendo la historia de este deporte.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Recuerdo hace dos años charlar con Roger Rasheed, el que fuera entrenador de Dimitrov, Monfils o Tsonga entre otros, que me comentaba que él imponía a sus jugadores un planning que debían cumplir entre el que se encontraba levantarse a las 7 de la mañana todos los días para desayunar y entrenar, así como diferentes sesiones de entrenamientos tanto en gimnasio como en cancha. Aseguraba que esto ritmo de vida llegaba un punto en el que llegaba a cansar al tenista, que a pesar de verse dentro del Top 10 veía muy sacrificado madrugar cada día y seguir unas sesiones de físico demasiado duras y tras un año y medio o dos, terminaban prefiriendo otro nivel de vida.

Embed from Getty Images

Pero todo cambia cuando hablamos de alguien como Rafa Nadal. El mallorquín ha sido entrenado desde que era un niño a no conformarse. A pesar de ganar torneos a niños mayores que él en edad, al día siguiente, su tío Toni le hacía madrugar para preparar las pistas y volver a entrenar. No le dejaba asentarse. Ese método de educación hace que hoy Rafa, a sus 31 años, continúe haciendo eso mismo cuando a esa edad ya había muchos otros que prefirieron colgar la raqueta o vivir mucho más tranquilos, sin la presión constante que requiere ser de los mejores del mundo. Por ese motivo, ese número 1 no viene por casualidad.

Comentaba el sábado pasado Federer en Praga que el español se toma en serio todo lo que envuelve al tenis y en un torneo exhibición como es la Laver Cup, Rafa se lo tomaba tan en serio como si fuese un Masters 1000 o un Grand Slam. "Se levantaba a las 6:30 de la mañana", aseguraba Roger. Y es que ahí radica el éxito de Nadal, precisamente en ese inconformismo. En madrugar el primero para ponerse cuanto antes a trabajar. Para hacer sacrificios. Y es capaz de hacerlo en cualquier momento, en un fin de semana en Praga, en una semana entera en Shanghái o dos días después de ganar Roland Garros, cuando tras aterrizar tarde en su Mallorca natal, cogió su mochila al día siguiente por la mañana y se fue al gimnasio a hacer bicicleta como si fuera otro día cualquiera.

Rafa ya es uno de los mejores tenistas de toda la historia pero él no quiere quedarse solamente ahí. Busca más. Y es que para el mallorquín la eternidad puede que no sea suficiente.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter